Inicio ·Noticias · Artículo

Puerto Rico inicia trámites para tratar de renegociar su deuda

Redacción

alaines

|

Martes 30 de Junio de 2015 - 20:08
compártelo
  • Puerto Rico acumula una deuda por USD 72 000 millones y se prepara para negociarla. Foto: EFE
Puerto Rico acumula una deuda por USD 72 000 millones y se prepara para negociarla. Foto: EFE
Puerto Rico emprendió hoy su plan para tratar de sentarse a negociar con los bonistas una moratoria en el pago de los 72.000 millones de deuda que acumula, para disponer así de fondos que le permitan encarar el año fiscal que comienza mañana, y para el que aún no tiene aprobado un presupuesto.
 
El Ejecutivo inició este martes los contactos para crear una junta de control fiscal que dé credibilidad a sus gestiones, para lo que se hizo con el apoyo de la clase empresarial de la isla, aunque los bonistas no parecen dispuestos a dar su brazo a torcer tan fácilmente.
 
OppenheimerFunds, uno de los principales propietarios de bonos municipales de la isla, aseguró hoy en un comunicado que está dispuesto a defender su inversión, convencido de que Puerto Rico puede pagar lo que debe sin necesidad de dejar de ofrecer los servicios públicos básicos a la población.
 
Franklin Templeton, otro fondo con una cantidad considerable de bonos puertorriqueños, dijo que está a la espera de conocer más detalles sobre la propuesta del Gobierno, mientras la deuda sigue bajando en los mercados y los intereses continúan en aumento.
 
Durante este martes, el gobernador Alejandro García Padilla mantuvo además diversas reuniones con líderes políticos, empresariales, sindicales, religiosos y civiles de la isla para hacerles partícipes de este proceso.
 
Con este panorama, las comparaciones con Grecia se hacen inevitables, pese a que son escenarios muy diferentes: Mientras que el país europeo tiene que responder ante la Unión Europea, EE.UU. se ha desentendido de Puerto Rico y descarta cualquier rescate o intervención de supervisión en este Estado Libre Asociado.
 
The Wall Street Journal asegura hoy que una de las grandes diferencias es que la clase política de Puerto Rico, cuya economía lleva casi una década en recesión, ha pecado de falta de seriedad por muchos años, con presupuestos y estadísticas poco creíbles o inexistentes, y planes incumplidos.
 
Como ejemplo apunta que, aunque el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, dijo el lunes no tener más opciones que reestructurar la deuda, en realidad sí tiene en su mano otras medidas que Grecia sí ha acometido antes de pensar en el impago.
 
Así, recuerda que dos tercios del presupuesto local se dedican a pagar a los empleados públicos, ya que la Administración es el mayor empleador de Puerto Rico.
 
El presupuesto del nuevo ejercicio fiscal, que debería aprobarse hoy y entrar en vigor mañana, "no incluye ninguna reducción en la plantilla pública", según recuerda el diario financiero, que apunta que Grecia eliminó 150.000 empleos antes de empezar a negociar.
 
Asegura además que la Administración paga salarios un 90 % superiores al sector privado para competencias similares y que la economía sumergida es enorme, por lo que la recaudación fiscal es muy baja, otros dos frentes en los que cree que el Gobierno no ha trabajado seriamente.
 
"La falta de seriedad de Puerto Rico en sus presupuestos sugiere que el territorio ni siquiera cumple los requisitos legales para superar una prueba de insolvencia", apunta sobre la petición de San Juan de que Washington le deje ampararse en la Ley de Quiebras.
 
En otro artículo también apunta que la isla podría tratar de eximirse de pagar el salario mínimo federal, al tiempo que mantiene un sistema de ayudas públicas que desincentiva trabajar, porque fácilmente se gana más estando desempleado.
 
"Un rescate federal de los bonos o de los planes de pensiones recompensaría el mal gobierno y establecería un precedente peligroso -asegura el diario-, pero Washington puede dar un importante impulso al empleo al permitir que Puerto Rico establezca su propio salario mínimo y le exima de las leyes de cabotaje".
 
García Padilla adelantó el lunes que no piensa bajar el salario mínimo, pero sí dijo que peleará para acabar con las leyes de cabotaje, que restringen la libre competencia del transporte de mercancías a navieras estadounidense, lo que deja la importación de bienes en manos de cuatro empresas con elevados precios.
 
Mientras, las tres grandes agencias calificadoras estadounidenses han bajado las calificaciones de unos bonos que ya llevan meses enterrados en el territorio de "basura" o "chatarra", en previsión de que en breve se comiencen a ver los primeros impagos y aplazamientos en el pago de la deuda.
 
En tanto, la Asociación de Bancos de Puerto Rico aseguró también hoy que el sector bancario de la isla es "sólido, fiable y eficiente", por lo que está preparado para encarar la crisis fiscal que afronta el Estado Libre Asociado.
 
"Puerto Rico posee un sistema bancario saludable, sólido y eficiente, que cuenta con el capital necesario para ofrecer a las empresas y a los individuos los servicios e instrumentos financieros que necesitan", dijo en un comunicado Zoimé Álvarez Rubio, vicepresidenta ejecutiva de la citada asociación.
 
Sin embargo, este miércoles llega el vencimiento de 655 millones de dólares en obligaciones generales y 400 millones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), y ambas serán pagadas debidamente, confirmaron hoy altos cargos del Gobierno. 
Fuente: EFE

Puerto Rico emprendió hoy su plan para tratar de sentarse a negociar con los bonistas una moratoria en el pago de los 72.000 millones de deuda que acumula, para disponer así de fondos que le permitan encarar el año fiscal que comienza mañana, y para el que aún no tiene aprobado un presupuesto.

 

El Ejecutivo inició este martes los contactos para crear una junta de control fiscal que dé credibilidad a sus gestiones, para lo que se hizo con el apoyo de la clase empresarial de la isla, aunque los bonistas no parecen dispuestos a dar su brazo a torcer tan fácilmente.

 

OppenheimerFunds, uno de los principales propietarios de bonos municipales de la isla, aseguró hoy en un comunicado que está dispuesto a defender su inversión, convencido de que Puerto Rico puede pagar lo que debe sin necesidad de dejar de ofrecer los servicios públicos básicos a la población.

 

Franklin Templeton, otro fondo con una cantidad considerable de bonos puertorriqueños, dijo que está a la espera de conocer más detalles sobre la propuesta del Gobierno, mientras la deuda sigue bajando en los mercados y los intereses continúan en aumento.

 

Durante este martes, el gobernador Alejandro García Padilla mantuvo además diversas reuniones con líderes políticos, empresariales, sindicales, religiosos y civiles de la isla para hacerles partícipes de este proceso.

 

Con este panorama, las comparaciones con Grecia se hacen inevitables, pese a que son escenarios muy diferentes: Mientras que el país europeo tiene que responder ante la Unión Europea, EE.UU. se ha desentendido de Puerto Rico y descarta cualquier rescate o intervención de supervisión en este Estado Libre Asociado.

 

The Wall Street Journal asegura hoy que una de las grandes diferencias es que la clase política de Puerto Rico, cuya economía lleva casi una década en recesión, ha pecado de falta de seriedad por muchos años, con presupuestos y estadísticas poco creíbles o inexistentes, y planes incumplidos.

 

Como ejemplo apunta que, aunque el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, dijo el lunes no tener más opciones que reestructurar la deuda, en realidad sí tiene en su mano otras medidas que Grecia sí ha acometido antes de pensar en el impago.

 

Así, recuerda que dos tercios del presupuesto local se dedican a pagar a los empleados públicos, ya que la Administración es el mayor empleador de Puerto Rico.

 

El presupuesto del nuevo ejercicio fiscal, que debería aprobarse hoy y entrar en vigor mañana, "no incluye ninguna reducción en la plantilla pública", según recuerda el diario financiero, que apunta que Grecia eliminó 150.000 empleos antes de empezar a negociar.

 

Asegura además que la Administración paga salarios un 90 % superiores al sector privado para competencias similares y que la economía sumergida es enorme, por lo que la recaudación fiscal es muy baja, otros dos frentes en los que cree que el Gobierno no ha trabajado seriamente.

 

"La falta de seriedad de Puerto Rico en sus presupuestos sugiere que el territorio ni siquiera cumple los requisitos legales para superar una prueba de insolvencia", apunta sobre la petición de San Juan de que Washington le deje ampararse en la Ley de Quiebras.

 

En otro artículo también apunta que la isla podría tratar de eximirse de pagar el salario mínimo federal, al tiempo que mantiene un sistema de ayudas públicas que desincentiva trabajar, porque fácilmente se gana más estando desempleado.

 

"Un rescate federal de los bonos o de los planes de pensiones recompensaría el mal gobierno y establecería un precedente peligroso -asegura el diario-, pero Washington puede dar un importante impulso al empleo al permitir que Puerto Rico establezca su propio salario mínimo y le exima de las leyes de cabotaje".

 

García Padilla adelantó el lunes que no piensa bajar el salario mínimo, pero sí dijo que peleará para acabar con las leyes de cabotaje, que restringen la libre competencia del transporte de mercancías a navieras estadounidense, lo que deja la importación de bienes en manos de cuatro empresas con elevados precios.

 

Mientras, las tres grandes agencias calificadoras estadounidenses han bajado las calificaciones de unos bonos que ya llevan meses enterrados en el territorio de "basura" o "chatarra", en previsión de que en breve se comiencen a ver los primeros impagos y aplazamientos en el pago de la deuda.

 

En tanto, la Asociación de Bancos de Puerto Rico aseguró también hoy que el sector bancario de la isla es "sólido, fiable y eficiente", por lo que está preparado para encarar la crisis fiscal que afronta el Estado Libre Asociado.

 

"Puerto Rico posee un sistema bancario saludable, sólido y eficiente, que cuenta con el capital necesario para ofrecer a las empresas y a los individuos los servicios e instrumentos financieros que necesitan", dijo en un comunicado Zoimé Álvarez Rubio, vicepresidenta ejecutiva de la citada asociación.

 

Sin embargo, este miércoles llega el vencimiento de 655 millones de dólares en obligaciones generales y 400 millones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), y ambas serán pagadas debidamente, confirmaron hoy altos cargos del Gobierno. 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos