Inicio ·Noticias · Artículo

Jesuitas en Ecuador mantienen su vocación misionera por más de 400 años

Redacción

jesuarez

|

Viernes 19 de Junio de 2015 - 17:09
compártelo
  • QUITO.- Conozca más sobre la congregación religiosa a la que pertenece el papa Francisco. Foto. Referencial Hogar de Cristo Wordpress.
QUITO.- Conozca más sobre la congregación religiosa a la que pertenece el papa Francisco. Foto. Referencial Hogar de Cristo Wordpress. QUITO.- Conozca más sobre la congregación religiosa a la que pertenece el papa Francisco. Foto. Referencial Hogar de Cristo Wordpress.
Los jesuitas en Ecuador tienen casi 430 años y han mantenido su vocación misionera y de extender el evangelio por medio de la educación.
 
Esta es la historia de la congregación religiosa a la que pertenece el papa Francisco.
 
Cuatro sacerdotes llegaron a Quito desde Lima en 1586. Fueron llamados por su conocimiento de las lenguas aborígenes que impulsó su trabajo misionero en el país. 
 
Aunque pasaron por otros lugares, se establecieron junto al palacio de la real audiencia de Quito, el actual Carondelet.
 
En el antiguo colegio Gonzaga es donde estaba parte de su residencia. El padre Iván Lucero, historiador jesuita comentó lo que se construyó ahí.
 
Es un sólo complejo de las residencias a la universidad y de la universidad a la iglesia.
 
La impresionante compañía, el padre Lucero, comentó como se pudo financiar esta obra y en sí el trabajo jesuita.
 
Todo esto les fue arrebatado. En 1767 el rey Carlos III los expulsó de sus dominios y eso incluía Ecuador. 
 
Después de 83 años regresan al país, pasaron dos años y el presidente José María Urbina los vuelve a expulsar, por supuestamente inmiscuirse en política. 
 
Gabriel García Moreno los trajo de regreso en 1860, quién les devuelve sus antiguas propiedades y les confía la educación.
 
Es cuando se funda el colegio San Gabriel, institución que después de 44 años de su fundada. Trae un impulso vital a los jesuitas en Ecuador, el milagro de la virgen Dolorosa. 
 
Se fundan también colegios en Cuenca, Riobamba, El Javier de Guayaquil, entre otros. La Pontificia Universidad Católica, evangelizando a través de la educación pero sin olvidar las misiones sobre todo en la frontera. Lucero muestra su orgullo de que el papa Francisco al ser también jesuita conozca su obra en ecuador..
 
Caminan bajo el mensaje de su fundador, Ignacio de Loyola y que quisieran todos sigan. 
 
Ser más para servir mejor...
 

Los jesuitas en Ecuador tienen casi 430 años y han mantenido su vocación misionera y de extender el evangelio por medio de la educación.

 

Esta es la historia de la congregación religiosa a la que pertenece el papa Francisco.

 

Cuatro sacerdotes llegaron a Quito desde Lima en 1586. Fueron llamados por su conocimiento de las lenguas aborígenes que impulsó su trabajo misionero en el país. 

 

Aunque pasaron por otros lugares, se establecieron junto al palacio de la real audiencia de Quito, el actual Carondelet.

 

En el antiguo colegio Gonzaga es donde estaba parte de su residencia. El padre Iván Lucero, historiador jesuita comentó lo que se construyó ahí.

 

Es un sólo complejo de las residencias a la universidad y de la universidad a la iglesia.

 

La impresionante compañía, el padre Lucero, comentó como se pudo financiar esta obra y en sí el trabajo jesuita.

 

Todo esto les fue arrebatado. En 1767 el rey Carlos III los expulsó de sus dominios y eso incluía Ecuador. 

 

Después de 83 años regresan al país, pasaron dos años y el presidente José María Urbina los vuelve a expulsar, por supuestamente inmiscuirse en política. 

 

Gabriel García Moreno los trajo de regreso en 1860, quién les devuelve sus antiguas propiedades y les confía la educación.

 

Es cuando se funda el colegio San Gabriel, institución que después de 44 años de su fundada. Trae un impulso vital a los jesuitas en Ecuador, el milagro de la virgen Dolorosa. 

 

Se fundan también colegios en Cuenca, Riobamba, El Javier de Guayaquil, entre otros. La Pontificia Universidad Católica, evangelizando a través de la educación pero sin olvidar las misiones sobre todo en la frontera. Lucero muestra su orgullo de que el papa Francisco al ser también jesuita conozca su obra en ecuador..

 

Caminan bajo el mensaje de su fundador, Ignacio de Loyola y que quisieran todos sigan. 

 

Ser más para servir mejor...

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos