Inicio ·Noticias · Artículo

Indonesia y Malasia rescatan a 2.000 migrantes, en su mayoría rohingya

Redacción

mguaman

|

Lunes 11 de Mayo de 2015 - 9:18
compártelo
  • Los barcos, cuyo destino habitual es Tailandia, fueron al parecer dirigidos hacia los países vecinos después de que el gobierno tailandés tomara medidas contra los traficantes de migrantes. Fotos: AFP
Los barcos, cuyo destino habitual es Tailandia, fueron al parecer dirigidos hacia los países vecinos después de que el gobierno tailandés tomara medidas contra los traficantes de migrantes. Fotos: AFP
Unos 2.000 migrantes, en su mayoría rohingyas provenientes de Birmania y Bangladesh, fueron rescatados en los últimos dos días en las costas de Indonesia y Malasia, anunciaron las autoridades, que advirtieron que miles de personas podrían encontrarse todavía en alta mar.
 
Unas 1.400 personas fueron rescatadas el lunes, al día siguiente del salvamento de casi 600 migrantes en un barco de madera frente a las costas de la provincia de Aceh, en Indonesia.
 
Los barcos, cuyo destino habitual es Tailandia, fueron al parecer dirigidos hacia los países vecinos después de que el gobierno tailandés tomara medidas contra los traficantes de migrantes, tras el hallazgo de decenas de restos en fosas comunes en "campos de esclavos" en el sur del país.
 
Más de 1.000 migrantes procedentes de Bangladesh y de Birmania alcanzaron el lunes las costas de Malasia tras haber sido abandonados por traficantes de seres humanos en aguas poco profundas de la isla de Langkawi, informó este lunes la policía.
 
"Pensamos que había tres embarcaciones con 1.018 migrantes a bordo", dijo el subcomisario de policía de Langkawi, Jamil Ahmed, quien no descartó la presencia de más migrantes en otros puntos de la isla.
 
Uno de los barcos fue interceptado, pero los otros dos lograron huir, señaló Jamil Ahmed, que explicó que muchas personas llegaron a la costa nadando.
 
El barco se encuentra todavía en el mar, custodiado por la marina indonesia, pero el capitán logró huir, dijo el vocero naval Manahan Simorangkir.
 
La Armada suministra agua y comida a los pasajeros del barco, al cual por el momento no se lo autoriza a atracar en el puerto, agregó la fuente.
 
"Sabemos que hay más barcos por ahí que quieren entrar," dijo por su parte el jefe de policía de Langkawi, Haritth Kam Abdullah.
 
"Nuestro equipo de socorristas descubrió otra embarcación con más de 400 migrantes rohingyas de Birmania y bangladesíes, a la deriva frente a las costas de Aceh esta mañana", declaró a la AFP Budiawan, responsable de los equipos de rescate.
 
Entre los migrantes había 92 niños, añadió Budiawan, quien, como muchos indonesios, sólo tiene un nombre. 
 
Otros barcos con migrantes a bordo podrían alcanzar próximamente las costas indonesias, agregó.
 
"Estamos en alerta y listos para rescatarlos cuando recibamos" un pedido de ayuda, dijo Budiawan.
 
Abdul Rahim, 25 años, oriundo de Bangladesh, que llegó nadando a Langkawi, dijo a la AFP que tuvo que soportar un viaje de 28 días en un barco con cientos de personas a bordo operado por contrabandistas birmanos.
 
Rahim forma parte del grupo de 300 hombres provenientes de Bangladesh, la mayoría de ellos sin camisa y visiblemente agotados, bajo custodia policial.
 
Las autoridades birmanas consideran a los rohingyas, una minoría musulmana de cerca de 800.000 personas, como inmigrantes ilegales procedentes de la vecina Bangladesh.
 
En los últimos años, la violencia sectaria ha obligado a miles de ellos a huir para salvar la vida.
 
Los rohingyas, considerados por Naciones Unidas como una de las minorías más perseguidas del mundo, intentan llegar a Malasia, un país de mayoría musulmana, pasando por el sur de Tailandia o el mar de Andamán, con la ayuda de traficantes sin escrúpulos.
 
Unos mil migrantes se encuentran en centros y en casas particulares de la región, donde reciben víveres y atención médica, añadió Budiawan.
 
Chris Lewa del Proyecto Arakan, un grupo de defensa de los derechos de los rohingya, dijo que cree que miles de migrantes se encuentran atrapados en el mar después de la represión del tráfico en Tailandia y Malasia de los últimos meses.
 
"Tailandia intenta impedir que los traficantes sigan con su negocio" y "los obligó a irse a otro lugar", dijo a la AFP.
Fuente: AFP

Unos 2.000 migrantes, en su mayoría rohingyas provenientes de Birmania y Bangladesh, fueron rescatados en los últimos dos días en las costas de Indonesia y Malasia, anunciaron las autoridades, que advirtieron que miles de personas podrían encontrarse todavía en alta mar.

 

Unas 1.400 personas fueron rescatadas el lunes, al día siguiente del salvamento de casi 600 migrantes en un barco de madera frente a las costas de la provincia de Aceh, en Indonesia.

 

Los barcos, cuyo destino habitual es Tailandia, fueron al parecer dirigidos hacia los países vecinos después de que el gobierno tailandés tomara medidas contra los traficantes de migrantes, tras el hallazgo de decenas de restos en fosas comunes en "campos de esclavos" en el sur del país.

 

Más de 1.000 migrantes procedentes de Bangladesh y de Birmania alcanzaron el lunes las costas de Malasia tras haber sido abandonados por traficantes de seres humanos en aguas poco profundas de la isla de Langkawi, informó este lunes la policía.

 

"Pensamos que había tres embarcaciones con 1.018 migrantes a bordo", dijo el subcomisario de policía de Langkawi, Jamil Ahmed, quien no descartó la presencia de más migrantes en otros puntos de la isla.

 

Uno de los barcos fue interceptado, pero los otros dos lograron huir, señaló Jamil Ahmed, que explicó que muchas personas llegaron a la costa nadando.

 

El barco se encuentra todavía en el mar, custodiado por la marina indonesia, pero el capitán logró huir, dijo el vocero naval Manahan Simorangkir.

 

La Armada suministra agua y comida a los pasajeros del barco, al cual por el momento no se lo autoriza a atracar en el puerto, agregó la fuente.

 

"Sabemos que hay más barcos por ahí que quieren entrar," dijo por su parte el jefe de policía de Langkawi, Haritth Kam Abdullah.

 

"Nuestro equipo de socorristas descubrió otra embarcación con más de 400 migrantes rohingyas de Birmania y bangladesíes, a la deriva frente a las costas de Aceh esta mañana", declaró a la AFP Budiawan, responsable de los equipos de rescate.

 

Entre los migrantes había 92 niños, añadió Budiawan, quien, como muchos indonesios, sólo tiene un nombre. 

 

Otros barcos con migrantes a bordo podrían alcanzar próximamente las costas indonesias, agregó.

 

"Estamos en alerta y listos para rescatarlos cuando recibamos" un pedido de ayuda, dijo Budiawan.

 

Abdul Rahim, 25 años, oriundo de Bangladesh, que llegó nadando a Langkawi, dijo a la AFP que tuvo que soportar un viaje de 28 días en un barco con cientos de personas a bordo operado por contrabandistas birmanos.

 

Rahim forma parte del grupo de 300 hombres provenientes de Bangladesh, la mayoría de ellos sin camisa y visiblemente agotados, bajo custodia policial.

 

Las autoridades birmanas consideran a los rohingyas, una minoría musulmana de cerca de 800.000 personas, como inmigrantes ilegales procedentes de la vecina Bangladesh.

 

En los últimos años, la violencia sectaria ha obligado a miles de ellos a huir para salvar la vida.

 

Los rohingyas, considerados por Naciones Unidas como una de las minorías más perseguidas del mundo, intentan llegar a Malasia, un país de mayoría musulmana, pasando por el sur de Tailandia o el mar de Andamán, con la ayuda de traficantes sin escrúpulos.

 

Unos mil migrantes se encuentran en centros y en casas particulares de la región, donde reciben víveres y atención médica, añadió Budiawan.

 

Chris Lewa del Proyecto Arakan, un grupo de defensa de los derechos de los rohingya, dijo que cree que miles de migrantes se encuentran atrapados en el mar después de la represión del tráfico en Tailandia y Malasia de los últimos meses.

 

"Tailandia intenta impedir que los traficantes sigan con su negocio" y "los obligó a irse a otro lugar", dijo a la AFP.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos