Inicio ·Noticias · Artículo

El Gobierno afgano y los talibanes conversarán tras un año sangriento

Redacción

mguaman

|

Lunes 23 de Febrero de 2015 - 9:21
compártelo
  • El portavoz del jefe del Ejecutivo Javid Faisal manifestó hoy a Efe que su vecino Pakistán tendrá un papel "crucial" en el proceso de paz. Fotos: Archivo
El portavoz del jefe del Ejecutivo Javid Faisal manifestó hoy a Efe que su vecino Pakistán tendrá un papel "crucial" en el proceso de paz. Fotos: Archivo
Tras días de rumores sobre supuestas conversaciones entre los talibanes y EEUU, el Gobierno afgano anunció hoy el inicio de negociaciones con ese grupo insurgente en un "futuro cercano" para buscar una salida al conflicto, que en 2014 dejó un balance sin precedentes de civiles muertos.
 
Apenas tres días después de que el Gobierno negara públicamente conversaciones con los talibanes e insistiera en que hasta la fecha no ha habido "diálogo directo" con ellos, el jefe del Ejecutivo afgano, Abdulá Abdulá, indicó hoy en un Consejo de Ministros que la negociación de paz con el grupo insurgente "arrancará en un futuro cercano".
 
El anuncio se produce tras un año marcado por la violencia, que ha dejado una cifra récord de 3.700 muertos civiles en 2014, y en coincidencia con la presencia en el país del nuevo jefe del Pentágono, Ashton Carter.
 
En su primer viaje al exterior tras tomar posesión la semana pasada como secretario de Defensa, Carter indicó que Estados Unidos se va a "replantear" el alcance de la misión de sus tropas en Afganistán, cuya retirada completa está prevista para fines de 2016.
 
 
Abdulá, exlíder de la lucha antitalibán, manifestó hoy su esperanza en que la iniciativa del Gobierno traiga a paz a Afganistán, después de que la OTAN pusiese fin en enero a su misión de combate para pasar a mantener alrededor de 4.000 soldados en tareas de asesoramiento a los cuerpos de seguridad.
 
El presidente afgano, Ashraf Gani, destacó hoy que las bases para las negociaciones se encuentran en su mejor momento desde hace tres décadas y consideró que el pueblo afgano debe aprovechar esta "oportunidad única" para restaurar la paz en el país, de acuerdo con una nota remitida por el palacio presidencial.
 
Gani ha dado los primeros pasos en el camino hacia la paz con los talibanes al mantener, por su parte, reuniones con altos cargos políticos y de la sociedad civil para tantear el asunto.
 
El futuro acuerdo con el grupo insurgente no irá, no obstante, en detrimento de los avances obtenidos durante los últimos catorce años, desde la invasión en 2001 de Estados Unidos para derrocar al régimen talibán.
 
Según indicó ayer Abdulá durante su intervención en una conferencia en Kabul el Gobierno no comprometerá su "prestigio, honor, reputación ni los derechos" de los afganos.
 
El portavoz del jefe del Ejecutivo Javid Faisal manifestó hoy a Efe que su vecino Pakistán tendrá un papel "crucial" en el proceso de paz, en el que todos los afganos, incluyendo políticos y líderes islámicos, serán mantenidos al tanto.
 
 
Pakistán fue precisamente el origen la semana pasada de informaciones sugiriendo que los talibanes y Estados Unidos iban a sostener conversaciones directas en Catar.
 
La información fue negada de inmediato por "falsa" por el principal portavoz del grupo insurgente, Zabihullah Mujahid.
 
El portavoz indicó el jueves a Efe que los talibanes no han cambiado su postura con relación a posibles conversaciones de paz, señalando que Afganistán "aún está bajo invasión" y todavía hay miles de soldados invasores que, según dijo, están involucrados en operaciones militares.
 
El proceso de paz afgano está en punto muerto desde el fracaso en 2013 de la segunda iniciativa de diálogo impulsada por EE.UU. en el emirato de Catar, donde los talibanes abrieron una delegación oficial, aunque la negociaciones no llegaron a cristalizar.
 
Naciones Unidas reveló recientemente que el conflicto dejó en 2014 la friolera de 3.699 muertos y 6.849 heridos.
 
Los datos reflejan el incremento de una violencia que se fue acentuando a medida que se acercaba el 31 de diciembre, fecha en la que se cerró la misión de combate de la OTAN en el país, la ISAF, que el 1 de enero fue sustituida por la operación "Apoyo Decidido".
 
Por su parte, Estados Unidos mantiene a casi 11.000 estadounidenses en misión antiterrorista y de combate.
 
 
Carter abandonó hoy Afganistán tras reafirmar el sábado el compromiso de su país con la nación asiática y señalar que el número de tropas que Estados Unidos debe mantener "es una cuestión a decidir" entre los presidentes de ambos países.
Fuente: EFE

Tras días de rumores sobre supuestas conversaciones entre los talibanes y EEUU, el Gobierno afgano anunció hoy el inicio de negociaciones con ese grupo insurgente en un "futuro cercano" para buscar una salida al conflicto, que en 2014 dejó un balance sin precedentes de civiles muertos.

 

Apenas tres días después de que el Gobierno negara públicamente conversaciones con los talibanes e insistiera en que hasta la fecha no ha habido "diálogo directo" con ellos, el jefe del Ejecutivo afgano, Abdulá Abdulá, indicó hoy en un Consejo de Ministros que la negociación de paz con el grupo insurgente "arrancará en un futuro cercano".

 

El anuncio se produce tras un año marcado por la violencia, que ha dejado una cifra récord de 3.700 muertos civiles en 2014, y en coincidencia con la presencia en el país del nuevo jefe del Pentágono, Ashton Carter.

 

En su primer viaje al exterior tras tomar posesión la semana pasada como secretario de Defensa, Carter indicó que Estados Unidos se va a "replantear" el alcance de la misión de sus tropas en Afganistán, cuya retirada completa está prevista para fines de 2016.

 

Lea: Obama pide combatir las raíces ideológicas del extremismo del EI

 

Abdulá, exlíder de la lucha antitalibán, manifestó hoy su esperanza en que la iniciativa del Gobierno traiga a paz a Afganistán, después de que la OTAN pusiese fin en enero a su misión de combate para pasar a mantener alrededor de 4.000 soldados en tareas de asesoramiento a los cuerpos de seguridad.

 

El presidente afgano, Ashraf Gani, destacó hoy que las bases para las negociaciones se encuentran en su mejor momento desde hace tres décadas y consideró que el pueblo afgano debe aprovechar esta "oportunidad única" para restaurar la paz en el país, de acuerdo con una nota remitida por el palacio presidencial.

 

Gani ha dado los primeros pasos en el camino hacia la paz con los talibanes al mantener, por su parte, reuniones con altos cargos políticos y de la sociedad civil para tantear el asunto.

 

El futuro acuerdo con el grupo insurgente no irá, no obstante, en detrimento de los avances obtenidos durante los últimos catorce años, desde la invasión en 2001 de Estados Unidos para derrocar al régimen talibán.

 

Según indicó ayer Abdulá durante su intervención en una conferencia en Kabul el Gobierno no comprometerá su "prestigio, honor, reputación ni los derechos" de los afganos.

 

El portavoz del jefe del Ejecutivo Javid Faisal manifestó hoy a Efe que su vecino Pakistán tendrá un papel "crucial" en el proceso de paz, en el que todos los afganos, incluyendo políticos y líderes islámicos, serán mantenidos al tanto.

 

Lea: Talibanes dicen que la OTAN sufrió una "derrota" en Afganistán

 

Pakistán fue precisamente el origen la semana pasada de informaciones sugiriendo que los talibanes y Estados Unidos iban a sostener conversaciones directas en Catar.

 

La información fue negada de inmediato por "falsa" por el principal portavoz del grupo insurgente, Zabihullah Mujahid.

 

El portavoz indicó el jueves a Efe que los talibanes no han cambiado su postura con relación a posibles conversaciones de paz, señalando que Afganistán "aún está bajo invasión" y todavía hay miles de soldados invasores que, según dijo, están involucrados en operaciones militares.

 

El proceso de paz afgano está en punto muerto desde el fracaso en 2013 de la segunda iniciativa de diálogo impulsada por EE.UU. en el emirato de Catar, donde los talibanes abrieron una delegación oficial, aunque la negociaciones no llegaron a cristalizar.

 

Naciones Unidas reveló recientemente que el conflicto dejó en 2014 la friolera de 3.699 muertos y 6.849 heridos.

 

Los datos reflejan el incremento de una violencia que se fue acentuando a medida que se acercaba el 31 de diciembre, fecha en la que se cerró la misión de combate de la OTAN en el país, la ISAF, que el 1 de enero fue sustituida por la operación "Apoyo Decidido".

 

Por su parte, Estados Unidos mantiene a casi 11.000 estadounidenses en misión antiterrorista y de combate.

 

Lea: El jefe del Pentágono promete derrotar definitivamente al EI

 

Carter abandonó hoy Afganistán tras reafirmar el sábado el compromiso de su país con la nación asiática y señalar que el número de tropas que Estados Unidos debe mantener "es una cuestión a decidir" entre los presidentes de ambos países.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos