Inicio ·Noticias · Artículo

La violencia causó el desplazamiento de 30.000 personas a diario en 2014

Redacción

mguaman

|

Miércoles 06 de Mayo de 2015 - 8:30
compártelo
  • SUIZA. Once millones de personas se convirtieron en desplazadas solo el año pasado, según informe. Fotos: EFE
SUIZA. Once millones de personas se convirtieron en desplazadas solo el año pasado, según informe. Fotos: EFE
La violencia por conflictos o por el crimen organizado causó el desplazamiento diario de 30.000 personas a lo largo de 2014, lo que elevó a esta población vulnerable a la cifra récord mundial de 38 millones de personas.
 
Once millones de personas se convirtieron en desplazadas solo el año pasado, según las estadísticas presentadas hoy por el Consejo Noruego para Refugiados (CNR), basadas en datos recopilados, filtrados y analizados por su Observatorio de Desplazamiento Interno.
 
Según el secretario general del CNR, Jan Egeland, exresponsable de la ONU para asuntos humanitarios, "2014 fue el peor año de los 35 que llevo como trabajador humanitario".
 
De origen noruego, Egeland señaló en una rueda de prensa que solo la cifra de nuevos desplazados el año pasado representa el doble de la población de su país o de Dinamarca, con un 60 % de casos que se concentraron en cinco países: Irak, Sudán del Sur, Siria, República Democrática del Congo y Nigeria.
 
Siria concentra el mayor número de desplazados internos, con 7,6 millones, que deben sumarse a los casi 4 millones de refugiados en los países vecinos.
 
En ese país, devastado por una guerra civil que se encuentra en su quinto año, 1,1 millones de personas se sumaron al éxodo interno en 2014.
 
Irak fue el país donde, también ese año, se desplazaron más personas, un total de 2,2 millones, principalmente como consecuencia de la violencia perpetrada por el grupo yihadista Estado Islámico y los combates que mantienen con fuerzas progubernamentales.
 
"No habíamos visto algo así desde la época de los genocidios, a mediados de los noventa", dijo Egeland.
 
Una "guerra sin sentido" -según la calificó Egeland- como la que tiene lugar en Sudán del Sur, ha causado que en ese país haya 1,5 millones de desplazados, menos de cuatro años después de haber declarado su independencia.
 
La República Democrática del Congo tuvo "otra vez un año horrible", con más de un millón de desplazados" adicionales, con lo que el total asciende a 2,7 millones de personas, agregó.
 
La situación en Nigeria ha empeorado de manera fulgurante por la acción de los terroristas del movimiento Boko Haram, que han causado unos 975.000 desplazados en 2014, frente a los 100.000 que se reportaban hace un año.
 
"En el medio de Europa", recordó Egeland, el conflicto en el este de Ucrania entre fuerzas gubernamentales y fuerzas prorrusas ha provocado que en un año se desplacen en ese país cerca de 650.000 personas.
 
En Libia, principal punto de partida de los inmigrantes que intentan llegar a las costas de Europa en frágiles embarcaciones, los nuevos desplazados internos fueron 340.000 en 2014, de 400.000 contabilizados, según el Observatorio de Desplazamiento Interno, que ha recogido cifras de los 60 países con población desplazada.
 
Oriente Medio, con 11,9 millones de desplazados -principalmente sirios-, y África subsahariana, con 11,4 millones, son las regiones donde se concentra esta problemática.
 
Egeland estuvo acompañado en la rueda de prensa por el jefe adjunto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Volker Turk, quien subrayó el fenómeno del desplazamiento múltiple, en referencia al gran porcentaje de desplazados que han tenido que huir dos o más veces dentro de su propio país para sobrevivir.
 
El representante de la ONU dijo que su organismo tiene la impresión de que muchos gobiernos no asumen su responsabilidad total frente a esas poblaciones, ni siquiera por tratarse del sufrimiento de sus propios ciudadanos.
 
Recalcó, sin embargo, que "el retorno no es la solución en todos los casos, y en muchos casos los desplazados deben aceptar echar raíces, sobre todo cuando son desplazamientos de largo plazo".
 
Egeland lamentó que además del sufrimiento que su condición de desplazados les inflige, estas víctimas de la violencia afronten la indiferencia de la comunidad internacional.
 
En este sentido, detalló que las peticiones de fondos para atender a los desplazados en Irak apenas están financiadas en un 8 %, las de la República Centroafricana en un 13 %, y las de Siria y Sudán, en un 17 % en cada caso. 
Fuente: EFE

La violencia por conflictos o por el crimen organizado causó el desplazamiento diario de 30.000 personas a lo largo de 2014, lo que elevó a esta población vulnerable a la cifra récord mundial de 38 millones de personas.

 

Once millones de personas se convirtieron en desplazadas solo el año pasado, según las estadísticas presentadas hoy por el Consejo Noruego para Refugiados (CNR), basadas en datos recopilados, filtrados y analizados por su Observatorio de Desplazamiento Interno.

 

Según el secretario general del CNR, Jan Egeland, exresponsable de la ONU para asuntos humanitarios, "2014 fue el peor año de los 35 que llevo como trabajador humanitario".

 

De origen noruego, Egeland señaló en una rueda de prensa que solo la cifra de nuevos desplazados el año pasado representa el doble de la población de su país o de Dinamarca, con un 60 % de casos que se concentraron en cinco países: Irak, Sudán del Sur, Siria, República Democrática del Congo y Nigeria.

 

Siria concentra el mayor número de desplazados internos, con 7,6 millones, que deben sumarse a los casi 4 millones de refugiados en los países vecinos.

 

En ese país, devastado por una guerra civil que se encuentra en su quinto año, 1,1 millones de personas se sumaron al éxodo interno en 2014.

 

Irak fue el país donde, también ese año, se desplazaron más personas, un total de 2,2 millones, principalmente como consecuencia de la violencia perpetrada por el grupo yihadista Estado Islámico y los combates que mantienen con fuerzas progubernamentales.

 

"No habíamos visto algo así desde la época de los genocidios, a mediados de los noventa", dijo Egeland.

 

Una "guerra sin sentido" -según la calificó Egeland- como la que tiene lugar en Sudán del Sur, ha causado que en ese país haya 1,5 millones de desplazados, menos de cuatro años después de haber declarado su independencia.

 

La República Democrática del Congo tuvo "otra vez un año horrible", con más de un millón de desplazados" adicionales, con lo que el total asciende a 2,7 millones de personas, agregó.

 

La situación en Nigeria ha empeorado de manera fulgurante por la acción de los terroristas del movimiento Boko Haram, que han causado unos 975.000 desplazados en 2014, frente a los 100.000 que se reportaban hace un año.

 

"En el medio de Europa", recordó Egeland, el conflicto en el este de Ucrania entre fuerzas gubernamentales y fuerzas prorrusas ha provocado que en un año se desplacen en ese país cerca de 650.000 personas.

 

En Libia, principal punto de partida de los inmigrantes que intentan llegar a las costas de Europa en frágiles embarcaciones, los nuevos desplazados internos fueron 340.000 en 2014, de 400.000 contabilizados, según el Observatorio de Desplazamiento Interno, que ha recogido cifras de los 60 países con población desplazada.

 

Oriente Medio, con 11,9 millones de desplazados -principalmente sirios-, y África subsahariana, con 11,4 millones, son las regiones donde se concentra esta problemática.

 

Egeland estuvo acompañado en la rueda de prensa por el jefe adjunto del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Volker Turk, quien subrayó el fenómeno del desplazamiento múltiple, en referencia al gran porcentaje de desplazados que han tenido que huir dos o más veces dentro de su propio país para sobrevivir.

 

El representante de la ONU dijo que su organismo tiene la impresión de que muchos gobiernos no asumen su responsabilidad total frente a esas poblaciones, ni siquiera por tratarse del sufrimiento de sus propios ciudadanos.

 

Recalcó, sin embargo, que "el retorno no es la solución en todos los casos, y en muchos casos los desplazados deben aceptar echar raíces, sobre todo cuando son desplazamientos de largo plazo".

 

Egeland lamentó que además del sufrimiento que su condición de desplazados les inflige, estas víctimas de la violencia afronten la indiferencia de la comunidad internacional.

 

En este sentido, detalló que las peticiones de fondos para atender a los desplazados en Irak apenas están financiadas en un 8 %, las de la República Centroafricana en un 13 %, y las de Siria y Sudán, en un 17 % en cada caso. 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *