Inicio ·Noticias · Artículo

Los errores financieros más comunes que cometen los jóvenes

Redacción

alaines

|

Lunes 29 de Junio de 2015 - 21:46
compártelo
  • Para muchos jóvenes llegar a tener una madurez financiera es un reto. Foto: Pixabay.com
Para muchos jóvenes llegar a tener una madurez financiera es un reto. Foto: Pixabay.com
Para muchos jóvenes llegar a tener una madurez financiera es un reto. Al no tener responsabilidades financiera con terceros y poder gastar sus ingresos en ropa, entretenimiento, diversión y viajes la idea de ahorrar o controlar gastos parece no importarles. Sin embargo, en muchas ocasiones, antes de la paga de fin de mes ya no cuenta con dinero disponible para sus gatos. Esto se repite mayormente en aquellos jóvenes que aún viven con sus padres. 
 
Sonia Zurita, directora Académica de MBA de la ESPAE Graduate School of Management, sostiene que los jóvenes deben tener como meta mensual un ahorro en función de las metas personales. Es decir, invertir en capacitaciones, estudios de posgrados o en la adquisición de un vehículo nuevo o de segunda mando o pensar en un fondo de ahorro a largo plazo. 
 
La docente recomienda que los padres deben inculcarles a sus hijos el ahorro desde que son pequeños y fortalecerlo en la juventud mediante la contribución con los gatos de la casa. “Esto para promover su responsabilidad y también como una retribución a las ventajas  que éstos tienen por vivir bajo el techo de los padres”, señala Zurita.
 
Los errores financieros más comunes:
 
El error más común es no poder controlar la tarjeta de crédito. Zurita recomienda, como regla importante, evitar su uso para pagar consumos cuyo beneficio es efímero (comida, cine, diversión). Además dice que no se debe diferir o pagar el mínimo. “Esto genera la percepción que el ingreso es mayor y por tanto los hábitos de consumo se vuelven  un  estilo de vida superior a la realidad del ingreso. 
 
No contar con un presupuesto. Según la revista especializada Forbes, es necesario hacer un presupuesto de lo que se gasta, desde el el pago de la renta hasta la compra de una botella de agua o el transporte diario. 
 
Gastos incontrolables. Las salidas al cine, las cerveza de los viernes o la entrada a la discoteca de los sábados suman una fuerte cantidad de dinero al mes. Evitando o controlando estos gastos durante un periodo un joven bien podría reunir una cantidad de dinero para realizar una inversión provechosa.
 
 
Foto: Pixabay.com
 
 
 
 
Asumir deudas. No existe una edad o rango de edad para empezar a asumir deudas pero el joven debe de pensar en qué va a meterse. “Lo importante es que el fin del endeudamiento haya sido planificado y que haya coherencia entre el porcentaje destinado para el pago de la deuda y el cumplimento de los gastos que ya son parte fija de la vida del joven”, recomienda Zurita y pone un ejemplo: si un joven gana USD 800 y desea comprarse un carro de un valor  mayor a USD 25,000 , lo más probable es que la cuota sea superior a USD 500. Sin embargo, el joven podría suponer que si le alcanza a pagar y acepta endeudarse sin considerar que no es apropiado destinar mas del 60% de su sueldo al pago de una única deuda sin considerar posibles imprevistos y los gastos fijos que ya mantiene.
 
¿Cómo controlar los gastos?
 
Lleve un registro de lo que compra, lo que paga, lo que gasta a diario. Idetifique los gastos mensuales fijos, es decir aquellos que no puede evitar como el pago de planillas de servicio básico, alimentación, renta, y trate de reducir al mínimo los gastos innecesarios. Empiece este mes y verá cuánto podrá ahorrar el próximo fin de mes. 
 
 
Foto: Pixabay.com
Fuente: Ecuavisa.com

Para muchos jóvenes llegar a tener una madurez financiera es un reto. Al no tener responsabilidades financiera con terceros y poder gastar sus ingresos en ropa, entretenimiento, diversión y viajes la idea de ahorrar o controlar gastos parece no importarles. Sin embargo, en muchas ocasiones, antes de la paga de fin de mes ya no cuenta con dinero disponible para sus gatos. Esto se repite mayormente en aquellos jóvenes que aún viven con sus padres. 

 

Sonia Zurita, directora Académica de MBA de la ESPAE Graduate School of Management, sostiene que los jóvenes deben tener como meta mensual un ahorro en función de las metas personales. Es decir, invertir en capacitaciones, estudios de posgrados o en la adquisición de un vehículo nuevo o de segunda mando o pensar en un fondo de ahorro a largo plazo. 

 

La docente recomienda que los padres deben inculcarles a sus hijos el ahorro desde que son pequeños y fortalecerlo en la juventud mediante la contribución con los gatos de la casa. “Esto para promover su responsabilidad y también como una retribución a las ventajas  que éstos tienen por vivir bajo el techo de los padres”, señala Zurita.

 

Los errores financieros más comunes:

 

El error más común es no poder controlar la tarjeta de crédito. Zurita recomienda, como regla importante, evitar su uso para pagar consumos cuyo beneficio es efímero (comida, cine, diversión). Además dice que no se debe diferir o pagar el mínimo. “Esto genera la percepción que el ingreso es mayor y por tanto los hábitos de consumo se vuelven  un  estilo de vida superior a la realidad del ingreso. 

 

No contar con un presupuesto. Según la revista especializada Forbes, es necesario hacer un presupuesto de lo que se gasta, desde el el pago de la renta hasta la compra de una botella de agua o el transporte diario. 

 

Gastos incontrolables. Las salidas al cine, las cerveza de los viernes o la entrada a la discoteca de los sábados suman una fuerte cantidad de dinero al mes. Evitando o controlando estos gastos durante un periodo un joven bien podría reunir una cantidad de dinero para realizar una inversión provechosa.

 

 

Foto: Pixabay.com

 

 

 

 

Asumir deudas. No existe una edad o rango de edad para empezar a asumir deudas pero el joven debe de pensar en qué va a meterse. “Lo importante es que el fin del endeudamiento haya sido planificado y que haya coherencia entre el porcentaje destinado para el pago de la deuda y el cumplimento de los gastos que ya son parte fija de la vida del joven”, recomienda Zurita y pone un ejemplo: si un joven gana USD 800 y desea comprarse un carro de un valor  mayor a USD 25,000 , lo más probable es que la cuota sea superior a USD 500. Sin embargo, el joven podría suponer que si le alcanza a pagar y acepta endeudarse sin considerar que no es apropiado destinar mas del 60% de su sueldo al pago de una única deuda sin considerar posibles imprevistos y los gastos fijos que ya mantiene.

 

¿Cómo controlar los gastos?

 

Lleve un registro de lo que compra, lo que paga, lo que gasta a diario. Idetifique los gastos mensuales fijos, es decir aquellos que no puede evitar como el pago de planillas de servicio básico, alimentación, renta, y trate de reducir al mínimo los gastos innecesarios. Empiece este mes y verá cuánto podrá ahorrar el próximo fin de mes. 

 

 

Foto: Pixabay.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos