Inicio ·Noticias · Artículo

Los familiares de los desaparecidos en el naufragio viven sus horas más bajas

Redacción

mguaman

|

Viernes 05 de Junio de 2015 - 9:25
compártelo
  • CHINA. Les llevó toda la noche y el día de hoy realizar la complicada tarea, dado el estado del Yangtsé, con fuentes corrientes y poca visibilidad en el agua. Fotos: EFE
CHINA. Les llevó toda la noche y el día de hoy realizar la complicada tarea, dado el estado del Yangtsé, con fuentes corrientes y poca visibilidad en el agua. Fotos: EFE
Los familiares de los desaparecidos en el naufragio del barco "Estrella Oriental" en el centro de China viven sus horas más bajas, entre la desinformación, la restricción de movimientos y mientras el número de cuerpos sin vida hallados en el río no para de aumentar.
 
Los equipos que trabajan en el punto del Yangtsé, el río más largo del país, donde ocurrió el accidente el lunes consiguieron hoy dar la vuelta completa al navío, que se volteó en el accidente dejando parte de su casco al descubierto.
 
Les llevó toda la noche y el día de hoy realizar la complicada tarea, dado el estado del Yangtsé, con fuentes corrientes y poca visibilidad en el agua.
 
A primera hora, y después de decidir devolver a su estado normal al buque, el Gobierno informó de que se habían hallado una veintena de cuerpos de pasajeros sin vida, por lo que la cifra alcanza ya los 103.
 
Eran 456 las personas que viajaban en el "Estrella Oriental", y tan sólo 15sobrevivieron a la catástrofe, entre ellas el capitán y el jefe de máquinas, quienes consiguieron salir del barco antes de que se hundiera supuestamente tras ser azotado por un tornado.
 
"Creemos que las autoridades han insistido mucho en que la causa del desastre fueron los factores naturales... Queremos una investigación completa", pidió hoy Xia Yunchen, una mujer que accedió a la rueda de prensa prevista para informar a periodistas con la intención de trasladar a la prensa las preocupaciones de los familiares y denunciar la desinformación a la que les someten.
 
La hermana mayor de Xia es una de las centenares de personas aún desaparecidas en la catástrofe, y la mujer se mostró desesperada por encontrar respuestas.
 
"Queremos ver los cuerpos de nuestros familiares, algunos creen que el Gobierno quiere ocultarlos. Tenemos derecho a enterrarles", gritó Xia, mientras le rodeaban los periodistas y funcionarios trataban de disuadirle para que se marchara del lugar y volviera a su hotel, donde les instan a quedarse.
 
Junto a ella, otros familiares también se desplazaron hasta el lugar, si bien las autoridades consiguieron separarles de la prensa con la ayuda de la policía.
 
"Tenéis que iros de aquí", instó a Efe un agente cerrando una valla metálica para mantener separados a reporteros y afectados de la tragedia.
 
Los familiares ya pierden la esperanza de encontrar a sus seres queridos con vida y elevan sus protestas después de cuatro días enterándose de los avances de las tareas a través de la prensa oficial, obligados a permanecer en sus hoteles de Jianli, la ciudad más cercana a la escena de la catástrofe.
 
Las autoridades ya declararon ayer que la posibilidad de encontrar a supervivientes es mínima y por ello decidieron realizar la complicada operación de girar el navío.
 
Ahora las tareas recaen sobre los cientos de buzos que exploran cabina por cabina el barco para encontrar cuanto antes a las víctimas y sacar sus cuerpos del agua.
 
La mayoría de los pasajeros eran turistas de entre 50 y 80 años, y el siniestro, que ocurrió sobre las 21.30 hora local (13.30 GMT), les sorprendió ya en la cama.
 
En medio de esta tragedia fluvial, que ya se ha convertido en la peor que vive el país en su historia reciente, los ciudadanos de Jianli se han convertido en todo un ejemplo de solidaridad.
 
La campaña que se inició hace unos días para llevar a gente de forma gratuita por la ciudad ha tenido un gran éxito y ya son multitud los vehículos que portan un ribete amarillo para indicar que participan en ella.
 
"¿Dónde quieres ir? Sin problema", decía hoy un conductor a una familiar que le pidió que la llevara a su hotel, y que también transportó a Efe a coste cero.
 
En el coche, el conductor escuchaba atento la emisora local, que lo coordina todo y que difunde de forma ininterrumpida mensajes de gente que necesita ayuda. Desde familiares hasta militares, a quienes los ciudadanos de Jianli contestan en cuestión de diez minutos. 

Los familiares de los desaparecidos en el naufragio del barco "Estrella Oriental" en el centro de China viven sus horas más bajas, entre la desinformación, la restricción de movimientos y mientras el número de cuerpos sin vida hallados en el río no para de aumentar.

 

Los equipos que trabajan en el punto del Yangtsé, el río más largo del país, donde ocurrió el accidente el lunes consiguieron hoy dar la vuelta completa al navío, que se volteó en el accidente dejando parte de su casco al descubierto.

 

Les llevó toda la noche y el día de hoy realizar la complicada tarea, dado el estado del Yangtsé, con fuentes corrientes y poca visibilidad en el agua.

 

A primera hora, y después de decidir devolver a su estado normal al buque, el Gobierno informó de que se habían hallado una veintena de cuerpos de pasajeros sin vida, por lo que la cifra alcanza ya los 103.

 

Eran 456 las personas que viajaban en el "Estrella Oriental", y tan sólo 15sobrevivieron a la catástrofe, entre ellas el capitán y el jefe de máquinas, quienes consiguieron salir del barco antes de que se hundiera supuestamente tras ser azotado por un tornado.

 

"Creemos que las autoridades han insistido mucho en que la causa del desastre fueron los factores naturales... Queremos una investigación completa", pidió hoy Xia Yunchen, una mujer que accedió a la rueda de prensa prevista para informar a periodistas con la intención de trasladar a la prensa las preocupaciones de los familiares y denunciar la desinformación a la que les someten.

 

La hermana mayor de Xia es una de las centenares de personas aún desaparecidas en la catástrofe, y la mujer se mostró desesperada por encontrar respuestas.

 

"Queremos ver los cuerpos de nuestros familiares, algunos creen que el Gobierno quiere ocultarlos. Tenemos derecho a enterrarles", gritó Xia, mientras le rodeaban los periodistas y funcionarios trataban de disuadirle para que se marchara del lugar y volviera a su hotel, donde les instan a quedarse.

 

Junto a ella, otros familiares también se desplazaron hasta el lugar, si bien las autoridades consiguieron separarles de la prensa con la ayuda de la policía.

 

"Tenéis que iros de aquí", instó a Efe un agente cerrando una valla metálica para mantener separados a reporteros y afectados de la tragedia.

 

Los familiares ya pierden la esperanza de encontrar a sus seres queridos con vida y elevan sus protestas después de cuatro días enterándose de los avances de las tareas a través de la prensa oficial, obligados a permanecer en sus hoteles de Jianli, la ciudad más cercana a la escena de la catástrofe.

 

Las autoridades ya declararon ayer que la posibilidad de encontrar a supervivientes es mínima y por ello decidieron realizar la complicada operación de girar el navío.

 

Ahora las tareas recaen sobre los cientos de buzos que exploran cabina por cabina el barco para encontrar cuanto antes a las víctimas y sacar sus cuerpos del agua.

 

La mayoría de los pasajeros eran turistas de entre 50 y 80 años, y el siniestro, que ocurrió sobre las 21.30 hora local (13.30 GMT), les sorprendió ya en la cama.

 

En medio de esta tragedia fluvial, que ya se ha convertido en la peor que vive el país en su historia reciente, los ciudadanos de Jianli se han convertido en todo un ejemplo de solidaridad.

 

La campaña que se inició hace unos días para llevar a gente de forma gratuita por la ciudad ha tenido un gran éxito y ya son multitud los vehículos que portan un ribete amarillo para indicar que participan en ella.

 

"¿Dónde quieres ir? Sin problema", decía hoy un conductor a una familiar que le pidió que la llevara a su hotel, y que también transportó a Efe a coste cero.

 

En el coche, el conductor escuchaba atento la emisora local, que lo coordina todo y que difunde de forma ininterrumpida mensajes de gente que necesita ayuda. Desde familiares hasta militares, a quienes los ciudadanos de Jianli contestan en cuestión de diez minutos. 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos