Inicio ·Noticias · Artículo

Primera aparición del presidente de Burundi desde intento de golpe de Estado

Redacción

mguaman

|

Domingo 17 de Mayo de 2015 - 9:50
compártelo
  • Nkurunziza sólo habló, por su parte, de las supuestas amenazas del grupo islamista somalí Al Shebab, vinculado a Al Qaida.
Nkurunziza sólo habló, por su parte, de las supuestas amenazas del grupo islamista somalí Al Shebab, vinculado a Al Qaida.
El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, apareció el domingo en Buyumbura por primera vez desde el intento de golpe de Estado del miércoles, y las autoridades no descartan un breve aplazamiento de las elecciones previstas a finales de mayo. 
 
Vestido con un traje azul, con un aire relajado y sonriente, Nkurunziza conversó de forma breve con los periodistas de la prensa nacional e internacional en el palacio presidencial, sin referirse a los últimos acontecimientos políticos ocurridos en su país.
 
Poco después, el consejero de comunicación de la presidencia, Willy Nyamitwe, dijo que las autoridades no descartan aplazar unos días los comicios legislativos y presidenciales de finales de mayo. 
 
"Ocurrió en 2005, ocurrió en 2010, ¿por qué no ocurriría en 2015 si la comisión (electoral) considera que se pueden aplazar (las elecciones) en dos o tres días, o una semana...", declaró. 
 
Nyamitwe también condenó los recientes ataques contra varias radios privadas del país, durante el intento de golpe de Estado, aunque los directores de esos medios acusaron a los seguidores del presidente de estar detrás de esos asaltos.
 
Nkurunziza sólo habló, por su parte, de las supuestas amenazas del grupo islamista somalí Al Shebab, vinculado a Al Qaida, que advirtió que atacaría Burundi y a otros estados participantes en la fuerza militar de la Unión Africana en Somalia. 
 
"Hemos tomado medidas contra Al Shebab. Nos tomamos estas amenazas muy seriamente", dijo Nkurunziza. 
 
El presidente consiguió regresar el viernes al palacio presidencial, tras haber permanecido bloqueado en Tanzania, donde se encontraba el miércoles cuando el general Godefroid Niyombare anunció el golpe de Estado, un alzamiento que terminó en fracaso.
 
El sábado, diecisiete presuntos golpistas comparecieron ante la justicia, arrestados por haber participado supuestamente en el golpe dirigido por Niyombare, que escapó, según la policía.
 
En febrero, Niyombare había sido destituido por Nkurunziza de su puesto al mando de los Servicios de inteligencia de Burundi, después de que le desaconsejara al presidente que se presentara a un tercer mandato, una candidatura que provocó semanas de violentas protestas en el país. 
Fuente: AFP

El presidente de Burundi, Pierre Nkurunziza, apareció el domingo en Buyumbura por primera vez desde el intento de golpe de Estado del miércoles, y las autoridades no descartan un breve aplazamiento de las elecciones previstas a finales de mayo. 

 

Vestido con un traje azul, con un aire relajado y sonriente, Nkurunziza conversó de forma breve con los periodistas de la prensa nacional e internacional en el palacio presidencial, sin referirse a los últimos acontecimientos políticos ocurridos en su país.

 

Poco después, el consejero de comunicación de la presidencia, Willy Nyamitwe, dijo que las autoridades no descartan aplazar unos días los comicios legislativos y presidenciales de finales de mayo. 

 

"Ocurrió en 2005, ocurrió en 2010, ¿por qué no ocurriría en 2015 si la comisión (electoral) considera que se pueden aplazar (las elecciones) en dos o tres días, o una semana...", declaró. 

 

Nyamitwe también condenó los recientes ataques contra varias radios privadas del país, durante el intento de golpe de Estado, aunque los directores de esos medios acusaron a los seguidores del presidente de estar detrás de esos asaltos.

 

Nkurunziza sólo habló, por su parte, de las supuestas amenazas del grupo islamista somalí Al Shebab, vinculado a Al Qaida, que advirtió que atacaría Burundi y a otros estados participantes en la fuerza militar de la Unión Africana en Somalia. 

 

"Hemos tomado medidas contra Al Shebab. Nos tomamos estas amenazas muy seriamente", dijo Nkurunziza. 

 

El presidente consiguió regresar el viernes al palacio presidencial, tras haber permanecido bloqueado en Tanzania, donde se encontraba el miércoles cuando el general Godefroid Niyombare anunció el golpe de Estado, un alzamiento que terminó en fracaso.

 

El sábado, diecisiete presuntos golpistas comparecieron ante la justicia, arrestados por haber participado supuestamente en el golpe dirigido por Niyombare, que escapó, según la policía.

 

En febrero, Niyombare había sido destituido por Nkurunziza de su puesto al mando de los Servicios de inteligencia de Burundi, después de que le desaconsejara al presidente que se presentara a un tercer mandato, una candidatura que provocó semanas de violentas protestas en el país. 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos