Inicio ·Noticias · Artículo

Como castigo obligó a su nieta de 9 años a correr hasta morir

Redacción

gpinasco

|

Martes 24 de Marzo de 2015 - 12:32
compártelo
  • Joyce Hardin se enfrenta a una posible pena de muerte tras haberle causado la muerte a su nieta.
Joyce Hardin se enfrenta a una posible pena de muerte tras haberle causado la muerte a su nieta.
Joyce Hardin Garrad de 49 años se enfrenta a una posible pena de muerte tras haber obligado a su nieta de nueve años a correr, causándole la muerte. El hecho sucedió en Alabama, Estados Unidos. 
 
La madre de la menor, Heather Walker, apenas podía hablar frente al jurado debido a las lágrimas. Ella junto a los fiscales piden la máxima pena contra la abuela, quien no ha mostrado ninguna señal de remordimiento durante el proceso. 
 
Walker dice que Garrard no siente culpa por la muerte de Savannah Hardin, de nueve años y dice que no se le debe perdonar la vida. 
 
Joyce obligó a su nieta a correr por tres horas seguidas hasta que colapsó y pese a que los médicos intentaron salvarla murió tres días después en el hospital, en febrero de 2012.
 
 
El castigo impuesto por la abuela, que implicó correr cargando maderas, se debió a que la niña había mentido sobre comer unos dulces.
 
La abuela no se detuvo pese a que su nieta vomitaba y le rogaba que parara. En respuesta, Joyce sostuvo que iba a darle una lección.
 
Buena parte del testimonio de Walker no se entendió bien porque la mujer estaba llorando. Garrard no mostró emoción alguna.
 
Los jurados condenaron el viernes a Garrard de asesinato en primer grado y ahora deben decidir si recomiendan la pena de muerte o cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. La decisión final es del juez del caso. 
 
La defensa comenzará el miércoles a presentar su caso a favor de una condena de cadena perpetua.
 

Joyce Hardin Garrad de 49 años se enfrenta a una posible pena de muerte tras haber obligado a su nieta de nueve años a correr, causándole la muerte. El hecho sucedió en Alabama, Estados Unidos. 

 

La madre de la menor, Heather Walker, apenas podía hablar frente al jurado debido a las lágrimas. Ella junto a los fiscales piden la máxima pena contra la abuela, quien no ha mostrado ninguna señal de remordimiento durante el proceso. 

 

Walker dice que Garrard no siente culpa por la muerte de Savannah Hardin, de nueve años y dice que no se le debe perdonar la vida. 

 

Joyce obligó a su nieta a correr por tres horas seguidas hasta que colapsó y pese a que los médicos intentaron salvarla murió tres días después en el hospital, en febrero de 2012.

 

Lea: Muere una niña en Austria tras tomar una ducha de agua hirviendo

 

El castigo impuesto por la abuela, que implicó correr cargando maderas, se debió a que la niña había mentido sobre comer unos dulces.

 

La abuela no se detuvo pese a que su nieta vomitaba y le rogaba que parara. En respuesta, Joyce sostuvo que iba a darle una lección.

 

Buena parte del testimonio de Walker no se entendió bien porque la mujer estaba llorando. Garrard no mostró emoción alguna.

 

Los jurados condenaron el viernes a Garrard de asesinato en primer grado y ahora deben decidir si recomiendan la pena de muerte o cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. La decisión final es del juez del caso. 

 

La defensa comenzará el miércoles a presentar su caso a favor de una condena de cadena perpetua.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *