Perfil de Brasil

Redacción

afp

|

Jueves 16 de Enero de 2014 - 6:50
compártelo

Con la presión que suponen sus Copas del Mundo, conquistadas en 1958, 1962, 1970, 1994 y 2002, Brasil tiene al jugar en casa, en el país del fútbol, y en la vigésima edición del Mundial, la "obligación" de ganar. Así lo reconoce el seleccionador Luiz Felipe Scolari.

Para conseguir su sexta estrella, la Seleçao basa muchas de sus esperanzas en su 'pequeño' prodigio Neymar, consolidado en el Barça, donde pone de manifiesto su técnica, sus regates y sus cambios de ritmo.

Eximido de jugar partidos oficiales por ser el país organizador, Brasil sólo ha disputado dos competiciones desde 2010. En la Copa América 2011 fue eliminado en cuartos de final. En la Copa Confederaciones 2013, disputada en su territorio, infligió en la final un humillante 3-0 a la campeona del mundo, España.

En su contra está también el hecho de que el vencedor de este trofeo no ha conquistado nunca el Mundial siguiente. En 2009 Brasil, levantó la Copa Confederaciones, antes de caer en cuartos de final del Mundial-2010.

Después de dos años como seleccionador, Mano Menezes fue despedido en diciembre de 2012 por los malos resultados. Brasil llamó entonces a Scolari, el hombre del 'pentacampeonato' de la 'Auriverde' en 2002.

Más conocido por ser resultadista que por desplegar un juego bonito, Scolari hace de sus equipos 'máquinas de ganar', como en el Mundial-2002, con Ronaldo y los suyos. "Para nosotros cada partido es como una final que nos debe llevar a la Copa del Mundo", proclama el centrocampista del PSG, Lucas Moura.

La selección de Scolari está bien armada en el plano ofensivo, organizado en torno a Neymar, la estrella de 22 años alrededor de quien gravitan varios jugadores con talento; Óscar, el inspirado mediapunta del Chelsea, Hulk, el robusto delantero del Zenit de San Petersburgo, y Fred (Fluminense), recuperado por 'Felipao' para la selección, y autor de un doblete en la final de la Copa Confederaciones.

Articulada en torno al capitán Thiago Silva (PSG), la sólida defensa cuenta con un ramillete de 'europeos', como Daniel Alves (Barça) y David Luiz (Chelsea), pasando por Marcelo (Real Madrid), Dante (Bayern de Múnich) o Maxwell (PSG).

Scolari ha enderezado el rumbo en un año: 13 victorias, 4 empates, 2 derrotas, 49 goles anotados y 15 encajados. Sólo los ingleses (2-1 en febrero) y los suizos (1-0 en agosto) han empañado el año 2013.

Pero a pesar del 3-0 infligido a España, 'Felipao' mantuvo la cabeza fría, al considerar que su equipo no estaba todavía preparado: "La selección no puede considerarse una de las mejores del mundo. Sólo estamos al inicio de un camino que hará de nosotros un equipo ganador en 2014".

En ningún caso contempla la posibilidad de revivir lo sucedido en 1950, cuando la selección perdió la final del Mundial disputado en Brasil ante Uruguay (2-1), sumiendo al estadio de Maracaná y al país en un estado de depresión y duelo.

Con la presión que suponen sus Copas del Mundo, conquistadas en 1958, 1962, 1970, 1994 y 2002, Brasil tiene al jugar en casa, en el país del fútbol, y en la vigésima edición del Mundial, la "obligación" de ganar. Así lo reconoce el seleccionador Luiz Felipe Scolari.

Para conseguir su sexta estrella, la Seleçao basa muchas de sus esperanzas en su 'pequeño' prodigio Neymar, consolidado en el Barça, donde pone de manifiesto su técnica, sus regates y sus cambios de ritmo.

Eximido de jugar partidos oficiales por ser el país organizador, Brasil sólo ha disputado dos competiciones desde 2010. En la Copa América 2011 fue eliminado en cuartos de final. En la Copa Confederaciones 2013, disputada en su territorio, infligió en la final un humillante 3-0 a la campeona del mundo, España.

En su contra está también el hecho de que el vencedor de este trofeo no ha conquistado nunca el Mundial siguiente. En 2009 Brasil, levantó la Copa Confederaciones, antes de caer en cuartos de final del Mundial-2010.

Después de dos años como seleccionador, Mano Menezes fue despedido en diciembre de 2012 por los malos resultados. Brasil llamó entonces a Scolari, el hombre del 'pentacampeonato' de la 'Auriverde' en 2002.

Más conocido por ser resultadista que por desplegar un juego bonito, Scolari hace de sus equipos 'máquinas de ganar', como en el Mundial-2002, con Ronaldo y los suyos. "Para nosotros cada partido es como una final que nos debe llevar a la Copa del Mundo", proclama el centrocampista del PSG, Lucas Moura.

La selección de Scolari está bien armada en el plano ofensivo, organizado en torno a Neymar, la estrella de 22 años alrededor de quien gravitan varios jugadores con talento; Óscar, el inspirado mediapunta del Chelsea, Hulk, el robusto delantero del Zenit de San Petersburgo, y Fred (Fluminense), recuperado por 'Felipao' para la selección, y autor de un doblete en la final de la Copa Confederaciones.

Articulada en torno al capitán Thiago Silva (PSG), la sólida defensa cuenta con un ramillete de 'europeos', como Daniel Alves (Barça) y David Luiz (Chelsea), pasando por Marcelo (Real Madrid), Dante (Bayern de Múnich) o Maxwell (PSG).

Scolari ha enderezado el rumbo en un año: 13 victorias, 4 empates, 2 derrotas, 49 goles anotados y 15 encajados. Sólo los ingleses (2-1 en febrero) y los suizos (1-0 en agosto) han empañado el año 2013.

Pero a pesar del 3-0 infligido a España, 'Felipao' mantuvo la cabeza fría, al considerar que su equipo no estaba todavía preparado: "La selección no puede considerarse una de las mejores del mundo. Sólo estamos al inicio de un camino que hará de nosotros un equipo ganador en 2014".

En ningún caso contempla la posibilidad de revivir lo sucedido en 1950, cuando la selección perdió la final del Mundial disputado en Brasil ante Uruguay (2-1), sumiendo al estadio de Maracaná y al país en un estado de depresión y duelo.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *