Inicio ·Noticias · Artículo

$1.600 millones le faltarán cada mes a Gobierno para cumplir presupuesto

Redacción

jvite

|

Miércoles 19 de Abril de 2017 - 21:54
compártelo
  • Analista considera que modelo socialista del siglo XXI solo apunta en una dirección. Foto referencial / Internet

Un panorama complejo en lo económico es lo que se le viene al próximo gobierno. Así lo entiende el analista Alberto Acosta Burneo, quien expone sus razones: “En promedio, al mes requiere 3.000 millones de dólares para hacer pagos y amortizaciones, pero tiene ingresos por 1.400 millones; es decir, le falta mes a mes 1.600 millones. Entonces en ese escenario es muy complicado cumplir con las obligaciones que tiene el Estado al día de hoy”.
 
¿De dónde obtener esos 1.600 millones que mes a mes le harán falta? La conducta del modelo implementado en el país apunta en una sola dirección. “Hasta ahora la opción preferida por el gobierno ha sido financiamiento externo, un agresivo financiamiento externo, y por otro lado buscar liquidez doméstica; entonces utiliza dinero de la Reserva Monetaria Internacional. Lamentablemente ninguna de las dos fuentes son ilimitadas y entonces llegará un momento en el que tenga que buscar otras fuentes y la alternativa preferida por el Gobierno va a ser incrementar impuestos”, indicó.
 
Acosta sostiene que ese no es el único camino; existen otras vías, pero al socialismo del siglo XXI eso no le gusta.
 
 
“La segunda opción es poner en orden el gasto, reducir el gasto a un nivel que sea sostenible, pero eso ideológicamente no va con una filosofía socialista del gobierno que privilegia el corto plazo por sobre la estabilidad de largo plazo. Entonces prefiere dar beneficios hoy y que el día de mañana se preocupe quién va a pagar las cuentas”, manifestó. 
 
Con respecto a las proyecciones del Fondo Monetario Internacional que hablan de un decrecimiento para este año del 1.6%, Acosta cree que es algo difícil de sostener y lo mismo pasa con las proyecciones del gobierno.
 
“La proyección del gobierno que habla del 1.4% de crecimiento se basa en supuesto irreales, dice que las exportaciones van a crecer un 11% cuando en la dolarización nunca han crecido a ese nivel; habla que las empresas van a producir para acumular inventarios para venderlos el año siguiente y habla que el Estado va a seguir gastando más, va a incrementar su gasto. Son todos supuestos insostenibles”, aseguró. 
 
Adicionalmente entiende como prioritario reperfilar la deuda externa, que hoy tiene más peso en el presupuesto que lo que se destina a salud y educación.
 

Un panorama complejo en lo económico es lo que se le viene al próximo gobierno. Así lo entiende el analista Alberto Acosta Burneo, quien expone sus razones: “En promedio, al mes requiere 3.000 millones de dólares para hacer pagos y amortizaciones, pero tiene ingresos por 1.400 millones; es decir, le falta mes a mes 1.600 millones. Entonces en ese escenario es muy complicado cumplir con las obligaciones que tiene el Estado al día de hoy”.
 
¿De dónde obtener esos 1.600 millones que mes a mes le harán falta? La conducta del modelo implementado en el país apunta en una sola dirección. “Hasta ahora la opción preferida por el gobierno ha sido financiamiento externo, un agresivo financiamiento externo, y por otro lado buscar liquidez doméstica; entonces utiliza dinero de la Reserva Monetaria Internacional. Lamentablemente ninguna de las dos fuentes son ilimitadas y entonces llegará un momento en el que tenga que buscar otras fuentes y la alternativa preferida por el Gobierno va a ser incrementar impuestos”, indicó.
 
Acosta sostiene que ese no es el único camino; existen otras vías, pero al socialismo del siglo XXI eso no le gusta.
 
 
“La segunda opción es poner en orden el gasto, reducir el gasto a un nivel que sea sostenible, pero eso ideológicamente no va con una filosofía socialista del gobierno que privilegia el corto plazo por sobre la estabilidad de largo plazo. Entonces prefiere dar beneficios hoy y que el día de mañana se preocupe quién va a pagar las cuentas”, manifestó. 
 
Con respecto a las proyecciones del Fondo Monetario Internacional que hablan de un decrecimiento para este año del 1.6%, Acosta cree que es algo difícil de sostener y lo mismo pasa con las proyecciones del gobierno.
 
“La proyección del gobierno que habla del 1.4% de crecimiento se basa en supuesto irreales, dice que las exportaciones van a crecer un 11% cuando en la dolarización nunca han crecido a ese nivel; habla que las empresas van a producir para acumular inventarios para venderlos el año siguiente y habla que el Estado va a seguir gastando más, va a incrementar su gasto. Son todos supuestos insostenibles”, aseguró. 
 
Adicionalmente entiende como prioritario reperfilar la deuda externa, que hoy tiene más peso en el presupuesto que lo que se destina a salud y educación.