Inundación repentina en un arroyo mata a 5 niños y 4 adultos en Arizona

Redacción

arivera

|

Lunes 17 de Julio de 2017 - 8:23
compártelo
  • El agente del Sheriff del condado de Gila Larry Hassinger monta guardia en la entrada de la zona recreativa First Crossing durante una operación de búsqueda y rescate de víctimas de una inundación repentina causada por el río East Verde, el domingo 16 de julio de 2017, en Payson, Arizona. Foto: AP
El agente del Sheriff del condado de Gila Larry Hassinger monta guardia en la entrada de la zona recreativa First Crossing durante una operación de búsqueda y rescate de víctimas de una inundación repentina causada por el río East Verde, el domingo 16 de julio de 2017, en Payson, Arizona. Foto: AP
Una inundación repentina mató a cinco niños y cuatro adultos que estaban disfrutando de una tarde de verano refrescándose en un arroyo de una reserva nacional en Arizona. Las aguas tranquilas se volvieron mortales sorpresivamente. Los equipos de auxilio rescataron a cuatro personas y este lunes seguían buscando a un niño que está desaparecido.
 
El grupo de visitantes procedía de las áreas de Phoenix y Flagstaff. Se habían reunido el sábado para una excursión de un día a lo largo de una popular zona de natación cerca de Payson, a unos 160 kilómetros (100 millas) al noreste de la capital. Instalaron sillas de descanso y otras cosas sin saber que una tormenta intensa estaba descargando lluvias fuertes justo río arriba, en el Bosque Nacional Tonto.
 
La tormenta desató una inundación de casi dos metros (6 pies) de altura, con aguas oscurecidas por las cenizas de un incendio reciente que arrasaron con la familia y sus amigos, que no sospechaban nada. El torrente también se llevó consigo ramas y otros escombros.
 
Un niño de 13 años seguía desaparecido el lunes. El jefe de policía del condado Gila, David Hornung, dijo a The Associated Press que el grupo se reunió para un día de campo cerca de la popular piscina natural del cañón de Cold Springs y que se encontraban jugando en el agua la tarde del sábado, cuando una inundación lodosa se trasladó por el cañón.
 
Personal de búsqueda y rescate, incluyendo 40 personas a pie y otras más en helicóptero, recuperaron los cadáveres de las nueve víctimas a nos 3,2 kilómetros (2 millas) río abajo.
 
Las víctimas iban de una mujer de 60 años de edad a una niña de 2. Las autoridades no las identificaron. Otras cuatro personas fueron rescatadas y trasladadas a un hospital en Payson para recibir tratamiento por hipotermia.
 
El personal rescató a cuatro personas después de que escucharon los gritos mientras asistían a un paseante herido en las cercanías.
 
Los cuerpos de emergencia recorrieron el domingo un tramo de 8 kilómetros (5 millas) del río East Verde y tenían previsto continuar hacia el sur.
 
Hornung dijo que las corrientes fuertes y traicioneras arrasaron durante unos 10 minutos antes de perder fuerza río abajo. Calculó que las aguas alcanzaron una profundidad de 1,8 metros (6 pies).
 

Una inundación repentina mató a cinco niños y cuatro adultos que estaban disfrutando de una tarde de verano refrescándose en un arroyo de una reserva nacional en Arizona. Las aguas tranquilas se volvieron mortales sorpresivamente. Los equipos de auxilio rescataron a cuatro personas y este lunes seguían buscando a un niño que está desaparecido.

 

El grupo de visitantes procedía de las áreas de Phoenix y Flagstaff. Se habían reunido el sábado para una excursión de un día a lo largo de una popular zona de natación cerca de Payson, a unos 160 kilómetros (100 millas) al noreste de la capital. Instalaron sillas de descanso y otras cosas sin saber que una tormenta intensa estaba descargando lluvias fuertes justo río arriba, en el Bosque Nacional Tonto.

 

La tormenta desató una inundación de casi dos metros (6 pies) de altura, con aguas oscurecidas por las cenizas de un incendio reciente que arrasaron con la familia y sus amigos, que no sospechaban nada. El torrente también se llevó consigo ramas y otros escombros.

 

Un niño de 13 años seguía desaparecido el lunes. El jefe de policía del condado Gila, David Hornung, dijo a The Associated Press que el grupo se reunió para un día de campo cerca de la popular piscina natural del cañón de Cold Springs y que se encontraban jugando en el agua la tarde del sábado, cuando una inundación lodosa se trasladó por el cañón.

 

Personal de búsqueda y rescate, incluyendo 40 personas a pie y otras más en helicóptero, recuperaron los cadáveres de las nueve víctimas a nos 3,2 kilómetros (2 millas) río abajo.

 

Las víctimas iban de una mujer de 60 años de edad a una niña de 2. Las autoridades no las identificaron. Otras cuatro personas fueron rescatadas y trasladadas a un hospital en Payson para recibir tratamiento por hipotermia.

 

El personal rescató a cuatro personas después de que escucharon los gritos mientras asistían a un paseante herido en las cercanías.

 

Los cuerpos de emergencia recorrieron el domingo un tramo de 8 kilómetros (5 millas) del río East Verde y tenían previsto continuar hacia el sur.

 

Hornung dijo que las corrientes fuertes y traicioneras arrasaron durante unos 10 minutos antes de perder fuerza río abajo. Calculó que las aguas alcanzaron una profundidad de 1,8 metros (6 pies).