Inicio ·Entretenimiento · Artículo

La forma del pie que define tu personalidad

Redacción

tmenendez

|

Viernes 26 de Junio de 2015 - 13:49
compártelo
Pese a que todo el mundo tiene una forma de pensar y de actuar distinta, existe una clasificación que agrupa a las personas en cuatro tipos de personalidad diferentes, dependiendo de la forma de su pie.
 
Por increíble que parezca, las personas que tienen el pie con unas características similares, tienden a tener en común algunos aspectos en su personalidad.
 
Estos tipos de pie son: cuadrado, griego, común -también llamado romano- y el pie afilado. 
 
4 formas del pie que definen tu personalidad
 
 
El pie cuadrado
 
Lo que pretende decir esta clasificación con este nombre es que todos los extremos de los dedos están alineados y el pie forma un cuadrado. Las personas que tienen este tipo de pie tienen todos los dedos más o menos con la misma longitud, aunque siempre el meñique será más pequeño. Aun así, no habrá grandes abismos entre un dedo y el siguiente.
 
La principal característica de aquellos que tengan un pie así es que son personas muy analíticas y nunca se dejan llevar por sus impulsos, poque siempre piensan bien las cosas antes de tomar una decisión. Además, son personas en las que se puede confiar y que siempre terminan aquello que empiezan o se proponen.
 
El pie griego
 
Este tipo de pie es el menos convencional, ya que el dedo índice es el más largo, formando un triángulo junto al dedo gordo y al corazón. Las personas que tienen este tipo de pie suelen quejarse de su apariencia.
 
Las personas con este tipo de pie suelen ser muy activas y dinámicas, tanto que son capaces de contagiar su entusiasmo a las personas que le rodean. Pero, cuidado, porque esa incansable actividad a veces puedes provocarles altos grados de estrés.
 
El pie común o romano
 
Se le llama pie común porque es el tipo de pie más extendido en el mundo. Será por ello que no todas las personas con este modelo de pie coinciden en personalidad a las características del pie romano. Se caracteriza porque sus dedos van en riguroso orden, siendo el pulgar el más largo y el meñique el más pequeño.
 
Las personas con pie romano suelen tener un carácter aventurero, que les gusta aprender cosas nuevas, conocer lugares nuevos y son muy viajeros. Este tipo de personas tiende a ser más extrovertida y sociable, aunque pueden llegar a ser muy orgullosos.
 
El pie afilado
 
La característica principal de este tipo de pie es que todos los dedos están muy juntos y apretados, incluso a veces unos encima de otros. Este tipo de pie es un poco delicado, algo que también influye en la personalidad de las personas que lo poseen.
 
Aquellas personas que tienen este pie son bastante soñadoras y les gusta mantener su vida lo más privada posible. Esto hace que sean personas llenas de secretos y misterios por descubrir.
 

Pese a que todo el mundo tiene una forma de pensar y de actuar distinta, existe una clasificación que agrupa a las personas en cuatro tipos de personalidad diferentes, dependiendo de la forma de su pie.

 

Por increíble que parezca, las personas que tienen el pie con unas características similares, tienden a tener en común algunos aspectos en su personalidad.

 

Estos tipos de pie son: cuadrado, griego, común -también llamado romano- y el pie afilado. 

 

4 formas del pie que definen tu personalidad

 

 

El pie cuadrado

 

Lo que pretende decir esta clasificación con este nombre es que todos los extremos de los dedos están alineados y el pie forma un cuadrado. Las personas que tienen este tipo de pie tienen todos los dedos más o menos con la misma longitud, aunque siempre el meñique será más pequeño. Aun así, no habrá grandes abismos entre un dedo y el siguiente.

 

La principal característica de aquellos que tengan un pie así es que son personas muy analíticas y nunca se dejan llevar por sus impulsos, poque siempre piensan bien las cosas antes de tomar una decisión. Además, son personas en las que se puede confiar y que siempre terminan aquello que empiezan o se proponen.

 

El pie griego

 

Este tipo de pie es el menos convencional, ya que el dedo índice es el más largo, formando un triángulo junto al dedo gordo y al corazón. Las personas que tienen este tipo de pie suelen quejarse de su apariencia.

 

Las personas con este tipo de pie suelen ser muy activas y dinámicas, tanto que son capaces de contagiar su entusiasmo a las personas que le rodean. Pero, cuidado, porque esa incansable actividad a veces puedes provocarles altos grados de estrés.

 

El pie común o romano

 

Se le llama pie común porque es el tipo de pie más extendido en el mundo. Será por ello que no todas las personas con este modelo de pie coinciden en personalidad a las características del pie romano. Se caracteriza porque sus dedos van en riguroso orden, siendo el pulgar el más largo y el meñique el más pequeño.

 

Las personas con pie romano suelen tener un carácter aventurero, que les gusta aprender cosas nuevas, conocer lugares nuevos y son muy viajeros. Este tipo de personas tiende a ser más extrovertida y sociable, aunque pueden llegar a ser muy orgullosos.

 

El pie afilado

 

La característica principal de este tipo de pie es que todos los dedos están muy juntos y apretados, incluso a veces unos encima de otros. Este tipo de pie es un poco delicado, algo que también influye en la personalidad de las personas que lo poseen.

 

Aquellas personas que tienen este pie son bastante soñadoras y les gusta mantener su vida lo más privada posible. Esto hace que sean personas llenas de secretos y misterios por descubrir.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos