Papa Francisco pidió rezar frente al cuadro de la Dolorosa en Quito

Redacción

gpinasco

|

Viernes 17 de Abril de 2015 - 15:34
compártelo
  • El papa pidió rezar frente a la imagen que abrió y cerró los ojos en 1906.
El papa pidió rezar frente a la imagen que abrió y cerró los ojos en 1906. El papa pidió rezar frente a la imagen que abrió y cerró los ojos en 1906.
El papa Francisco hizo un pedido especial para su estadía en Quito prevista para el mes de julio: tener un encuentro con la imagen de la Dolorosa en la que ocurrió el milagro de 1906, cuando la Virgen abrió y cerró los ojos ante estudiantes y profesores del colegio San Gabriel.
 
“El papa quiere ver el cuadro del milagro, él es muy devoto de la Virgen y quiere orar, ha dicho 'dedicaré un momento a rezarle'”, señala Federico Sanfeliu, sacerdote jesuita. 
 
 
Sin embargo, aún no está confirmado el sitio donde Francisco estará con la imagen. 
 
La visita del sumo pontífice enciende el fervor de los católicos. En el monasterio del Carmen Alto de Quito se vive con gran expectativa la visita papal. El fray Liomer de la Cruz comenta cómo recibió la noticia de este acontecimiento: “Con una inmensa alegría como todo el pueblo cristiano por la presencia de Francisco que es un pastor con corazón de buen pastor y yo creo que para la Iglesia del Ecuador va a ser un momento de gracia, de despertar su fe”.
 
Liomer explica lo que significa para la iglesia Católica que el papa visite a nuestro país: “Es lo que significa para cualquier fiel de la comunidad cristiana, que es su pastor, su padre espiritual, pero sobre todo el regalo que el Espíritu Santo nos ha dado en esta época por la actitud libre y humilde de Francisco”.
 
 
Josefina Torres madrugó a la iglesia para expresar su alegría por la anunciada venida de Francisco, ella anhela conocerlo y recibir su bendición: “Estoy muy contenta, muy emocionada y espero que se le de la calidez que los ecuatorianos tenemos”. 
 
Hasta el 6 de julio, el país entero espera con gran emoción este acontecimiento importante para los fieles católicos.
 
El milagro
En la noche del 20 de abril de 1906, en el antiguo edificio del Colegio San Gabriel, en las calles Benalcázar y Sucre, en el Centro Histórico de Quito, sucedió un hecho que cambiaría la vida de los estudiantes del colegio. Corrían las vacaciones de Semana Santa. Tan solo 35 estudiantes internos cenaban en el comedor. Eran las 8 de la noche. A la derecha de la mesa, en la pared estaba una litografía de la Virgen de los Dolores. Muy cerca de la imagen estaban Jaime Chávez, Carlos Hermann y Donoso.
 
Hermann de repente quedó pasmado. Observó que los párpados de la imagen se movían. En un primer momento creyó que lo visto era producto de su imaginación. Sin embargo, Chávez, quien también se había fijado en la imagen dijo “¡Ve a la Virgen!" Ambos quedaron atónitos observando que la imagen abría y cerraba los ojos como una persona viva.
 
Poco a poco comenzó a correrse la voz entre el resto de estudiantes. Uno de ellos comunicó el hecho al padre Andrés Roesh S.J., prefecto del colegio y a Luis Alberdi S.J., inspector. Este último dijo a Roesch: “Pero Padre, si esto es un prodigio”. El fenómeno duró cerca de 15 minutos.
 
 
 

El papa Francisco hizo un pedido especial para su estadía en Quito prevista para el mes de julio: tener un encuentro con la imagen de la Dolorosa en la que ocurrió el milagro de 1906, cuando la Virgen abrió y cerró los ojos ante estudiantes y profesores del colegio San Gabriel.

 

“El papa quiere ver el cuadro del milagro, él es muy devoto de la Virgen y quiere orar, ha dicho 'dedicaré un momento a rezarle'”, señala Federico Sanfeliu, sacerdote jesuita. 

 

Lea: (VIDEO) ESTE SERÍA EL RECORRIDO DEL PAPA FRANCISCO EN GUAYAQUIL Y QUITO

 

Sin embargo, aún no está confirmado el sitio donde Francisco estará con la imagen. 

 

La visita del sumo pontífice enciende el fervor de los católicos. En el monasterio del Carmen Alto de Quito se vive con gran expectativa la visita papal. El fray Liomer de la Cruz comenta cómo recibió la noticia de este acontecimiento: “Con una inmensa alegría como todo el pueblo cristiano por la presencia de Francisco que es un pastor con corazón de buen pastor y yo creo que para la Iglesia del Ecuador va a ser un momento de gracia, de despertar su fe”.

 

Liomer explica lo que significa para la iglesia Católica que el papa visite a nuestro país: “Es lo que significa para cualquier fiel de la comunidad cristiana, que es su pastor, su padre espiritual, pero sobre todo el regalo que el Espíritu Santo nos ha dado en esta época por la actitud libre y humilde de Francisco”.

 

Lea: CORREA SE REUNIRÁ CON EL PAPA PARA ULTIMAR DETALLES DE SU VISITA A ECUADOR

 

Josefina Torres madrugó a la iglesia para expresar su alegría por la anunciada venida de Francisco, ella anhela conocerlo y recibir su bendición: “Estoy muy contenta, muy emocionada y espero que se le de la calidez que los ecuatorianos tenemos”. 

 

Hasta el 6 de julio, el país entero espera con gran emoción este acontecimiento importante para los fieles católicos.

 

El milagro

En la noche del 20 de abril de 1906, en el antiguo edificio del Colegio San Gabriel, en las calles Benalcázar y Sucre, en el Centro Histórico de Quito, sucedió un hecho que cambiaría la vida de los estudiantes del colegio. Corrían las vacaciones de Semana Santa. Tan solo 35 estudiantes internos cenaban en el comedor. Eran las 8 de la noche. A la derecha de la mesa, en la pared estaba una litografía de la Virgen de los Dolores. Muy cerca de la imagen estaban Jaime Chávez, Carlos Hermann y Donoso.

 

Hermann de repente quedó pasmado. Observó que los párpados de la imagen se movían. En un primer momento creyó que lo visto era producto de su imaginación. Sin embargo, Chávez, quien también se había fijado en la imagen dijo “¡Ve a la Virgen!" Ambos quedaron atónitos observando que la imagen abría y cerraba los ojos como una persona viva.

 

Poco a poco comenzó a correrse la voz entre el resto de estudiantes. Uno de ellos comunicó el hecho al padre Andrés Roesh S.J., prefecto del colegio y a Luis Alberdi S.J., inspector. Este último dijo a Roesch: “Pero Padre, si esto es un prodigio”. El fenómeno duró cerca de 15 minutos.

 

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *