Maduro le confiscó una planta de automóviles a General Motors

Redacción

mguaman

|

Jueves 20 de Abril de 2017 - 10:48
compártelo
  • La medida se produce en medio de una crisis económica cada vez más profunda en Venezuela.
La medida se produce en medio de una crisis económica cada vez más profunda en Venezuela.
Mientras se desarrollaban las protestas en Venezuela el miércoles, el gobierno de Maduro tomó el control de la planta de General Motors, acción que según la firma constituye un embargo ilegal de sus activos.
 
El fabricante de automóviles de Detroit dijo en un comunicado que otros activos -como los vehículos- fueron retirados de la planta y agregó que se defenderá legalmente. La empresa emplea a 2.700 trabajadores en Venezuela.
 
La medida se produce en medio de una crisis económica cada vez más profunda en Venezuela, que ya ha afectado a muchas firmas estadounidenses.
 
"La planta de GMV fue inesperadamente tomada por las autoridades públicas, evitando las operaciones normales. Además, otros activos de la compañía, como vehículos, han sido retirados ilegalmente de sus instalaciones", dijo la filial General Motors Venezolana (GMV) en un comunicado.
 
La compañía agregó que la incautación causará un daño irreparable a la empresa, sus 2.678 trabajadores, sus 79 concesionarios y proveedores. El Ministerio de Información de Venezuela no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.
 
La industria automotriz venezolana sufre por la falta de materias primas debido a unos complejos controles monetarios y una producción local estancada, y muchas plantas apenas pueden manufacturar.
 
A principios de 2015, Ford Motor Co. canceló su inversión en Venezuela cuando sufrió una amortización de impuestos de 800 millones de dólares.
AP

Mientras se desarrollaban las protestas en Venezuela el miércoles, el gobierno de Maduro tomó el control de la planta de General Motors, acción que según la firma constituye un embargo ilegal de sus activos.

 

El fabricante de automóviles de Detroit dijo en un comunicado que otros activos -como los vehículos- fueron retirados de la planta y agregó que se defenderá legalmente. La empresa emplea a 2.700 trabajadores en Venezuela.

 

La medida se produce en medio de una crisis económica cada vez más profunda en Venezuela, que ya ha afectado a muchas firmas estadounidenses.

 

"La planta de GMV fue inesperadamente tomada por las autoridades públicas, evitando las operaciones normales. Además, otros activos de la compañía, como vehículos, han sido retirados ilegalmente de sus instalaciones", dijo la filial General Motors Venezolana (GMV) en un comunicado.

 

La compañía agregó que la incautación causará un daño irreparable a la empresa, sus 2.678 trabajadores, sus 79 concesionarios y proveedores. El Ministerio de Información de Venezuela no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

 

La industria automotriz venezolana sufre por la falta de materias primas debido a unos complejos controles monetarios y una producción local estancada, y muchas plantas apenas pueden manufacturar.

 

A principios de 2015, Ford Motor Co. canceló su inversión en Venezuela cuando sufrió una amortización de impuestos de 800 millones de dólares.