Inicio ·Noticias · Artículo

Las mortíferas rutas que toman los inmigrantes de África

Redacción

Cristhian-V

|

Jueves 23 de Abril de 2015 - 18:25
compártelo
  • EUROPA.- La ruta que atraviesa el Mar Mediterráneo es la más mortífera del mundo. Foto: EFE
EUROPA.- La ruta que atraviesa el Mar Mediterráneo es la más mortífera del mundo. Foto: EFE
La ruta que atraviesa el Mar Mediterráneo es la más mortífera del mundo, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), pero no es la única utilizada por los inmigrantes. También por tierra y cruzando desde el este de Europa, miles de africanos intentan llegar a países como Italia o Francia, a pesar del peligro que pueden atravesar.
 
Un grupo de migrantes del oeste de África sigue la ruta que marcan los rieles del ferrocarril en Policastro, en Grecia. Se mueven a pie porque es la única forma de evadir a la Policía que ahí y en el resto de Europa, hace patrullajes constantes. Vienen de países como Costa de Marfil y Congo, llegaron de distintas formas y ahora viajan juntos.
 
Pocos se imaginaban lo duro que este recorrido sería, antes de salir.
 
Jean Paul Apetey, inmigrante de Costa de Marfil habla de este éxodo: "En serio tienes que tener valor porque hay muchos obstáculos. El viaje tiene muchas complicaciones porque Europa es enorme. Uno cree que solo va hasta Francia pero antes de llegar tiene que recorrer miles de vías. ¡Qué nos íbamos a imaginar que esta iba a ser nuestra ruta de hoy!”.
 
Un equipo de la Agencia APTN logró acompañarlos y luego de unos días llegaron hasta Macedonia. Quedan agotados, pero el trayecto no va ni por la mitad.
 
En algunos casos son familias completas que se aventuran porque están convencidos que esto es mejor que quedarse en sus países.
 
"Somos de África y tenemos muchos problemas en nuestro continente: mala economía, mala política, malos trabajos. Puedes tener un título y aún así no consigues empleo", comenta Fidel Chimana, inmigrante del Congo.
 
El viaje entre desconocidos, la desesperación de no llegar, la escasa alimentación y el riesgo de ser capturados, también vuelven difícil la convivencia. Poco después comienzan a discutir por cualquier cosa.
 
“El viaje ha sido duro, demasiado duro. Si hubiera sabido que iba a ser tan difícil, no lo hubiera intentado. Ya ni puedo caminar", dice Mirielle Djeukam de Costa de Marfil.
 
Más de uno en este grupo va por el segundo y tercer intento de cruzar Europa. Hilarion Charlemagne por ejemplo, guarda los chips de telefonía de los países que ha atrevasado y aún no logra llegar a París.
 
Este marfileño espera algún día enseñarles a sus hijos los pequeños recuerdos de su travesía. “Sabemos que cada vez que cruzamos una frontera estamos violando la ley. Lo entendemos. Cuando entras clandestinamente a un país sientes que eres un criminal, esa sensación es indescriptible”.
 
A veces es mejor caminar de noche. El clima es más amable y en teoría, ayuda a evitar los controles. Pero hoy no han tenido suerte. Habitantes de la localidad los encuentran y poco después llega la Policía.
 
Casi de inmediato son deportados de regreso a Grecia. Sin embargo, poco importa a donde vayan a parar, muchos intentarán el viaje nuevamente.
 
Dicen que en sus países les espera poco y aunque pueda parecer incomprensible, prefieren seguir intentándolo.
 
Naufragio 
 
El pasado domingo murieron unas 800 personas tras naufragar el barco en el que viajaban, que había salido de la costa libia.
 
Se trata del naufragio más mortífero en el Mediterráneo entre los registrados hasta ahora.
 
El capitán del barco, de nacionalidad tunecina, sobrevivió y fue acusado de homicidio imprudente múltiple.
 
Los 28 sobrevivientes del naufragio descansan en un centro para migrantes.
 
Flavio Di Giacomo, de la Organización Internacional de Migraciones (IOM) explicó que los supervivientes están "muy cansados" y "muy impactados" por lo sucedido.
 
La misión de búsqueda y rescate de migrantes de la armada italiana, Mare Nostrum, rescató aunas 170.000 personas en el año en que estuvo en funcionamiento, hasta octubre de 2014.
 
Tritón, la misión de la Unión Europa que reemplazó a Mare Nostrum -con menor presupuesto y alcance que esta- rescató 11.000 migrantes en los últimos dos meses del pasado año.

La ruta que atraviesa el Mar Mediterráneo es la más mortífera del mundo, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), pero no es la única utilizada por los inmigrantes. También por tierra y cruzando desde el este de Europa, miles de africanos intentan llegar a países como Italia o Francia, a pesar del peligro que pueden atravesar.

 

Un grupo de migrantes del oeste de África sigue la ruta que marcan los rieles del ferrocarril en Policastro, en Grecia. Se mueven a pie porque es la única forma de evadir a la Policía que ahí y en el resto de Europa, hace patrullajes constantes. Vienen de países como Costa de Marfil y Congo, llegaron de distintas formas y ahora viajan juntos.

 

Pocos se imaginaban lo duro que este recorrido sería, antes de salir.

 

Jean Paul Apetey, inmigrante de Costa de Marfil habla de este éxodo: "En serio tienes que tener valor porque hay muchos obstáculos. El viaje tiene muchas complicaciones porque Europa es enorme. Uno cree que solo va hasta Francia pero antes de llegar tiene que recorrer miles de vías. ¡Qué nos íbamos a imaginar que esta iba a ser nuestra ruta de hoy!”.

 

Un equipo de la Agencia APTN logró acompañarlos y luego de unos días llegaron hasta Macedonia. Quedan agotados, pero el trayecto no va ni por la mitad.

 

En algunos casos son familias completas que se aventuran porque están convencidos que esto es mejor que quedarse en sus países.

 

"Somos de África y tenemos muchos problemas en nuestro continente: mala economía, mala política, malos trabajos. Puedes tener un título y aún así no consigues empleo", comenta Fidel Chimana, inmigrante del Congo.

 

El viaje entre desconocidos, la desesperación de no llegar, la escasa alimentación y el riesgo de ser capturados, también vuelven difícil la convivencia. Poco después comienzan a discutir por cualquier cosa.

 

“El viaje ha sido duro, demasiado duro. Si hubiera sabido que iba a ser tan difícil, no lo hubiera intentado. Ya ni puedo caminar", dice Mirielle Djeukam de Costa de Marfil.

 

Más de uno en este grupo va por el segundo y tercer intento de cruzar Europa. Hilarion Charlemagne por ejemplo, guarda los chips de telefonía de los países que ha atrevasado y aún no logra llegar a París.

 

Este marfileño espera algún día enseñarles a sus hijos los pequeños recuerdos de su travesía. “Sabemos que cada vez que cruzamos una frontera estamos violando la ley. Lo entendemos. Cuando entras clandestinamente a un país sientes que eres un criminal, esa sensación es indescriptible”.

 

A veces es mejor caminar de noche. El clima es más amable y en teoría, ayuda a evitar los controles. Pero hoy no han tenido suerte. Habitantes de la localidad los encuentran y poco después llega la Policía.

 

Casi de inmediato son deportados de regreso a Grecia. Sin embargo, poco importa a donde vayan a parar, muchos intentarán el viaje nuevamente.

 

Dicen que en sus países les espera poco y aunque pueda parecer incomprensible, prefieren seguir intentándolo.

 

Naufragio 

 

El pasado domingo murieron unas 800 personas tras naufragar el barco en el que viajaban, que había salido de la costa libia.

 

Se trata del naufragio más mortífero en el Mediterráneo entre los registrados hasta ahora.

 

El capitán del barco, de nacionalidad tunecina, sobrevivió y fue acusado de homicidio imprudente múltiple.

 

Los 28 sobrevivientes del naufragio descansan en un centro para migrantes.

 

Flavio Di Giacomo, de la Organización Internacional de Migraciones (IOM) explicó que los supervivientes están "muy cansados" y "muy impactados" por lo sucedido.

 

La misión de búsqueda y rescate de migrantes de la armada italiana, Mare Nostrum, rescató aunas 170.000 personas en el año en que estuvo en funcionamiento, hasta octubre de 2014.

 

Tritón, la misión de la Unión Europa que reemplazó a Mare Nostrum -con menor presupuesto y alcance que esta- rescató 11.000 migrantes en los últimos dos meses del pasado año.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos