Inicio ·Hoy Soy · Artículo

Hoy Soy: Drag Queen

Redacción

jesuarez

|

Jueves 26 de Febrero de 2015 - 22:43
compártelo
  • QUITo.- En el teatro inglés de fines del siglo XVI los hombres interpretaban personajes femeninos.
QUITo.- En el teatro inglés de fines del siglo XVI los hombres interpretaban personajes femeninos.
¿Han escuchado sobre las Drag Queen o las han visto?
 
Muchos creerán que estos hombres vestidos extravagantemente de mujer son un fenómeno nuevo, pero no. Ya en el teatro inglés de fines del siglo XVI, los hombres se encargaban de interpretar a los personajes femeninos.
 
 
Y en la Segunda Guerra Mundial, los soldados se burlaban de sus reinas, haciendo representaciones de ellas. En Ecuador esta forma de arte es conocida hace apenas 15 años.
 
En el segmento “Hoy soy”, Dallyana Passailaigue  presenta el proceso de transformación de las “Drag Queen”, que requiere mucho trabajo.
 
El “Drag Queen” es un hombre que hace un personaje femenino, no tiene nada que ver con la orientación sexual ni con la identidad de género, es solo una puesta en escena, es una actuación.
 
Mauricio Erazo tiene 7 años en un oficio al que se ha dedicado con absoluto profesionalismo. Ha sido para él una forma de superación frente a los infortunios de su infancia. 
 
“Me escapaba de una infancia difícil, de no tener una familia biológica. No tuve padre ni madre”, reveló Erazo. 
 
Él le dio vida a “Shirley”, su álter ego en el mundo “Drag Queen”. 
 
"El personaje de “Shirley” nace de la frustración de Mauricio de querer ser un artista y tener el reconocimiento de la gente", confesó Erazó.
 
A los 12 años abandonó el hogar donde vivía, quería ser cantante, bailarín, actor. Quería ser "algo". 
 
En el reportaje se puede observar sus ensayos y la producción que conlleva un show de este tipo. En la noche, “Shirley” se presentaría en una discoteca GLBTI de la capital.
 
 
El espectáculo implica adoptar actitudes, coreografías, fonomímica y una sensualidad extrema.
 
Para la caracterización es necesario maquillaje extravagante con capas de espesa goma, además de bases para desdibujar rasgos y crear nuevos. Otros elementos infalibles son pestañas pesadas, tacos de 40 centímetros, doble media nylon, pelucones gigantes, plumas, lentejuelas: el estereotipo femenino llevado a su máxima expresión. 
 
Con trajes de llamativos diseños y colores se completó el proceso de transformación. Cinco horas en total. 
 
“Nunca me ha importado el qué dirán, siempre he hecho las cosas por mí, para mi, y tercero, para mí. Ese ha sido uno de los pilares que me ha ayudado a surgir”, enfatizó Erazo
 
Para el vestuario final se eligieron colores chillones, cual circos ambulantes, con los que el personaje de "Shirley" desfilaría por las calles lluviosas, oscuras, inseguras para enfrentar al Quito conservador. Al caminar, el personaje conseguía atraer miradas, algunas de desconcierto. Pero esta representación no es una forma de rebeldía gratuita.
 
Se le denomina “Drag Queen” al hombre transformado en mujer de caricatura o reina de la noche. El drag es un elemento histriónico dedicado a burlarse de los estereotipos tradicionales impuestos por la sociedad.
 
Al llegar a la discoteca, lo desconocido se apodera de los sentidos y los nervios terminan por consumir el temperamento de cualquiera. “Shirley” sabe cómo divertirse, cómo derrochar erotismo, cómo ganarse la vida.
 
"Shirley" es un torbellino, una ráfaga de energía electrizante que encarnó a “Tina Turner y lo hizo muy bien.
 
Drag Queen puede ser una persona gay, un hétero, una mujer. Un Drag Queen puede ser cualquiera, es como ser un abogado, un doctor. La vida es un teatro, siempre estamos actuando”, finalizó Erazo
 
Él es uno de los 3 “Drag Queens” pioneros del Ecuador. Un gran pero artista con público reducido. Estrella en un universo distante y aún desconocido. 
 

¿Han escuchado sobre las Drag Queen o las han visto?

 

Muchos creerán que estos hombres vestidos extravagantemente de mujer son un fenómeno nuevo, pero no. Ya en el teatro inglés de fines del siglo XVI, los hombres se encargaban de interpretar a los personajes femeninos.

 

Lea también: Posturas contrarias en comunidad LGBTI por vigencia de la unión de hecho

 

Y en la Segunda Guerra Mundial, los soldados se burlaban de sus reinas, haciendo representaciones de ellas. En Ecuador esta forma de arte es conocida hace apenas 15 años.

 

En el segmento “Hoy soy”, Dallyana Passailaigue  presenta el proceso de transformación de las “Drag Queen”, que requiere mucho trabajo.

 

El “Drag Queen” es un hombre que hace un personaje femenino, no tiene nada que ver con la orientación sexual ni con la identidad de género, es solo una puesta en escena, es una actuación.

 

Mauricio Erazo tiene 7 años en un oficio al que se ha dedicado con absoluto profesionalismo. Ha sido para él una forma de superación frente a los infortunios de su infancia. 

 

“Me escapaba de una infancia difícil, de no tener una familia biológica. No tuve padre ni madre”, reveló Erazo. 

 

Él le dio vida a “Shirley”, su álter ego en el mundo “Drag Queen”. 

 

"El personaje de “Shirley” nace de la frustración de Mauricio de querer ser un artista y tener el reconocimiento de la gente", confesó Erazó.

 

A los 12 años abandonó el hogar donde vivía, quería ser cantante, bailarín, actor. Quería ser "algo". 

 

En el reportaje se puede observar sus ensayos y la producción que conlleva un show de este tipo. En la noche, “Shirley” se presentaría en una discoteca GLBTI de la capital.

 

Lea también: Muestra fotográfica derrumba estereotipos hacia comunidad LGBTI en Ecuador

 

El espectáculo implica adoptar actitudes, coreografías, fonomímica y una sensualidad extrema.

 

Para la caracterización es necesario maquillaje extravagante con capas de espesa goma, además de bases para desdibujar rasgos y crear nuevos. Otros elementos infalibles son pestañas pesadas, tacos de 40 centímetros, doble media nylon, pelucones gigantes, plumas, lentejuelas: el estereotipo femenino llevado a su máxima expresión. 

 

Con trajes de llamativos diseños y colores se completó el proceso de transformación. Cinco horas en total. 

 

“Nunca me ha importado el qué dirán, siempre he hecho las cosas por mí, para mi, y tercero, para mí. Ese ha sido uno de los pilares que me ha ayudado a surgir”, enfatizó Erazo

 

Para el vestuario final se eligieron colores chillones, cual circos ambulantes, con los que el personaje de "Shirley" desfilaría por las calles lluviosas, oscuras, inseguras para enfrentar al Quito conservador. Al caminar, el personaje conseguía atraer miradas, algunas de desconcierto. Pero esta representación no es una forma de rebeldía gratuita.

 

Se le denomina “Drag Queen” al hombre transformado en mujer de caricatura o reina de la noche. El drag es un elemento histriónico dedicado a burlarse de los estereotipos tradicionales impuestos por la sociedad.

 

Al llegar a la discoteca, lo desconocido se apodera de los sentidos y los nervios terminan por consumir el temperamento de cualquiera. “Shirley” sabe cómo divertirse, cómo derrochar erotismo, cómo ganarse la vida.

 

"Shirley" es un torbellino, una ráfaga de energía electrizante que encarnó a “Tina Turner y lo hizo muy bien.

 

Drag Queen puede ser una persona gay, un hétero, una mujer. Un Drag Queen puede ser cualquiera, es como ser un abogado, un doctor. La vida es un teatro, siempre estamos actuando”, finalizó Erazo

 

Él es uno de los 3 “Drag Queens” pioneros del Ecuador. Un gran pero artista con público reducido. Estrella en un universo distante y aún desconocido. 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos