Inicio ·Entretenimiento · Artículo

Las increíbles similitudes entre "El Clon" y "Las Mil y Una Noches"

Redacción

gpinasco

|

Lunes 30 de Marzo de 2015 - 17:05
compártelo
  • A pesar de que ambas historias fueron concebidas en países diferentes, pensadas, en principio, para públicos distintos, tienen muchas cosas en común.
A pesar de que ambas historias fueron concebidas en países diferentes, pensadas, en principio, para públicos distintos, tienen muchas cosas en común.
Desde su estreno ha dado la vuelta al mundo llegando incluso hasta a Latinoamerica, el continente de las telenovelas. "Las Mil y Una Noches" es un fenómeno sin duda, pero ¿cuál es el motivo del éxito? Su historia, su cultura y hasta la historia de amor dentro de cámaras y fuera, ya que los protagonistas se enamoraron durante las grabaciónes.
 
 
Pero "Las Mil y Una Noches" no fue la primera novela que giró en torno al mundo árabe y que, más tarde, triunfó en Ecuador y otros países de América Latina. Quizás los más memoriosos recuerden otro gran éxito de la pantalla chica: "El Clon", la superproducción brasilera que por los años 2001-2002, se apoderó del público.
 
Y a pesar de que ambas historias fueron concebidas en países diferentes, pensadas, en principio, para públicos distintos, tienen muchas cosas en común. El portal digital argentino de El Trece tv realizó una lista de aspectos que ambas telenovelas comparten.  
 
 
1. Enamorados en la ficción y en la realidad
Todos hablan de la historia de amor de Onur y Sherazade, un romance que traspasa las fronteras de la pantalla chica, que no se limita a los estudios de grabación. Es que Bergüzar Korel (Sherazade) y Halit Ergenç (Onur) se enamoraron en el set, rompieron con sus parejas de entonces y, a pesar de las críticas y los prejuicios, se jugaron por su verdadero amor. Hoy siguen casados y, fruto de la relación, nació el primer y, hasta ahora, único hijo de la pareja: Alí.
 
 
 
De este lado del océano, en tierras cariocas, ocurrió lo mismo. Corrían los 2000 y Murilo Benicio era el galán brasileño de moda. Por eso no resultó extraño que fuera elegido para protagonizar la gran apuesta de Rede O´Globo: El Clon. Allí conoció a quien sería su pareja en la ficción (también morena y de mirada intrigante), la bella Giovanna Antonelli. Y tanto en la ficción como en la realidad, el flechazo fue inmediato. Fue así como Murilo rompió con su novia de entonces, la actriz Carolina Ferraz y apostó a su nuevo romance. En 2005 nació Pietro, el primer hijo de la pareja. Luego de cinco años de relación, Murilo y Giovanna se separaron. Al parecer, él era demasiado celoso.
 
2- La mágica atracción de la cultura árabe
Lo desconocido siempre nos llama la atención, nos atrae, nos cautiva, nos seduce... La cultura árabe, sus leyendas, su literatura, su música narcótica, sus hombres rudos, sus mujeres sensuales y misteriosas son un anzuelo para el espectador latinoamericano. Esta es otra de las coincidencias entre Las mil y una noches y El Clon.
 
Mientras que la novela turca muestra una faceta más urbana de la cultura árabe (está ambientada en Estambul), deja en evidencia la fuerza de las tradiciones que aún marcan a fuego la vida cotidiana; mientras que la brasilera (que transcurre en Marruecos) se remite a una imagen mucho más clásica: odaliscas, matrimonios acordados por las familias y rituales tradicionales.
 
 
 
3- El coquteo con el machismo
Burhan, con sus aires de padre todopoderoso, Onur, que dice despreciar a las mujeres, a quienes trata como si fueran de una condición inferior y Kerem, que por encontrar el amor verdadero en la mujer prohibida usa a cuanta enamorada se le cruza en el camino y luego la aparta de su vida sin explicaciones, son algunos de los "machistas" empedernidos de Las mil y una noches, pero no son los únicos.
 
El Clon también tiene dos importantes exponentes del machismo extremo: Said, el comerciante de telas que termina por convertirse en el primer marido (a la fuerza) de Jade y el tío Alí, quien juzga (y castiga) constantemente el comportamiento de la protagonista, obligándola a cubrirse el cuerpo por completo, a agachar la cabeza frente a los hombres, a no opinar sin permiso, a no bailar si no es para su marido.
En ambas ficciones, el rol de la mujer, su lugar en la sociedad, sus posibilidades de triunfar en un mundo, en apariencia, dominado por hombres son temáticas recurrentes.
 
4- Éxito en el mundo
Las mil y una noches causó sensación en su paíse de origen. Pero el fenómeno se propagó, trascendió fronteras, enfrentó culturas y conquistó públicos completamente diferentes entre sí.
 
El Clon fue emitida en Brasil, Ecuador, Puerto Rico, Bulgaria, México, Estados Unidos, Argentina, Colombia, Venezuela, Chile, Bolivia, Perú, Paraguay, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Nicaragua, República Dominicana, España, Rumania, Macedonia, Polonia, Serbia, Azerbaiyán, Armenia, Slovenia y Uruguay. Además, se hicieron versiones locales en Colombia y México, entre otros.
 
Por su parte, Las mil y una noches cuenta con emisiones en Turquía, Argentina, Chile, Colombia, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, República Checa, Croacia, Montenegro, Hungría, Macedonia, Serbia, Slovakia,  Ucrania, Grecia, Kosovo, Perú, Paraguay, Brasil, Estados Unidos, Uruguay, Ecuador y Alemania.
 
5- Éxito de audiencia
Lo dijo Alí Kemal en una entrevista para El diario de Mariana: durante las tres temporadas que estuvo al aire en Turquía, Las mil y una noches alcanzó un promedio de 60 puntos de rating, consagrándose como el programa más visto en aquel país.
 
Pero no solo en la tierra natal de Sherazadese produjo el éxito: desde marzo de 2014, en Chile lideró el rating en el horario central, otro tanto ocurrió en Paraguay, en Colombia y, por supuesto, el fenómeno se replica en Argentina.
 
En Brasil, El Clon logró un rating promedio de 48 puntos, lo que supone un alcance de 49 millones de personas por día. En Argentina, incluso en sus emisiones de los sábados, logró un promedio de alrededor de 20 puntos de rating por capítulo.
 
6- Problemáticas sociales
El Clon revolucionó la televisión mundial al poner sobre la mesa un debate de total actualidad para la época: la clonación humana. Pero, además, expuso los choques culturales, las diferencias sociales y la drogadicción.
 
Las mil y una noches también sigue esa línea. Sorprendió al dar el puntapié inicial planteando un dilema moral que caló hondo en las mujeres: ¿Qué serías capaz de hacer para salvarle la vida a tu hijo? Pero también entrecruza con la historia de amor otras problemáticas como la trata de personas y el estrés posparto y la corrupción.
 
Dos éxitos, dos historias de amor, dos fenómenos que marcaron para siempre la telenovela de todos los tiempos.
 

Desde su estreno ha dado la vuelta al mundo llegando incluso hasta a Latinoamerica, el continente de las telenovelas. "Las Mil y Una Noches" es un fenómeno sin duda, pero ¿cuál es el motivo del éxito? Su historia, su cultura y hasta la historia de amor dentro de cámaras y fuera, ya que los protagonistas se enamoraron durante las grabaciónes.

 

Lea: 'Jade' y 'Lucas' regresan con una nueva historia de amor

 

Pero "Las Mil y Una Noches" no fue la primera novela que giró en torno al mundo árabe y que, más tarde, triunfó en Ecuador y otros países de América Latina. Quizás los más memoriosos recuerden otro gran éxito de la pantalla chica: "El Clon", la superproducción brasilera que por los años 2001-2002, se apoderó del público.

 

Y a pesar de que ambas historias fueron concebidas en países diferentes, pensadas, en principio, para públicos distintos, tienen muchas cosas en común. El portal digital argentino de El Trece tv realizó una lista de aspectos que ambas telenovelas comparten.  

 

Lea: Los actores detrás de los personajes de “Las 1001 Noches”

 

1. Enamorados en la ficción y en la realidad

Todos hablan de la historia de amor de Onur y Sherazade, un romance que traspasa las fronteras de la pantalla chica, que no se limita a los estudios de grabación. Es que Bergüzar Korel (Sherazade) y Halit Ergenç (Onur) se enamoraron en el set, rompieron con sus parejas de entonces y, a pesar de las críticas y los prejuicios, se jugaron por su verdadero amor. Hoy siguen casados y, fruto de la relación, nació el primer y, hasta ahora, único hijo de la pareja: Alí.

 

 

 

De este lado del océano, en tierras cariocas, ocurrió lo mismo. Corrían los 2000 y Murilo Benicio era el galán brasileño de moda. Por eso no resultó extraño que fuera elegido para protagonizar la gran apuesta de Rede O´Globo: El Clon. Allí conoció a quien sería su pareja en la ficción (también morena y de mirada intrigante), la bella Giovanna Antonelli. Y tanto en la ficción como en la realidad, el flechazo fue inmediato. Fue así como Murilo rompió con su novia de entonces, la actriz Carolina Ferraz y apostó a su nuevo romance. En 2005 nació Pietro, el primer hijo de la pareja. Luego de cinco años de relación, Murilo y Giovanna se separaron. Al parecer, él era demasiado celoso.

 

2- La mágica atracción de la cultura árabe

Lo desconocido siempre nos llama la atención, nos atrae, nos cautiva, nos seduce... La cultura árabe, sus leyendas, su literatura, su música narcótica, sus hombres rudos, sus mujeres sensuales y misteriosas son un anzuelo para el espectador latinoamericano. Esta es otra de las coincidencias entre Las mil y una noches y El Clon.

 

Mientras que la novela turca muestra una faceta más urbana de la cultura árabe (está ambientada en Estambul), deja en evidencia la fuerza de las tradiciones que aún marcan a fuego la vida cotidiana; mientras que la brasilera (que transcurre en Marruecos) se remite a una imagen mucho más clásica: odaliscas, matrimonios acordados por las familias y rituales tradicionales.

 

 

 

3- El coquteo con el machismo

Burhan, con sus aires de padre todopoderoso, Onur, que dice despreciar a las mujeres, a quienes trata como si fueran de una condición inferior y Kerem, que por encontrar el amor verdadero en la mujer prohibida usa a cuanta enamorada se le cruza en el camino y luego la aparta de su vida sin explicaciones, son algunos de los "machistas" empedernidos de Las mil y una noches, pero no son los únicos.

 

El Clon también tiene dos importantes exponentes del machismo extremo: Said, el comerciante de telas que termina por convertirse en el primer marido (a la fuerza) de Jade y el tío Alí, quien juzga (y castiga) constantemente el comportamiento de la protagonista, obligándola a cubrirse el cuerpo por completo, a agachar la cabeza frente a los hombres, a no opinar sin permiso, a no bailar si no es para su marido.

En ambas ficciones, el rol de la mujer, su lugar en la sociedad, sus posibilidades de triunfar en un mundo, en apariencia, dominado por hombres son temáticas recurrentes.

 

4- Éxito en el mundo

Las mil y una noches causó sensación en su paíse de origen. Pero el fenómeno se propagó, trascendió fronteras, enfrentó culturas y conquistó públicos completamente diferentes entre sí.

 

El Clon fue emitida en Brasil, Ecuador, Puerto Rico, Bulgaria, México, Estados Unidos, Argentina, Colombia, Venezuela, Chile, Bolivia, Perú, Paraguay, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Nicaragua, República Dominicana, España, Rumania, Macedonia, Polonia, Serbia, Azerbaiyán, Armenia, Slovenia y Uruguay. Además, se hicieron versiones locales en Colombia y México, entre otros.

 

Por su parte, Las mil y una noches cuenta con emisiones en Turquía, Argentina, Chile, Colombia, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, República Checa, Croacia, Montenegro, Hungría, Macedonia, Serbia, Slovakia,  Ucrania, Grecia, Kosovo, Perú, Paraguay, Brasil, Estados Unidos, Uruguay, Ecuador y Alemania.

 

5- Éxito de audiencia

Lo dijo Alí Kemal en una entrevista para El diario de Mariana: durante las tres temporadas que estuvo al aire en Turquía, Las mil y una noches alcanzó un promedio de 60 puntos de rating, consagrándose como el programa más visto en aquel país.

 

Pero no solo en la tierra natal de Sherazadese produjo el éxito: desde marzo de 2014, en Chile lideró el rating en el horario central, otro tanto ocurrió en Paraguay, en Colombia y, por supuesto, el fenómeno se replica en Argentina.

 

En Brasil, El Clon logró un rating promedio de 48 puntos, lo que supone un alcance de 49 millones de personas por día. En Argentina, incluso en sus emisiones de los sábados, logró un promedio de alrededor de 20 puntos de rating por capítulo.

 

6- Problemáticas sociales

El Clon revolucionó la televisión mundial al poner sobre la mesa un debate de total actualidad para la época: la clonación humana. Pero, además, expuso los choques culturales, las diferencias sociales y la drogadicción.

 

Las mil y una noches también sigue esa línea. Sorprendió al dar el puntapié inicial planteando un dilema moral que caló hondo en las mujeres: ¿Qué serías capaz de hacer para salvarle la vida a tu hijo? Pero también entrecruza con la historia de amor otras problemáticas como la trata de personas y el estrés posparto y la corrupción.

 

Dos éxitos, dos historias de amor, dos fenómenos que marcaron para siempre la telenovela de todos los tiempos.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos