Inicio ·Noticias · Artículo

Fragilizado, Trump inicia un viaje peligroso

Redacción

pasante

|

Viernes 19 de Mayo de 2017 - 16:31
compártelo
  • Trump visitará Riad, Jerusalén, Belén, Roma, Bruselas y Sicilia. Foto: Reuters.
Riad, Jerusalén, Belén, Roma, Bruselas y Sicilia: el presidente Donald Trump, en dificultades en Washington, inició una gira que será analizada con lupa en las capitales de todo el mundo.
 
El mandatario estadounidense despegó el viernes de Washington, a bordo del Air Force One, en su primer viaje al exterior, acompañado por su esposa Melania y su hija Ivanka, quien es también su consejera, constató un fotógrafo de la AFP.
 
Este primer viaje extraordinariamente prolongado -cinco países en ocho días, una variedad de entrevistas bilaterales, desde el rey saudita Salmán al papa Francisco, pasando por el nuevo mandatario francés Emmanuel Macron- promete ser un ejercicio difícil para el presidente de Estados Unidos.
 
La avalancha de revelaciones que precedió a su partida lo puso en una posición delicada en su país y revivió también las dudas sobre su capacidad para desempeñar la función presidencial en presencia de sus homólogos.
 
Este mismo viernes el periódico Washington Post publicó que, según fuentes anónimas cercanas a la investigación, la indagatoria del FBI sobre los posibles vínculos de la campaña de Trump con Rusia se extendieron a un alto funcionario que trabaja actualmente en la Casa Blanca, como una "persona con un significativo interés". 
 
"El hecho es que nadie sabe cómo se comportará Donald Trump o qué dirá en reuniones en las que nunca ha estado", resume Stephen Sestanovich, del Consejo de Relaciones Exteriores. 
 
El entorno del impredecible presidente, de 70 años, afirma que su estilo "agradable pero franco" es garantía de eficiencia en las relaciones internacionales.
 
El magnate inmobiliario, que intenta un dramático ajuste de sus incendiarias declaraciones de campaña, va a tener que explicar cómo su lema favorito, "Estados Unidos primero", es compatible con el multilateralismo.
 
"El presidente sabe que 'Estados Unidos primero' no significa 'Estados Unidos solamente', sino todo lo contrario", dijo el general H.R. McMaster, su asesor de seguridad nacional. Pero más allá de la frase, muchas preguntas siguen. 
AFP
Riad, Jerusalén, Belén, Roma, Bruselas y Sicilia: el presidente Donald Trump, en dificultades en Washington, inició una gira que será analizada con lupa en las capitales de todo el mundo.
 
El mandatario estadounidense despegó el viernes de Washington, a bordo del Air Force One, en su primer viaje al exterior, acompañado por su esposa Melania y su hija Ivanka, quien es también su consejera, constató un fotógrafo de la AFP.
 
Este primer viaje extraordinariamente prolongado -cinco países en ocho días, una variedad de entrevistas bilaterales, desde el rey saudita Salmán al papa Francisco, pasando por el nuevo mandatario francés Emmanuel Macron- promete ser un ejercicio difícil para el presidente de Estados Unidos.
 
La avalancha de revelaciones que precedió a su partida lo puso en una posición delicada en su país y revivió también las dudas sobre su capacidad para desempeñar la función presidencial en presencia de sus homólogos.
 
Este mismo viernes el periódico Washington Post publicó que, según fuentes anónimas cercanas a la investigación, la indagatoria del FBI sobre los posibles vínculos de la campaña de Trump con Rusia se extendieron a un alto funcionario que trabaja actualmente en la Casa Blanca, como una "persona con un significativo interés". 
 
"El hecho es que nadie sabe cómo se comportará Donald Trump o qué dirá en reuniones en las que nunca ha estado", resume Stephen Sestanovich, del Consejo de Relaciones Exteriores. 
 
El entorno del impredecible presidente, de 70 años, afirma que su estilo "agradable pero franco" es garantía de eficiencia en las relaciones internacionales.
 
El magnate inmobiliario, que intenta un dramático ajuste de sus incendiarias declaraciones de campaña, va a tener que explicar cómo su lema favorito, "Estados Unidos primero", es compatible con el multilateralismo.
 
"El presidente sabe que 'Estados Unidos primero' no significa 'Estados Unidos solamente', sino todo lo contrario", dijo el general H.R. McMaster, su asesor de seguridad nacional. Pero más allá de la frase, muchas preguntas siguen.