Venezuela califica de "agresión" sanciones de EE.UU. contra vicepresidente

Redacción

lcarrera

|

Miércoles 15 de Febrero de 2017 - 8:02
compártelo
  • El presidente Maduro defendió a Tareck El Aissami y volvió a culpar a la ultraderecha. Foto: AFP
El presidente Maduro defendió a Tareck El Aissami y volvió a culpar a la ultraderecha. Foto: AFP
El gobierno de Venezuela rechazó como una "agresión" las sanciones que impuso Estados Unidos por narcotráfico al vicepresidente Tareck El Aissami, para quien el mandatario Nicolás Maduro exigió una excusa a la Casa Blanca.
 
Con El Aissami a su lado, en cadena de radio y televisión, Maduro hizo este martes una vehemente defensa del funcionario por su lucha contra el narcotráfico.
 
"Es una agresión que Venezuela responderá paso a paso con equilibrio y contundencia", dijo Maduro, al ordenar a la cancillería entregar una nota de protesta y exigir a Washington que se "retracte y pida excusas públicas" al vicepresidente.
 
El Tesoro estadounidense emitió sanciones contra El Aissami, un abogado de 42 años de ascendencia sirio-libanesa, al acusarlo de facilitar, proteger y supervisar el envío de droga desde Venezuela a México y Estados Unidos.
 
Esto, cuando fue ministro de Interior (2008-2012) y gobernador del estado Aragua (2012-2017). Pero Maduro aseguró que, como ministro, El Aissami logró la captura de 102 capos y la extradición de 21 a Estados Unidos, lo que le valió felicitaciones de ese país.
 
"Recibo esta miserable e infame agresión como un reconocimiento a mi condición de revolucionario antiimperialista", tuiteó más temprano el funcionario, tras el congelamiento de los bienes que puedan poseer en territorio estadounidense él y el empresario Samark José López Bello, su supuesto "testaferro".
 
Las sanciones prohíben a cualquier ciudadano o compañía estadounidense negociar con ellos y 13 empresas.
 
"Es como una venganza del narcotráfico, sumado a la ultraderecha venezolana que se fue a Washington a pedir estas medidas", denunció Maduro en consejo de gobierno.
 
Maduro aseguró que las sanciones forman parte de una campaña para enfrentarlo con el presidente Donald Trump, detrás de la cual está la "ultraderecha venezolana" y la cadena CNN.
 
Maduro enfrenta una caída en picada de su popularidad por una severa crisis económica, con una aguda escasez de alimentos y medicinas y una inflación proyectada por el FMI en 1.660% para 2017.
AFP

El gobierno de Venezuela rechazó como una "agresión" las sanciones que impuso Estados Unidos por narcotráfico al vicepresidente Tareck El Aissami, para quien el mandatario Nicolás Maduro exigió una excusa a la Casa Blanca.

 

Con El Aissami a su lado, en cadena de radio y televisión, Maduro hizo este martes una vehemente defensa del funcionario por su lucha contra el narcotráfico.

 

"Es una agresión que Venezuela responderá paso a paso con equilibrio y contundencia", dijo Maduro, al ordenar a la cancillería entregar una nota de protesta y exigir a Washington que se "retracte y pida excusas públicas" al vicepresidente.

 

El Tesoro estadounidense emitió sanciones contra El Aissami, un abogado de 42 años de ascendencia sirio-libanesa, al acusarlo de facilitar, proteger y supervisar el envío de droga desde Venezuela a México y Estados Unidos.

 

Esto, cuando fue ministro de Interior (2008-2012) y gobernador del estado Aragua (2012-2017). Pero Maduro aseguró que, como ministro, El Aissami logró la captura de 102 capos y la extradición de 21 a Estados Unidos, lo que le valió felicitaciones de ese país.

 

"Recibo esta miserable e infame agresión como un reconocimiento a mi condición de revolucionario antiimperialista", tuiteó más temprano el funcionario, tras el congelamiento de los bienes que puedan poseer en territorio estadounidense él y el empresario Samark José López Bello, su supuesto "testaferro".

 

Las sanciones prohíben a cualquier ciudadano o compañía estadounidense negociar con ellos y 13 empresas.

 

"Es como una venganza del narcotráfico, sumado a la ultraderecha venezolana que se fue a Washington a pedir estas medidas", denunció Maduro en consejo de gobierno.

 

Maduro aseguró que las sanciones forman parte de una campaña para enfrentarlo con el presidente Donald Trump, detrás de la cual está la "ultraderecha venezolana" y la cadena CNN.

 

Maduro enfrenta una caída en picada de su popularidad por una severa crisis económica, con una aguda escasez de alimentos y medicinas y una inflación proyectada por el FMI en 1.660% para 2017.