Inicio ·Entretenimiento · Artículo

Insidious 3: La maldición de las precuelas

Redacción

mguaman

|

Miércoles 17 de Junio de 2015 - 9:44
compártelo
  • Uno de los fuertes de la saga residía en el tratamiento de las relaciones familiares, aspecto que dotaba de consistencia a los personajes.
Uno de los fuertes de la saga residía en el tratamiento de las relaciones familiares, aspecto que dotaba de consistencia a los personajes.
Artículo de opinión
 
El terror vuelve a nuestras salas de cine con “Insidious: Capítulo 3” (La Noche del Demonio 3), la nueva entrega de otra de las sagas “terroríficas” creadas por James Wan.
 
 
Al leer “Capítulo 3”, podemos caer fácilmente en la ilusión de que estamos ante una continuación, que nos permitirá seguir con la historia de los Lambert (Patrick Wilson y Rose Byrne) que originaron buenas dosis de susto en “Insidious: Capítulo 1 y 2”. Sin embargo, estamos ante una precuela, es decir una historia que nos contará hechos ocurridos antes del Capítulo 1, vendiéndonos la idea de que veremos algo totalmente nuevo.
 
El Director del Capítulo 3 es Leigh Whannell, quien fuera guionista principal de las dos entregas de la saga. Mr. Whannell trabajó con Mr. Wan desde aquel lejano cortometraje llamado “Saw” (2003), que dio inicio a la rentable saga de “Juegos Macabros” poniendo el nombre de James Wan en un sitio importante del cine de terror de los últimos tiempos, dando lugar a que actualmente dirija megaproyectos como “Rápidos y furiosos 7” y la futura película de “Aquaman” y “Robotech”.
 
Todo parecía indicar que era el momento de que Mr. Whannell dé el salto a la dirección y con “Insidious: Capítulo 3”, parecía ser su oportunidad; pero no la aprovechó, porque sigue bajo la sombra de Wan, utilizando los mismos recursos narrativos y efectos tanto visuales como sonoros que buscan asustar, sin mucho argumento a los espectadores. 
 
 
Hay un aspecto importante en cuanto a una crítica/recomendación que me gusta resaltar y es esa delgada línea de los detalles relacionados a hechos de la trama o personajes, que al describirlos pueden quitar todo elemento sorpresa a una película y perjudicar al público;  por ello, el detalle de quienes generan los tormentos a los protagonistas de “Insidious 3”, lo reservo al espectador.
 
Este insidioso capítulo nos traslada al pasado para ser testigos de cómo Elise Rainier (Lin Shaye) acepta recurrir una vez más a su don de contactar con los muertos para ayudar a Quinn Brenner (Stefanie Scott), una adolescente, acosada por un peligroso ente sobrenatural. Esta premisa podría resultar interesante si abordara nuevas matices del enigmático mundo “Del más allá” (The Further), aquel oscuro lugar donde residen los demonios y almas torturadas, que aportó con algo de frescura al trillado argumento de posesiones y fantasmas que cierran puertas; sin embargo lo que observamos es más de lo mismo, perdiendo la oportunidad de desarrollar nuevas ideas.
 
Uno de los fuertes de la saga residía en el tratamiento de las relaciones familiares, aspecto que dotaba de consistencia a los personajes, algo de lo que carecen la mayor parte de las producciones relacionadas al terror; pero es justamente en este detalle que el Capítulo 3 falla, debido a que no existe solidez entre las tramas, cayendo en tópicos y narraciones lineales.
 
En cuanto a las actuaciones, se destaca el trabajo de Lin Shaye, como la médium Elise, a pesar de que ya la conocemos y sabemos su destino, constituye el personaje mejor construido del relato, debido a que podemos entender cómo estas vivencias marcaron su forma de afrontar los peligros “Del más allá”; además se aborda el detalle de cómo llegó a colaborar con Tucker y Specs (interpretado por el propio Whannell), carismáticos investigadores de lo paranormal, que parecen miembros de la banda de Scooby-Doo. Junto con la actuación de Ms. Shaye, otro detalle que se destaca es el trabajo de Brian Pearson, Director de Fotografía, quien logra equilibrar los efectos de luz y oscuridad que permiten diferenciar los mundos que se superponen, nuestra realidad y las inmersiones al “Más Allá”, un claro ejemplo es el excelente plano del faro llevado por Elise, perdiéndose en la oscuridad.
 
Para quienes busquen divertirse con amigos y disfrutar de las reacciones que pueden generar los sustos producidos por una película de terror sin mayores pretensiones, tienen en “Insidious: Capítulo 3”, una buena opción para pasar el rato; sin embargo, no la recomiendo para quienes tengan la esperanza de encontrar algo memorable. Esperemos que James Wan retome en algún momento el rumbo de “Insidious”, de lo contrario estaremos nuevamente ante una franquicia guiada solo por el objetivo de conseguir dinero fácil.
 
 
Por: Jorge Tigrero
 

 

Artículo de opinión

 

El terror vuelve a nuestras salas de cine con “Insidious: Capítulo 3” (La Noche del Demonio 3), la nueva entrega de otra de las sagas “terroríficas” creadas por James Wan.

 

 

Al leer “Capítulo 3”, podemos caer fácilmente en la ilusión de que estamos ante una continuación, que nos permitirá seguir con la historia de los Lambert (Patrick Wilson y Rose Byrne) que originaron buenas dosis de susto en “Insidious: Capítulo 1 y 2”. Sin embargo, estamos ante una precuela, es decir una historia que nos contará hechos ocurridos antes del Capítulo 1, vendiéndonos la idea de que veremos algo totalmente nuevo.

 

El Director del Capítulo 3 es Leigh Whannell, quien fuera guionista principal de las dos entregas de la saga. Mr. Whannell trabajó con Mr. Wan desde aquel lejano cortometraje llamado “Saw” (2003), que dio inicio a la rentable saga de “Juegos Macabros” poniendo el nombre de James Wan en un sitio importante del cine de terror de los últimos tiempos, dando lugar a que actualmente dirija megaproyectos como “Rápidos y furiosos 7” y la futura película de “Aquaman” y “Robotech”.

 

Todo parecía indicar que era el momento de que Mr. Whannell dé el salto a la dirección y con “Insidious: Capítulo 3”, parecía ser su oportunidad; pero no la aprovechó, porque sigue bajo la sombra de Wan, utilizando los mismos recursos narrativos y efectos tanto visuales como sonoros que buscan asustar, sin mucho argumento a los espectadores. 

 

 

Hay un aspecto importante en cuanto a una crítica/recomendación que me gusta resaltar y es esa delgada línea de los detalles relacionados a hechos de la trama o personajes, que al describirlos pueden quitar todo elemento sorpresa a una película y perjudicar al público;  por ello, el detalle de quienes generan los tormentos a los protagonistas de “Insidious 3”, lo reservo al espectador.

 

Este insidioso capítulo nos traslada al pasado para ser testigos de cómo Elise Rainier (Lin Shaye) acepta recurrir una vez más a su don de contactar con los muertos para ayudar a Quinn Brenner (Stefanie Scott), una adolescente, acosada por un peligroso ente sobrenatural. Esta premisa podría resultar interesante si abordara nuevas matices del enigmático mundo “Del más allá” (The Further), aquel oscuro lugar donde residen los demonios y almas torturadas, que aportó con algo de frescura al trillado argumento de posesiones y fantasmas que cierran puertas; sin embargo lo que observamos es más de lo mismo, perdiendo la oportunidad de desarrollar nuevas ideas.

 

Uno de los fuertes de la saga residía en el tratamiento de las relaciones familiares, aspecto que dotaba de consistencia a los personajes, algo de lo que carecen la mayor parte de las producciones relacionadas al terror; pero es justamente en este detalle que el Capítulo 3 falla, debido a que no existe solidez entre las tramas, cayendo en tópicos y narraciones lineales.

 

En cuanto a las actuaciones, se destaca el trabajo de Lin Shaye, como la médium Elise, a pesar de que ya la conocemos y sabemos su destino, constituye el personaje mejor construido del relato, debido a que podemos entender cómo estas vivencias marcaron su forma de afrontar los peligros “Del más allá”; además se aborda el detalle de cómo llegó a colaborar con Tucker y Specs (interpretado por el propio Whannell), carismáticos investigadores de lo paranormal, que parecen miembros de la banda de Scooby-Doo. Junto con la actuación de Ms. Shaye, otro detalle que se destaca es el trabajo de Brian Pearson, Director de Fotografía, quien logra equilibrar los efectos de luz y oscuridad que permiten diferenciar los mundos que se superponen, nuestra realidad y las inmersiones al “Más Allá”, un claro ejemplo es el excelente plano del faro llevado por Elise, perdiéndose en la oscuridad.

 

Para quienes busquen divertirse con amigos y disfrutar de las reacciones que pueden generar los sustos producidos por una película de terror sin mayores pretensiones, tienen en “Insidious: Capítulo 3”, una buena opción para pasar el rato; sin embargo, no la recomiendo para quienes tengan la esperanza de encontrar algo memorable. Esperemos que James Wan retome en algún momento el rumbo de “Insidious”, de lo contrario estaremos nuevamente ante una franquicia guiada solo por el objetivo de conseguir dinero fácil.

 

 

Por: Jorge Tigrero

Facebook: https://www.facebook.com/jorgetigrerov

Correo: [email protected]

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *