Policía de Seattle desata polémica al matar a balazos a una embarazada

Redacción

tmenendez

|

Lunes 19 de Junio de 2017 - 16:21
compártelo
  • EE.UU.- La mujer, de 30 años de edad, estaba armada con un cuchillo y había reportado un robo. Foto referencial
EE.UU.- La mujer, de 30 años de edad, estaba armada con un cuchillo y había reportado un robo. Foto referencial
La policía de Seattle (Washington, noroeste de EE.UU.), se encuentra en el centro de una polémica después de disparar a una mujer afroestadounidense embarazada, armada con un cuchillo, que había llamado para reportar un robo.
 
Los dos agentes que acudieron "se enfrentaron a una mujer de 30 años de edad, armada con un cuchillo. Ambos uniformados dispararon, hiriendo a la mujer", informó la Policía en un comunicado, emitido pocas horas después del incidente. 
 
Cuando los bomberos llegaron poco después, declararon el deceso de la joven, según la Policía, que apunta que "varios niños estaban en el apartamento en el momento de los disparos, pero no resultaron heridos". 
 
De acuerdo con miembros de la familia, citados por la prensa local, la mujer identificada por los medios como Charleena Lyles era madre de tres niños, estaba embarazada de tres meses, y sufría problemas mentales. 
 
Se inició una investigación para analizar el uso de la fuerza por parte de los dos agentes, bajo licencia administrativa mientras dure la investigación, dijo la policía de Seattle.
AFP

La policía de Seattle (Washington, noroeste de EE.UU.), se encuentra en el centro de una polémica después de disparar a una mujer afroestadounidense embarazada, armada con un cuchillo, que había llamado para reportar un robo.

 

Los dos agentes que acudieron "se enfrentaron a una mujer de 30 años de edad, armada con un cuchillo. Ambos uniformados dispararon, hiriendo a la mujer", informó la Policía en un comunicado, emitido pocas horas después del incidente. 

 

Cuando los bomberos llegaron poco después, declararon el deceso de la joven, según la Policía, que apunta que "varios niños estaban en el apartamento en el momento de los disparos, pero no resultaron heridos". 

 

De acuerdo con miembros de la familia, citados por la prensa local, la mujer identificada por los medios como Charleena Lyles era madre de tres niños, estaba embarazada de tres meses, y sufría problemas mentales. 

 

Se inició una investigación para analizar el uso de la fuerza por parte de los dos agentes, bajo licencia administrativa mientras dure la investigación, dijo la policía de Seattle.