"Hemos llegado a una situación límite" en Cataluña, dice presidente Rajoy

Redacción

arivera

|

Viernes 20 de Octubre de 2017 - 10:40
compártelo
  • Rajoy defendió la actuación el 1 de octubre de las fuerzas de seguridad españolas. Foto: AFP
Rajoy defendió la actuación el 1 de octubre de las fuerzas de seguridad españolas. Foto: AFP
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó este viernes que se ha llegado a una "situación límite" en Cataluña, en un momento en que su ejecutivo estudia medidas concretas para intervenir la autonomía de esa región gobernada por los independentistas.
 
"Hemos llegado a una situación límite", declaró en rueda de prensa Rajoy al término de una cumbre en Bruselas, defendiendo la respuesta de su gobierno "cuando se liquida la ley, cuando se liquida el Estado de derecho", cuando se celebra un referéndum "sin garantías".
 
Rajoy había dado de plazo hasta el jueves pasado al presidente catalán, Carles Puigdemont, para que confirmara si había proclamado la independencia de esa región, después de la celebración de un referéndum que había sido prohibido por la justicia española.
 
La respuesta del líder independentista, que no contestó directamente a la cuestión, no satisfizo al gobierno de Rajoy, quien convocó para el sábado un consejo de ministros extraordinario destinado a avanzar en la intervención de esta región en virtud del Artículo 155 de la Constitución española.
 
"Todas las medidas que tomemos las anunciaremos mañana" sábado, dijo el mandatario español, quien responsabilizó de ellas a las autoridades catalanas que "han sido incapaces de estar a la altura de las circunstancias".
 
Además, aseguró que cuenta con el apoyo del partido socialista y de la formación liberal Ciudadanos para adoptar esas medidas, que buscan "volver a la legalidad y recuperar la normalidad institucional" en Cataluña.
 
"Hemos sido muy prudentes, hemos intentado por todos los medios no llegar a una situación difícil", agregó Rajoy, para quien "no se puede aceptar de ninguna de las maneras" que "un gobierno incumpla la ley sabiendo que está incumpliendo la ley".
 
El mandatario español realizó sus declaraciones al término de una cumbre de dos días en Bruselas y defendió que la crisis política en Cataluña no estuviera en la agenda, ya que es "un asunto de España".
 
"Otra cosa diferente es que este asunto le afecte y le preocupe a los dirigentes europeos", agregó Rajoy, asegurando que "todos" sus pares apoyaron "la posición de España".
 
La víspera, los líderes de la UE, encabezados por Francia y Alemania, expresaron su apoyo a Madrid y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, descartó incluso una eventual mediación europea.
 
La voz discordante entre los líderes fue la del primer ministro belga, Chales Michel, quien en un lenguaje mucho más fuerte llamó el jueves a "una desescalada" en España y al "diálogo" para hallar una "solución política".
 
Preguntado sobre eventual tensión diplomática entre Bélgica y España por las declaraciones del primer ministro belga en el pasado, Rajoy aseguro que "nunca" ha tenido "ningún problema" con su par belga.
 
Aunque los líderes europeos apoyan a España, algunos sí expresaron en el pasado su preocupación por el uso de la fuerza, después que la policía cargara contra personas en Cataluña para impedir la celebración del referéndum.
 
Rajoy defendió la actuación el 1 de octubre de las fuerzas de seguridad españolas: "han cumplido con su obligación". "Tienen el pleno apoyo del gobierno de España y de su presidente", apuntó.
 
AFP

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, afirmó este viernes que se ha llegado a una "situación límite" en Cataluña, en un momento en que su ejecutivo estudia medidas concretas para intervenir la autonomía de esa región gobernada por los independentistas.

 

"Hemos llegado a una situación límite", declaró en rueda de prensa Rajoy al término de una cumbre en Bruselas, defendiendo la respuesta de su gobierno "cuando se liquida la ley, cuando se liquida el Estado de derecho", cuando se celebra un referéndum "sin garantías".

 

Rajoy había dado de plazo hasta el jueves pasado al presidente catalán, Carles Puigdemont, para que confirmara si había proclamado la independencia de esa región, después de la celebración de un referéndum que había sido prohibido por la justicia española.

 

La respuesta del líder independentista, que no contestó directamente a la cuestión, no satisfizo al gobierno de Rajoy, quien convocó para el sábado un consejo de ministros extraordinario destinado a avanzar en la intervención de esta región en virtud del Artículo 155 de la Constitución española.

 

"Todas las medidas que tomemos las anunciaremos mañana" sábado, dijo el mandatario español, quien responsabilizó de ellas a las autoridades catalanas que "han sido incapaces de estar a la altura de las circunstancias".

 

Además, aseguró que cuenta con el apoyo del partido socialista y de la formación liberal Ciudadanos para adoptar esas medidas, que buscan "volver a la legalidad y recuperar la normalidad institucional" en Cataluña.

 

"Hemos sido muy prudentes, hemos intentado por todos los medios no llegar a una situación difícil", agregó Rajoy, para quien "no se puede aceptar de ninguna de las maneras" que "un gobierno incumpla la ley sabiendo que está incumpliendo la ley".

 

El mandatario español realizó sus declaraciones al término de una cumbre de dos días en Bruselas y defendió que la crisis política en Cataluña no estuviera en la agenda, ya que es "un asunto de España".

 

"Otra cosa diferente es que este asunto le afecte y le preocupe a los dirigentes europeos", agregó Rajoy, asegurando que "todos" sus pares apoyaron "la posición de España".

 

La víspera, los líderes de la UE, encabezados por Francia y Alemania, expresaron su apoyo a Madrid y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, descartó incluso una eventual mediación europea.

 

La voz discordante entre los líderes fue la del primer ministro belga, Chales Michel, quien en un lenguaje mucho más fuerte llamó el jueves a "una desescalada" en España y al "diálogo" para hallar una "solución política".

 

Preguntado sobre eventual tensión diplomática entre Bélgica y España por las declaraciones del primer ministro belga en el pasado, Rajoy aseguro que "nunca" ha tenido "ningún problema" con su par belga.

 

Aunque los líderes europeos apoyan a España, algunos sí expresaron en el pasado su preocupación por el uso de la fuerza, después que la policía cargara contra personas en Cataluña para impedir la celebración del referéndum.

 

Rajoy defendió la actuación el 1 de octubre de las fuerzas de seguridad españolas: "han cumplido con su obligación". "Tienen el pleno apoyo del gobierno de España y de su presidente", apuntó.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *