Inicio ·Entretenimiento · Artículo

Padres en contra de “Peppa la cerdita” por su lenguaje inapropiado

Redacción

gpinasco

|

Jueves 12 de Marzo de 2015 - 12:53
compártelo
  • Para varios padres de Inglaterra, la serie animada ha enseñado a sus hijos a decir malas palabras.
Para varios padres de Inglaterra, la serie animada ha enseñado a sus hijos a decir malas palabras.
Una nueva polémica salpica a una serie animada para niños que se transmite en América Latina por Discovery Kids. Para varios padres en Reino Unido, la tierna y rosada chanchita “Peppa” no es un buen ejemplo hacia los niños debido al comportamiento agresivo con su hermano menor y por la mención una mala palabra. 
 
“Yo estaba en la cocina cuando lo escuché diciendo ‘fuck you’. Me molesté. Pensé que lo había aprendido en la sala cuna. Pero luego, cuando estaba con él me di cuenta de que fue el juguete de ‘Peppa la cerdita’ quien le estaba enseñando eso”, dijo hace unos días Garfield Black, en entrevista con SNWS, sobre el lenguaje aprendido por su hijo de 3 años.
 
“Peppa” tiene casi 12 años de transmisión desde que sus creadores, Neville Astley y Mark Baker, la presentaron en el canal británico Channel 5, durante ese tiempo ha tenido que enfrentar en numerosas ocasiones a preocupados padres que no saben exactamente qué tan correcto es lo que sus hijos aprenden con sus dibujos animados.
 
 
Pero si solo se trata de una alegre chanchita que vive con sus papás, Mamá Cerdito y Papá Cerdito, con su hermano George y cuya mejor amiga es la ovejita Susy, ¿qué peligro podría tener, más allá de hablar de juegos y de saltar sobre charcos de barro?
 
Lo cierto es que el juguete de “Peppa” que habría enseñado garabatos al hijo de Black, parecía tener una falla que, efectivamente, hacía que al apretar uno de los botones del tablero de sonido, se escuchara el insulto antes mencionado: “Ahora dice constantemente la palabra y le resulta divertido. Aunque le he dicho que decir eso está mal, él lo sigue repitiendo (…) Ahora puede decir ‘mamá, papá, por favor, gracias y tristemente, ‘fuck you’”, señaló, según el medio británico Metro. 
 
Sin embargo, existen otros reclamos que se le hacen al tierno dibujo, como que la puerca en cuestión saque la lengua y moleste a su hermano chico y a sus padres. Básicamente, esos fueron los argumentos utilizados por Naomi Greenaway, para escribir una extensa columna en Daily Mail la semana pasada, explicando por qué ya no quería que su hija de dos años, Tamara, viera el popular dibujo, que ya ha alcanzado la fama en su país natal, Estados Unidos y Latinoamérica.
 
 
Tras narrar que ha comprado DVDs, piyamas infantiles y celebrado cumpleaños temáticos de Peppa, Greenaway comentó que su hija ha comenzado a imitar las formas de “reclamar” de los personajes, lo que se suma a que “Mamá cerdita” “es tan malhumorada que hay que ver todo un capítulo para verla esbozar una sonrisa (…) y cómo ella molesta a ‘Papá cerdito’, manduqueándolo despiadadamente y haciéndolo sentir gordo e inútil (no sabe leer mapas)”. Por eso, la mujer ha decidido prohibir que su hija siga viendo a cerdita y su familia por televisión.
 
Ya en el año 2012, en Gran Bretaña, donde Peppa se ha transformado en el juguete preescolar más vendido, los padres comenzaron hablar sobre los beneficios y contras que tenía el que sus hijos vieran estos dibujos, y se barajaba en foros de la web la opción de prohibir el programa en sus hogares.
 
Allí varias personas se mostraron preocupadas de que sus hijos más pequeños se pusieran a saltar sobre los charcos de barro, tal cual lo disfruta haciendo la cerdita, que se negaran a obedecer o pusieran cara de asco cuando debían comer vegetales y gritaran que querían pastel de chocolate, tal como lo hace el pequeño chanchito George. “¿Debería prohibirles ver ‘Peppa la cerdita’ o sería muy exagerado hacer eso?”, se preguntaba en el foro una de las madres.
 

Una nueva polémica salpica a una serie animada para niños que se transmite en América Latina por Discovery Kids. Para varios padres en Reino Unido, la tierna y rosada chanchita “Peppa” no es un buen ejemplo hacia los niños debido al comportamiento agresivo con su hermano menor y por la mención una mala palabra. 

 

“Yo estaba en la cocina cuando lo escuché diciendo ‘fuck you’. Me molesté. Pensé que lo había aprendido en la sala cuna. Pero luego, cuando estaba con él me di cuenta de que fue el juguete de ‘Peppa la cerdita’ quien le estaba enseñando eso”, dijo hace unos días Garfield Black, en entrevista con SNWS, sobre el lenguaje aprendido por su hijo de 3 años.

 

“Peppa” tiene casi 12 años de transmisión desde que sus creadores, Neville Astley y Mark Baker, la presentaron en el canal británico Channel 5, durante ese tiempo ha tenido que enfrentar en numerosas ocasiones a preocupados padres que no saben exactamente qué tan correcto es lo que sus hijos aprenden con sus dibujos animados.

 

Lea: Dibujos animados son más violentos que films para adultos, según estudio

 

Pero si solo se trata de una alegre chanchita que vive con sus papás, Mamá Cerdito y Papá Cerdito, con su hermano George y cuya mejor amiga es la ovejita Susy, ¿qué peligro podría tener, más allá de hablar de juegos y de saltar sobre charcos de barro?

 

Lo cierto es que el juguete de “Peppa” que habría enseñado garabatos al hijo de Black, parecía tener una falla que, efectivamente, hacía que al apretar uno de los botones del tablero de sonido, se escuchara el insulto antes mencionado: “Ahora dice constantemente la palabra y le resulta divertido. Aunque le he dicho que decir eso está mal, él lo sigue repitiendo (…) Ahora puede decir ‘mamá, papá, por favor, gracias y tristemente, ‘fuck you’”, señaló, según el medio británico Metro. 

 

Sin embargo, existen otros reclamos que se le hacen al tierno dibujo, como que la puerca en cuestión saque la lengua y moleste a su hermano chico y a sus padres. Básicamente, esos fueron los argumentos utilizados por Naomi Greenaway, para escribir una extensa columna en Daily Mail la semana pasada, explicando por qué ya no quería que su hija de dos años, Tamara, viera el popular dibujo, que ya ha alcanzado la fama en su país natal, Estados Unidos y Latinoamérica.

 

Lea: 5 mentiras que nos han contado los dibujos animados sobre los animales

 

Tras narrar que ha comprado DVDs, piyamas infantiles y celebrado cumpleaños temáticos de Peppa, Greenaway comentó que su hija ha comenzado a imitar las formas de “reclamar” de los personajes, lo que se suma a que “Mamá cerdita” “es tan malhumorada que hay que ver todo un capítulo para verla esbozar una sonrisa (…) y cómo ella molesta a ‘Papá cerdito’, manduqueándolo despiadadamente y haciéndolo sentir gordo e inútil (no sabe leer mapas)”. Por eso, la mujer ha decidido prohibir que su hija siga viendo a cerdita y su familia por televisión.

 

Ya en el año 2012, en Gran Bretaña, donde Peppa se ha transformado en el juguete preescolar más vendido, los padres comenzaron hablar sobre los beneficios y contras que tenía el que sus hijos vieran estos dibujos, y se barajaba en foros de la web la opción de prohibir el programa en sus hogares.

 

Allí varias personas se mostraron preocupadas de que sus hijos más pequeños se pusieran a saltar sobre los charcos de barro, tal cual lo disfruta haciendo la cerdita, que se negaran a obedecer o pusieran cara de asco cuando debían comer vegetales y gritaran que querían pastel de chocolate, tal como lo hace el pequeño chanchito George. “¿Debería prohibirles ver ‘Peppa la cerdita’ o sería muy exagerado hacer eso?”, se preguntaba en el foro una de las madres.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos