84 años de la Copa del Mundo

Redacción

afp

|

Viernes 04 de Abril de 2014 - 9:14
compártelo

La Copa del Mundo, 'Vieja Dama' de 84 años, hará escala en Brasil por segunda vez en su historia en 2014.

Ello supone una oportunidad para la Seleçao, en busca de su sexto título, de borrar el triste recuerdo del 'Maracanazo' que le persigue desde la derrota en el mítico estadio de Maracaná en la final de 1950 ante Uruguay. El recinto ha sido renovado para la ocasión y acogerá la final el 13 de julio.

Mucho ha cambiado el fútbol desde la primera Copa del Mundo, en 1930 en Uruguay, organizada a iniciativa de Jules Rimet, entonces presidente de la FIFA y de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), y Henry Delaunay, secretario general de la FFF.

Creado en 1928, aunque la idea surgió en 1904 en París, el Campeonato del Mundo de fútbol sería organizado cada cuatro años, con dos años de margen respecto a los Juegos Olímpicos.

Desde entonces, ni el número de participantes -eran 13 contra 32 actuales-, ni la vestimenta, balones, sistemas de competición, medios, y hasta el trofeo, son los mismos.

Hubo Mundiales de extraordinaria calidad, como México 1970, en el que Brasil y el rey Pelé enamoraron con su buen juego; decepcionantes, como Italia-1990, que además de mediocre fue violento; de muchos goles, como Suiza-1954, con una media de 5,38 por partido; o politizados, como Italia-1934, organizado en un estado fascista bajo la sombra del 'Duce' Benito Mussolini.

También se han vivido sorpresas mayúsculas, como cuando Brasil perdió 1-2 en Maracaná ante Uruguay la final de 1950 o la gran Hungría de Puskas y Kocsis, que cayó inexplicablemente ante la RFA en el 54.

Ha habido goles de fantasía, como aquel anotado por Diego Maradona ante Inglaterra en México-1986, después de haber regateado a cinco adversarios.

También partidos de locura, como aquella semifinal Italia-RFA en 1970 (4-3 en la prórroga) que puede considerarse el mejor partido de la historia.

La Copa del Mundo no sería lo mismo sin sus héroes: el rey Pelé, triple campeón, Puskas, Garrincha, Eusebio, Bobby Charlton, Beckenbauer, el propio Maradona, Zidane... selecciones malditas, rivalidades continentales, momentos épicos y alguna que otra lágrima han ido pues sazonando las Copas del Mundo, transformadas en un evento planetario, seguido actualmente por 33.500 millones de telespectadores en audiencia acumulada, lo que conlleva aparejado un gran negocio económico.

Vencedor del Mundial-2010 en Sudáfrica, España buscará cerrar un ciclo inédito, levantar dos Eurocopas (2008 y 2012) y dos Mundiales (2014) de forma consecutiva. Pero la 'Roja' se encontrará por el camino con una Seleçao apoyada por todo el pueblo brasileño, y decidida a relegar al olvido el 'Maracanazo'.

La Copa del Mundo, 'Vieja Dama' de 84 años, hará escala en Brasil por segunda vez en su historia en 2014.

Ello supone una oportunidad para la Seleçao, en busca de su sexto título, de borrar el triste recuerdo del 'Maracanazo' que le persigue desde la derrota en el mítico estadio de Maracaná en la final de 1950 ante Uruguay. El recinto ha sido renovado para la ocasión y acogerá la final el 13 de julio.

Mucho ha cambiado el fútbol desde la primera Copa del Mundo, en 1930 en Uruguay, organizada a iniciativa de Jules Rimet, entonces presidente de la FIFA y de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), y Henry Delaunay, secretario general de la FFF.

Creado en 1928, aunque la idea surgió en 1904 en París, el Campeonato del Mundo de fútbol sería organizado cada cuatro años, con dos años de margen respecto a los Juegos Olímpicos.

Desde entonces, ni el número de participantes -eran 13 contra 32 actuales-, ni la vestimenta, balones, sistemas de competición, medios, y hasta el trofeo, son los mismos.

Hubo Mundiales de extraordinaria calidad, como México 1970, en el que Brasil y el rey Pelé enamoraron con su buen juego; decepcionantes, como Italia-1990, que además de mediocre fue violento; de muchos goles, como Suiza-1954, con una media de 5,38 por partido; o politizados, como Italia-1934, organizado en un estado fascista bajo la sombra del 'Duce' Benito Mussolini.

También se han vivido sorpresas mayúsculas, como cuando Brasil perdió 1-2 en Maracaná ante Uruguay la final de 1950 o la gran Hungría de Puskas y Kocsis, que cayó inexplicablemente ante la RFA en el 54.

Ha habido goles de fantasía, como aquel anotado por Diego Maradona ante Inglaterra en México-1986, después de haber regateado a cinco adversarios.

También partidos de locura, como aquella semifinal Italia-RFA en 1970 (4-3 en la prórroga) que puede considerarse el mejor partido de la historia.

La Copa del Mundo no sería lo mismo sin sus héroes: el rey Pelé, triple campeón, Puskas, Garrincha, Eusebio, Bobby Charlton, Beckenbauer, el propio Maradona, Zidane... selecciones malditas, rivalidades continentales, momentos épicos y alguna que otra lágrima han ido pues sazonando las Copas del Mundo, transformadas en un evento planetario, seguido actualmente por 33.500 millones de telespectadores en audiencia acumulada, lo que conlleva aparejado un gran negocio económico.

Vencedor del Mundial-2010 en Sudáfrica, España buscará cerrar un ciclo inédito, levantar dos Eurocopas (2008 y 2012) y dos Mundiales (2014) de forma consecutiva. Pero la 'Roja' se encontrará por el camino con una Seleçao apoyada por todo el pueblo brasileño, y decidida a relegar al olvido el 'Maracanazo'.

Tags

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *