Inicio ·Entretenimiento · Artículo

¿Cómo eres según tu forma de dormir?

Redacción

tmenendez

|

Martes 21 de Abril de 2015 - 14:14
compártelo
Se puede saber muchísimo sobre la personalidad de cada persona según la postura que tiene cuando duerme porque el lenguaje corporal está presente en cada momento del día. Según un estudio realizado por el Servicio de Consejo y Asesoramiento para el Sueño, estas son las maneras más comunes de dormir que denotan cómo somos.
 
1. Posición de estrella de mar
 
Cómo eres según tu forma de dormir
 
Estas personas se ponen con los brazos hacia los lados o hacia atrás sobre la almohada y con el cuerpo recto. Suelen ser muy buenos oyentes con los problemas de los demás, lo que les hace tener la cualidad de ser mejores amigos. Son muy serviciales y empáticos, sea quien sea la persona, pues no guardan rencor en su interior, aunque les gusta ser el centro de atención. Solo un 5% de los que participaron en la investigación dormía de esta manera.
 
2. Posición fetal
 
 
Todas las personas que duermen echando de menos sus primeros meses de vida dentro del vientre de su madre son extremadamente sensibles, aunque aparentan una imagen de dureza y fortaleza que les hacen ser muy complicadas y difíciles. Son muy tímidos al principio porque después de relajarse en las situaciones se vuelven muy abiertos y simpáticos. Son muy amables y cariñosos cuando tienen confianza, pero tienen mucho miedo a que les hagan daño.
 
Es la postura más frecuente de la gente, según el estudio, con un 41% de los encuestados que la escogieron, más mujeres que hombres.
 
3. Posición tronco
 
 
Se duerme muy estirado, con los dos brazos pegados al cuerpo y la espalda bien recta. Las personas que duermen así suelen ser muy extrovertidas y desinhibidas ante cualquier situación, ya que no tienen ningún problema en mostrarse tal y como son. Son muy sociables y se comportan de una manera muy natural, por lo que suelen caer bien a todo el mundo. Son capaces de interactuar y trabajar con varias personas en un grupo y son muy confiados, aspecto un poco negativo porque, al ser tan inocentes, pueden estar expuestos a que se aprovechen de ellos. Un 15% de las personas encuestadas en la investigación dormía así.
 
4. Posición del melancólico o del orador
 
 
Esta postura tan extraña es muy común entre las personas y consiste en tener los brazos extendidos con la espalda recta y las piernas algo dobladas hacia delante. Las personas que duermen así tienen una personalidad muy completa, según el estudio, porque son muy sociables y extrovertidos pero, a la vez, no tan confiados con los demás, sospechando siempre y adoptando actitudes un poco cínicas y, en ocasiones, maliciosa. Son los típicos 'cabezones' que no atienen a otra razón que no sea la suya y no, no cambian jamás de opinión. Son buenos amigos, a pesar de todo. Un 13% de los participantes en la encuesta durmió así.
 
 
 
 
5. Posición soldado
 
 
Es la postura más saludable para todas las personas porque así es cómo la espalda no sufre casi nada y el cuello se mantiene relajado. Si duermen con la boca arriba, con las piernas un poco separadas y los brazos estirados, es que son muy reservadas, siempre calladitos y llevando una vida de lo más pausada y rutinaria posible. La discreción forma parte de ellos porque hacen que su vida se mantenga siempre al margen de los demás, así nunca se sabe nada de ellos, aunque son muy familiares. Son personas muy exigentes consigo mismas y se ponen metas muy altas que cumplen siempre. Solo un 8% de las personas duerme de esta manera.
 
 
6. Posición boca abajo o 'caída libre'
 
 
Es una postura malísima para dormir porque la columna vertebral se encuentra desalineada y se genera una gran presión en la zona lumbar, además de que provoca molestias cervicales y dolores de estómago. Las personas que duermen de esta forma son muy sociables, rozando tanto la intensidad que se las puede considerar descaradas a veces. Llevan fatal el que alguien les diga cómo tienen que hacer las cosas, o qué es lo que tienen que hacer, ni si quiera en el trabajo, por lo que tampoco aceptarán las críticas por la seguridad que tienen en sí mismas. Solo un 7% de los encuestados dormía así.
 
 
7. Posición 'cara tapada'
 
 
Esta posición no es de las más comunes y tampoco se estudió anteriormente citado, pero se puede decir que son muchos los bebés que se tapan la cara a la hora del sueño, algo muy negativo para su descanso y desarrollo. También los adultos suelen ponerse la almohada encima de la cara, y esto es muy perjudicial para la salud porque aumenta la concentración de dióxido de carbono y baja la del oxígeno, dejando al cerebro expuesto. Esta postura se suele relacionar con el miedo que sienten las personas que no son seguras de sí mismas ante cualquier situación.
 
8. Posiciones variables
 
 
No todas las personas duermen de la misma postura durante toda la noche e, incluso, algunas no son capaces de acordarse de cómo han dormido. Aunque hay muchísimas posturas, las más comunes y saludables son las seis primeras citadas. Un 5% de los encuestados admitió que tenían una postura distinta siempre, mientras que un 6% dijo no acordarse de cómo dormían habitualmente.
 
La posición soldado y la de estrella de mar son las mejores para los que padecen problemas de roncar, reduciendo la posibilidad de que pase, aunque pueden provocar reflujo estomacal y sensación de falta de sueño. Sin embargo, la fetal, la del tronco y la del orador son las mejores para el corazón y órganos vitales, recomendándose que se adopte del lado derecho.
 
 
 
 
 

Se puede saber muchísimo sobre la personalidad de cada persona según la postura que tiene cuando duerme porque el lenguaje corporal está presente en cada momento del día. Según un estudio realizado por el Servicio de Consejo y Asesoramiento para el Sueño, estas son las maneras más comunes de dormir que denotan cómo somos.

 

1. Posición de estrella de mar

 

Cómo eres según tu forma de dormir

 

Estas personas se ponen con los brazos hacia los lados o hacia atrás sobre la almohada y con el cuerpo recto. Suelen ser muy buenos oyentes con los problemas de los demás, lo que les hace tener la cualidad de ser mejores amigos. Son muy serviciales y empáticos, sea quien sea la persona, pues no guardan rencor en su interior, aunque les gusta ser el centro de atención. Solo un 5% de los que participaron en la investigación dormía de esta manera.

 

2. Posición fetal

 

 

Todas las personas que duermen echando de menos sus primeros meses de vida dentro del vientre de su madre son extremadamente sensibles, aunque aparentan una imagen de dureza y fortaleza que les hacen ser muy complicadas y difíciles. Son muy tímidos al principio porque después de relajarse en las situaciones se vuelven muy abiertos y simpáticos. Son muy amables y cariñosos cuando tienen confianza, pero tienen mucho miedo a que les hagan daño.

 

Es la postura más frecuente de la gente, según el estudio, con un 41% de los encuestados que la escogieron, más mujeres que hombres.

 

3. Posición tronco

 

 

Se duerme muy estirado, con los dos brazos pegados al cuerpo y la espalda bien recta. Las personas que duermen así suelen ser muy extrovertidas y desinhibidas ante cualquier situación, ya que no tienen ningún problema en mostrarse tal y como son. Son muy sociables y se comportan de una manera muy natural, por lo que suelen caer bien a todo el mundo. Son capaces de interactuar y trabajar con varias personas en un grupo y son muy confiados, aspecto un poco negativo porque, al ser tan inocentes, pueden estar expuestos a que se aprovechen de ellos. Un 15% de las personas encuestadas en la investigación dormía así.

 

4. Posición del melancólico o del orador

 

 

Esta postura tan extraña es muy común entre las personas y consiste en tener los brazos extendidos con la espalda recta y las piernas algo dobladas hacia delante. Las personas que duermen así tienen una personalidad muy completa, según el estudio, porque son muy sociables y extrovertidos pero, a la vez, no tan confiados con los demás, sospechando siempre y adoptando actitudes un poco cínicas y, en ocasiones, maliciosa. Son los típicos 'cabezones' que no atienen a otra razón que no sea la suya y no, no cambian jamás de opinión. Son buenos amigos, a pesar de todo. Un 13% de los participantes en la encuesta durmió así.

 

 

¿CUÁNTAS HORAS NECESITAMOS DORMIR SEGÚN NUESTRA EDAD?

 

 

5. Posición soldado

 

 

Es la postura más saludable para todas las personas porque así es cómo la espalda no sufre casi nada y el cuello se mantiene relajado. Si duermen con la boca arriba, con las piernas un poco separadas y los brazos estirados, es que son muy reservadas, siempre calladitos y llevando una vida de lo más pausada y rutinaria posible. La discreción forma parte de ellos porque hacen que su vida se mantenga siempre al margen de los demás, así nunca se sabe nada de ellos, aunque son muy familiares. Son personas muy exigentes consigo mismas y se ponen metas muy altas que cumplen siempre. Solo un 8% de las personas duerme de esta manera.

 

 

6. Posición boca abajo o 'caída libre'

 

 

Es una postura malísima para dormir porque la columna vertebral se encuentra desalineada y se genera una gran presión en la zona lumbar, además de que provoca molestias cervicales y dolores de estómago. Las personas que duermen de esta forma son muy sociables, rozando tanto la intensidad que se las puede considerar descaradas a veces. Llevan fatal el que alguien les diga cómo tienen que hacer las cosas, o qué es lo que tienen que hacer, ni si quiera en el trabajo, por lo que tampoco aceptarán las críticas por la seguridad que tienen en sí mismas. Solo un 7% de los encuestados dormía así.

 

 

7. Posición 'cara tapada'

 

 

Esta posición no es de las más comunes y tampoco se estudió anteriormente citado, pero se puede decir que son muchos los bebés que se tapan la cara a la hora del sueño, algo muy negativo para su descanso y desarrollo. También los adultos suelen ponerse la almohada encima de la cara, y esto es muy perjudicial para la salud porque aumenta la concentración de dióxido de carbono y baja la del oxígeno, dejando al cerebro expuesto. Esta postura se suele relacionar con el miedo que sienten las personas que no son seguras de sí mismas ante cualquier situación.

 

8. Posiciones variables

 

 

No todas las personas duermen de la misma postura durante toda la noche e, incluso, algunas no son capaces de acordarse de cómo han dormido. Aunque hay muchísimas posturas, las más comunes y saludables son las seis primeras citadas. Un 5% de los encuestados admitió que tenían una postura distinta siempre, mientras que un 6% dijo no acordarse de cómo dormían habitualmente.

 

La posición soldado y la de estrella de mar son las mejores para los que padecen problemas de roncar, reduciendo la posibilidad de que pase, aunque pueden provocar reflujo estomacal y sensación de falta de sueño. Sin embargo, la fetal, la del tronco y la del orador son las mejores para el corazón y órganos vitales, recomendándose que se adopte del lado derecho.

 

DESCUBRE CÓMO DORMIR A UN BEBÉ EN MENOS DE UN MINUTO

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos