Inicio ·Noticias · Artículo

Venezuela convoca al embajador de España y anuncia revisión de las relaciones

Redacción

jzapata

|

Miércoles 15 de Abril de 2015 - 19:22
compártelo
  • Maduro criticó el martes que el Congreso de los Diputados de España pida liberar presos políticos opositores. Foto: AFP
Maduro criticó el martes que el Congreso de los Diputados de España pida liberar presos políticos opositores. Foto: AFP
 El Gobierno venezolano convocó hoy al embajador de España en Caracas, Antonio Pérez-Hernández y Torra, y le comunicó que realizará una revisión "exhaustiva" de las relaciones bilaterales en protesta por lo que considera declaraciones "injerencistas" de las autoridades españolas.
 
La ministra de Exteriores venezolana, Delcy Rodríguez, quien recibió al embajador durante cerca de quince minutos en la sede de la Cancillería, le presentó un dossier con las declaraciones realizadas en los últimos seis meses por las autoridades españolas.
 
"Enviamos un saludo a la comunidad española en Venezuela y a los venezolanos que viven en España, pero no podemos permitir que hasta ministros de asuntos sin importancia vengan a pronunciarse en contra de Venezuela", afirmó la canciller en declaraciones a los periodistas tras la reunión.
 
Rodríguez dijo que detalló al embajador "una a una" y "día a día" las declaraciones realizadas desde España y que en cada una le señaló "qué principios internacionales violentaba su Gobierno".
 
"No vamos a admitir intervencionismo e injerencismo de ningún tipo, si hace falta que todos los días repitamos que deben respetarse las normas que rigen el derecho internacional así lo haremos", recalcó.
 
La canciller anunció que "muy pronto hará saber cuáles son las medidas" que el Gobierno venezolano adoptará en esa revisión "exhaustiva" de sus relaciones con España ordenada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien la víspera indicó que serían de carácter político, económico, social, popular, diplomático y mediático.
 
Maduro criticó el martes que el Congreso de los Diputados de España aprobase ese día una resolución que pide al Gobierno español que lleve a cabo todas las iniciativas necesarias ante las autoridades de Venezuela y la comunidad internacional para la liberación "inmediata" de líderes opositores venezolanos presos.
 
"Venezuela no se va a dejar agredir por las Cortes de España y mil Cortes que vengan de Madrid, así lo anuncio y estoy preparado para dar la batalla contra Madrid; si nos buscan nos encuentran. Ya nos encontraron pues, se acabó", dijo.
 
Asimismo, señaló que quiere tener "buenas relaciones con toda España" y con quienes allí gobiernan, pero que no tolerará "abusos, desprecios y racismo" al tiempo que aseveró que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, "tiene racismo histórico, racismo social".
 
La canciller insistió hoy en que hacen "un llamado al Gobierno de España para que respete la soberanía de Venezuela, y respete al Gobierno legítimo y constitucional que eligieron los venezolanos y por eso pedimos respeto a su pueblo también".
 
En este sentido, indicó que las autoridades españolas "deben ceñirse al estricto apego al derecho internacional" y dijo que pidió al diplomático español que llevase ese mensaje a su gobierno.
 
"Esos guiones imperiales ya no gobiernan ni a Venezuela ni a América Latina y el Caribe. Eso se demostró en la reciente cumbre de las Américas celebrada en Panamá, donde todos los gobiernos se pronunciaron en un solo lenguaje, que es el del respeto a la soberanía", afirmó.
 
Horas antes de la reunión en Caracas, el Gobierno español había convocado al embajador de Venezuela en España, Mario Isea, a quien expresó su malestar por las críticas de Maduro a Rajoy.
 
El Ministerio de Exteriores español emitió además un comunicado en el que calificó de "intolerables" las "declaraciones, insultos y amenazas" en su contra por parte de Maduro y aseguró que este tipo de comentarios "no contribuyen a un mínimo entendimiento" entre los dos gobiernos.
 
En la nota, Exteriores señaló que las autoridades españolas "han sido y serán siempre respetuosas de la dignidad de las personas que ocupan cargos de gobierno en Venezuela".
 
Pese a que el nuevo desencuentro entre Venezuela y España se desató a raíz de la resolución aprobada el martes por el Congreso de los Diputados español, la canciller expresó hoy su malestar al embajador español por las declaraciones realizadas en los últimos seis meses por miembros del Gobierno.
 
La última crisis en las relaciones bilaterales se produjo a finales del pasado octubre cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy -en su condición de líder del Partido Popular- recibió a Lilian Tintori, esposa del opositor Leopoldo López.
 
López está en prisión por su supuesta responsabilidad en hechos violentos durante las manifestaciones antigubernamentales de principios de 2014, que causaron 43 muertos.
 
Este encuentro provocó el malestar de Maduro, quien llamó a consultas a su embajador en Madrid, que no volvió hasta finales de febrero.
Fuente: EFE

 El Gobierno venezolano convocó hoy al embajador de España en Caracas, Antonio Pérez-Hernández y Torra, y le comunicó que realizará una revisión "exhaustiva" de las relaciones bilaterales en protesta por lo que considera declaraciones "injerencistas" de las autoridades españolas.

 

La ministra de Exteriores venezolana, Delcy Rodríguez, quien recibió al embajador durante cerca de quince minutos en la sede de la Cancillería, le presentó un dossier con las declaraciones realizadas en los últimos seis meses por las autoridades españolas.

 

"Enviamos un saludo a la comunidad española en Venezuela y a los venezolanos que viven en España, pero no podemos permitir que hasta ministros de asuntos sin importancia vengan a pronunciarse en contra de Venezuela", afirmó la canciller en declaraciones a los periodistas tras la reunión.

 

Rodríguez dijo que detalló al embajador "una a una" y "día a día" las declaraciones realizadas desde España y que en cada una le señaló "qué principios internacionales violentaba su Gobierno".

 

"No vamos a admitir intervencionismo e injerencismo de ningún tipo, si hace falta que todos los días repitamos que deben respetarse las normas que rigen el derecho internacional así lo haremos", recalcó.

 

La canciller anunció que "muy pronto hará saber cuáles son las medidas" que el Gobierno venezolano adoptará en esa revisión "exhaustiva" de sus relaciones con España ordenada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien la víspera indicó que serían de carácter político, económico, social, popular, diplomático y mediático.

 

Maduro criticó el martes que el Congreso de los Diputados de España aprobase ese día una resolución que pide al Gobierno español que lleve a cabo todas las iniciativas necesarias ante las autoridades de Venezuela y la comunidad internacional para la liberación "inmediata" de líderes opositores venezolanos presos.

 

"Venezuela no se va a dejar agredir por las Cortes de España y mil Cortes que vengan de Madrid, así lo anuncio y estoy preparado para dar la batalla contra Madrid; si nos buscan nos encuentran. Ya nos encontraron pues, se acabó", dijo.

 

Asimismo, señaló que quiere tener "buenas relaciones con toda España" y con quienes allí gobiernan, pero que no tolerará "abusos, desprecios y racismo" al tiempo que aseveró que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, "tiene racismo histórico, racismo social".

 

La canciller insistió hoy en que hacen "un llamado al Gobierno de España para que respete la soberanía de Venezuela, y respete al Gobierno legítimo y constitucional que eligieron los venezolanos y por eso pedimos respeto a su pueblo también".

 

En este sentido, indicó que las autoridades españolas "deben ceñirse al estricto apego al derecho internacional" y dijo que pidió al diplomático español que llevase ese mensaje a su gobierno.

 

"Esos guiones imperiales ya no gobiernan ni a Venezuela ni a América Latina y el Caribe. Eso se demostró en la reciente cumbre de las Américas celebrada en Panamá, donde todos los gobiernos se pronunciaron en un solo lenguaje, que es el del respeto a la soberanía", afirmó.

 

Horas antes de la reunión en Caracas, el Gobierno español había convocado al embajador de Venezuela en España, Mario Isea, a quien expresó su malestar por las críticas de Maduro a Rajoy.

 

El Ministerio de Exteriores español emitió además un comunicado en el que calificó de "intolerables" las "declaraciones, insultos y amenazas" en su contra por parte de Maduro y aseguró que este tipo de comentarios "no contribuyen a un mínimo entendimiento" entre los dos gobiernos.

 

En la nota, Exteriores señaló que las autoridades españolas "han sido y serán siempre respetuosas de la dignidad de las personas que ocupan cargos de gobierno en Venezuela".

 

Pese a que el nuevo desencuentro entre Venezuela y España se desató a raíz de la resolución aprobada el martes por el Congreso de los Diputados español, la canciller expresó hoy su malestar al embajador español por las declaraciones realizadas en los últimos seis meses por miembros del Gobierno.

 

La última crisis en las relaciones bilaterales se produjo a finales del pasado octubre cuando el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy -en su condición de líder del Partido Popular- recibió a Lilian Tintori, esposa del opositor Leopoldo López.

 

López está en prisión por su supuesta responsabilidad en hechos violentos durante las manifestaciones antigubernamentales de principios de 2014, que causaron 43 muertos.

 

Este encuentro provocó el malestar de Maduro, quien llamó a consultas a su embajador en Madrid, que no volvió hasta finales de febrero.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos