Inicio ·Hoy Soy · Artículo

Hoy soy: Conductora de tricimotos

Redacción

jzapata

|

Viernes 29 de Mayo de 2015 - 20:20
compártelo
  • Dallyana Passailaigue se convirtió por un día en conductora de tricimotos.
  • Dallyana Passailaigue se convirtió por un día en conductora de tricimotos.
  • Dallyana Passailaigue se convirtió por un día en conductora de tricimotos.
Dallyana Passailaigue se convirtió por un día en conductora de tricimotos. Dallyana Passailaigue se convirtió por un día en conductora de tricimotos. Dallyana Passailaigue se convirtió por un día en conductora de tricimotos. Dallyana Passailaigue se convirtió por un día en conductora de tricimotos.
En playas de Villamil existe el servicio de taxi, pero son motos que han sido ensambladas y convertidas en tricimotos. Dallyana acompañó a una mujer, viuda, que vive de este oficio y junto con ella fue por un día, conductora de tricimoto. 
 
Maribel Asencio es viuda, con 39 años y dos hijos, de 11 y 14. Todos los días los lleva al colegio en su medio de transporte y de supervivencia: su tricimoto.
 
Esta luchadora sale de su casa a las 6H30 de la mañana, $1 dólar a cada uno de sus hijos para que coman algo en el recreo y luego hace de transporte escolar a otros niños. A las 8, empieza su labor con el público. 
 
Maribel asumió este trabajo que era de su fallecido esposo, por necesidad, por sus hijos.
 
“Es un trabajo de hombre, es difícil, la gente piensa que uno pasea pero es rudo / yo sigo esto porque soy viuda”.
 
Luego de dar unas vueltas para familiarizarme con el vehículo, llegó mi turno.
 
La velocidad máxima permitida es 35 kilómetros por hora. solo pueden circular dentro del perímetro urbano. pude sentir la intensidad del zangoloteo producido por las calles irregulares.
 
Existe caos vehicular en Playas, entre tricimotos, bicicletas, comerciantes sobre ruedas, autos y buses. hay que estar muy atentos. La carrera cuesta 50 centavos de dólar, cualquiera que sea la distancia. el calor es sofocante pero el casco es obligatorio.
 
En el cantón general Villamil Playas existen 4 compañías a cargo de 87 tricimotos, 200 tricimotos circulan de forma ilegal. en medio de calles polvorientas, con huecos, con lodo, producto del invierno, los conductores se desplazan para cumplir con su trabajo.
 
Trabajo que se convierte en una doble carga para algunos.
 
“Es duro porque un padre hace mucha falta en todo, yo tengo que estar haciendo todo. tengo que llegar, hacer el trabajo de mamá. Yo llego es rendida a la casa”, asegura Maribel.
 
Hace dos años Maribel compró el tricimoto en 5.300 dólares, hoy lo sigue pagando. diariamente invierte 4 dólares en gasolina y gana un promedio de 25 dólares; de ahí saca "para todo".
 
Sus hijos son su motor. “Yo a ellos les inculco mucho que sigan adelante, que no se queden, porque si yo les falto se quedarían solos”.
 
A las 2 de la tarde, Maribel recoge a los niños en el colegio y los deja en casa; no regresará hasta las 7 de la noche. Espera con ansias ese momento para ocuparse de los trabajos que su familia más necesita: los de ama de casa y madre.
 

En playas de Villamil existe el servicio de taxi, pero son motos que han sido ensambladas y convertidas en tricimotos. Dallyana acompañó a una mujer, viuda, que vive de este oficio y junto con ella fue por un día, conductora de tricimoto. 

 

Maribel Asencio es viuda, con 39 años y dos hijos, de 11 y 14. Todos los días los lleva al colegio en su medio de transporte y de supervivencia: su tricimoto.

 

Esta luchadora sale de su casa a las 6H30 de la mañana, $1 dólar a cada uno de sus hijos para que coman algo en el recreo y luego hace de transporte escolar a otros niños. A las 8, empieza su labor con el público. 

 

Maribel asumió este trabajo que era de su fallecido esposo, por necesidad, por sus hijos.

 

“Es un trabajo de hombre, es difícil, la gente piensa que uno pasea pero es rudo / yo sigo esto porque soy viuda”.

 

Luego de dar unas vueltas para familiarizarme con el vehículo, llegó mi turno.

 

La velocidad máxima permitida es 35 kilómetros por hora. solo pueden circular dentro del perímetro urbano. pude sentir la intensidad del zangoloteo producido por las calles irregulares.

 

Existe caos vehicular en Playas, entre tricimotos, bicicletas, comerciantes sobre ruedas, autos y buses. hay que estar muy atentos. La carrera cuesta 50 centavos de dólar, cualquiera que sea la distancia. el calor es sofocante pero el casco es obligatorio.

 

En el cantón general Villamil Playas existen 4 compañías a cargo de 87 tricimotos, 200 tricimotos circulan de forma ilegal. en medio de calles polvorientas, con huecos, con lodo, producto del invierno, los conductores se desplazan para cumplir con su trabajo.

 

Trabajo que se convierte en una doble carga para algunos.

 

“Es duro porque un padre hace mucha falta en todo, yo tengo que estar haciendo todo. tengo que llegar, hacer el trabajo de mamá. Yo llego es rendida a la casa”, asegura Maribel.

 

Hace dos años Maribel compró el tricimoto en 5.300 dólares, hoy lo sigue pagando. diariamente invierte 4 dólares en gasolina y gana un promedio de 25 dólares; de ahí saca "para todo".

 

Sus hijos son su motor. “Yo a ellos les inculco mucho que sigan adelante, que no se queden, porque si yo les falto se quedarían solos”.

 

A las 2 de la tarde, Maribel recoge a los niños en el colegio y los deja en casa; no regresará hasta las 7 de la noche. Espera con ansias ese momento para ocuparse de los trabajos que su familia más necesita: los de ama de casa y madre.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos