Inicio ·Mundo Animal · Artículo

Encuentran monstruo marino que vivió hace 480 millones de años

Redacción

alaines

|

Jueves 12 de Marzo de 2015 - 21:12
compártelo
  • La nueva especie fue descubierta por paleontólogos de la Universidad de Yale y Oxford.. Fotos: Captura de Pantalla
La nueva especie fue descubierta por paleontólogos de la Universidad de Yale y Oxford.. Fotos: Captura de Pantalla
Un monstruo marino parecido a un crustáceo de dos metros de largo que vivía en las profundidades del mar hace 480 millones de años fue descubierto por paleontólogos de Yale y Oxford.
 
La criatura fue, al parecer, "una de las más grandes que vivieron en aquella época", según Allison Daley, uno de los autores del estudio de la Universidad de Oxford (Gran Bretaña) y Yale (Estados Unidos), publicado por la revista Nature.
 
El monstruo marino tenía en la cabeza una corona de apéndices que filtraba los alimentos y es el representante más antiguo conocido de los gigantes acuáticos que se alimentan filtrando el agua de mar.
 
Aegirocassis benmoulae fue el nombre que se le dio a la nueva especie en referencia al nombre del cazador de fósiles marroquí Mohamed Ben Moula, que descubrió los restos en Marruecos, al nombre del gigante Aegir de la mitología nórdica que personifica el poder del océano, y a la palabra latina "cassis", que significa casco.
 
 
La especie es familia de los desaparecidos anomalocarídidos, animales marinos que aparecieron hace 520 millones de años.
 
 
 
Sin embargo, hasta el presente la mayoría de los anomalocarídidos descubiertos eran depredadores que se encontraban en el vértice de la cadena alimentaria, cerca de nuestros actuales tiburones.
 
Esta nueva especie de anomalocarídido se asemeja más a nuestras ballenas que también filtran el agua de mar a través de las barbas o láminas córneas que poseen en su maxilar para retener el plancton, pero que pertenecen a la clase de los mamíferos.
 
"Filtrar el agua es probablemente uno de las formas animales más antiguas de conseguir alimento, pero los filtradores anteriores eran más chicos y usualmente estaban atados al fondo marino", explicó Daley.
 
Según la investigadora, se trata "del ejemplo de gigantismo de un filtrador con movimiento autónomo más antiguo que se conoce".
 
 
Imagen reconstruida en 3D 
 
 
El período Paleozoico se extiende entre hace 570 y 250 millones de años y abarca desde la aparición de los primeros invertebrados con exoesqueleto a la dominación de los reptiles.
 
Peter Van Roy, uno de los autores del estudio de la Universidad de Yale, utilizó un nuevo método de análisis de los fósiles que permitió tener una visión en 3D del animal con el aspecto exterior que tenía cuando reinaba en los océanos, a partir de restos fósiles hallados en Marruecos y que provienen de las colecciones del Museo Peabody de Yale, del Museo Real de Ontario y del Smithsonian de Washington.
 
Lea además: Rescatan más de 100 animales silvestres hacinados en zoológico de México
 
El estudio de fósiles comprimidos por la estructura geológica que los conservó chatos como flores secas en un libro habitualmente no brinda tantos detalles.
 
 
 
 
 
El estudio permitió además demostrar que el Aegirocassis benmoulae tenía unas especies de aletas dispuestas en pares a ambos lados del cuerpo.
Fuente: AFP

Un monstruo marino parecido a un crustáceo de dos metros de largo que vivía en las profundidades del mar hace 480 millones de años fue descubierto por paleontólogos de Yale y Oxford.

 

La criatura fue, al parecer, "una de las más grandes que vivieron en aquella época", según Allison Daley, uno de los autores del estudio de la Universidad de Oxford (Gran Bretaña) y Yale (Estados Unidos), publicado por la revista Nature.

 

El monstruo marino tenía en la cabeza una corona de apéndices que filtraba los alimentos y es el representante más antiguo conocido de los gigantes acuáticos que se alimentan filtrando el agua de mar.

 

Aegirocassis benmoulae fue el nombre que se le dio a la nueva especie en referencia al nombre del cazador de fósiles marroquí Mohamed Ben Moula, que descubrió los restos en Marruecos, al nombre del gigante Aegir de la mitología nórdica que personifica el poder del océano, y a la palabra latina "cassis", que significa casco.

 

Lea también: Las prácticas sexuales más sorprendentes de los animales

 

La especie es familia de los desaparecidos anomalocarídidos, animales marinos que aparecieron hace 520 millones de años.

 

 

 

Sin embargo, hasta el presente la mayoría de los anomalocarídidos descubiertos eran depredadores que se encontraban en el vértice de la cadena alimentaria, cerca de nuestros actuales tiburones.

 

Esta nueva especie de anomalocarídido se asemeja más a nuestras ballenas que también filtran el agua de mar a través de las barbas o láminas córneas que poseen en su maxilar para retener el plancton, pero que pertenecen a la clase de los mamíferos.

 

"Filtrar el agua es probablemente uno de las formas animales más antiguas de conseguir alimento, pero los filtradores anteriores eran más chicos y usualmente estaban atados al fondo marino", explicó Daley.

 

Según la investigadora, se trata "del ejemplo de gigantismo de un filtrador con movimiento autónomo más antiguo que se conoce".

 

 

Imagen reconstruida en 3D 

 

 

El período Paleozoico se extiende entre hace 570 y 250 millones de años y abarca desde la aparición de los primeros invertebrados con exoesqueleto a la dominación de los reptiles.

 

Peter Van Roy, uno de los autores del estudio de la Universidad de Yale, utilizó un nuevo método de análisis de los fósiles que permitió tener una visión en 3D del animal con el aspecto exterior que tenía cuando reinaba en los océanos, a partir de restos fósiles hallados en Marruecos y que provienen de las colecciones del Museo Peabody de Yale, del Museo Real de Ontario y del Smithsonian de Washington.

 

Lea además: Rescatan más de 100 animales silvestres hacinados en zoológico de México

 

El estudio de fósiles comprimidos por la estructura geológica que los conservó chatos como flores secas en un libro habitualmente no brinda tantos detalles.

 

 

 

 

 

El estudio permitió además demostrar que el Aegirocassis benmoulae tenía unas especies de aletas dispuestas en pares a ambos lados del cuerpo.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *