México 1970 (del 31 de mayo al 21 de junio)

Redacción

afp

|

Jueves 16 de Enero de 2014 - 6:33
compártelo

Espectáculo, estadios a rebosar, ambiente festivo y muy buen fútbol. Todo eso y mucho más se pudo ver en el Mundial de México-1970, para muchos el mejor de la historia a pesar del calor y la altura. Todos se preocuparon en aplicar la máxima de que "no hay mejor defensa que un buen ataque", en especial Brasil, insuperable una vez más.

La "Seleçao" dio un verdadero recital de maestría y creatividad con un equipo comandado por Mario Lobo Zagallo donde destacaban gigantes como Pelé, Gerson, Jairzinho, Rivelino y Carlos Alberto. No perdió un solo partido y marcó muchos goles.

En la ronda previa de clasificación hubo algunas sorpresas, como las eliminaciones de Portugal, España y Francia, y, sobre todo, Argentina, que sucumbió ante una selección peruana muy crecida desde que el brasileño Didí se hiciera cargo de ella con jugadores como Cubillas o Sotil. Fue la puesta de largo de selecciones como El Salvador, Marruecos e Israel.

La FIFA introdujo algunas novedades importantes para esta cita. Comenzaron a usarse tarjetas rojas y amarillas, se estableció la diferencia entre lanzamientos directos e indirectos, y se permitieron dos cambios de jugador por equipo, toda una revolución para la época.

El partido de primera ronda más emocionante fue sin duda el Inglaterra, campeona, contra Brasil. Ambos conjuntos salieron nerviosos al campo, intimidados por la fama del rival. Al final, los auriverdes ganaron 1-0, aunque los ingleses mostraron un nivel excelente. Éstos tampoco tuvieron suerte en cuartos, donde les tocó jugar contra Alemania Occidental.

Los germanos tenían unas ganas inmensas de desquitarse de la final de 1966 y, después de empezar con un 2-0 en contra, se impusieron en la prórroga (3-2) gracias a su artillero Gerd Müller. En cuartos también cayó Perú, ante los irresistibles brasileños (4-2) en otro magnífico encuentro.

Las emociones fuertes siguieron en semifinales, donde Italia y Alemania protagonizaron un gran duelo. Cuando la "Squadra Azurra" ya se veía ganadora por la mínima, Schnellinger empató en los segundos finales. En la prórroga, Alemania empezó marcando, Italia empató, Riva sacó ventaja, los alemanes volvieron a igualar y, un minuto después, Rivera acabó sentenciando (4-3).

Por otra parte, Brasil logró sobreponerse al fantasma del "Maracanazo" y aniquiló 3-1 a un Uruguay que desplegó un juego físico y agresivo durante todo el certamen.

Esta novena edición terminó de forma apoteósica en un Estadio Azteca lleno a rebosar y donde el Brasil del 'Rey' Pelé derrotó sin muchos problemas a Italia por 4-1. Tricampeón (1958, 1962 y 1970), Brasil se llevó a casa con todo merecimiento y en propiedad la Copa Jules Rimet.

Espectáculo, estadios a rebosar, ambiente festivo y muy buen fútbol. Todo eso y mucho más se pudo ver en el Mundial de México-1970, para muchos el mejor de la historia a pesar del calor y la altura. Todos se preocuparon en aplicar la máxima de que "no hay mejor defensa que un buen ataque", en especial Brasil, insuperable una vez más.

La "Seleçao" dio un verdadero recital de maestría y creatividad con un equipo comandado por Mario Lobo Zagallo donde destacaban gigantes como Pelé, Gerson, Jairzinho, Rivelino y Carlos Alberto. No perdió un solo partido y marcó muchos goles.

En la ronda previa de clasificación hubo algunas sorpresas, como las eliminaciones de Portugal, España y Francia, y, sobre todo, Argentina, que sucumbió ante una selección peruana muy crecida desde que el brasileño Didí se hiciera cargo de ella con jugadores como Cubillas o Sotil. Fue la puesta de largo de selecciones como El Salvador, Marruecos e Israel.

La FIFA introdujo algunas novedades importantes para esta cita. Comenzaron a usarse tarjetas rojas y amarillas, se estableció la diferencia entre lanzamientos directos e indirectos, y se permitieron dos cambios de jugador por equipo, toda una revolución para la época.

El partido de primera ronda más emocionante fue sin duda el Inglaterra, campeona, contra Brasil. Ambos conjuntos salieron nerviosos al campo, intimidados por la fama del rival. Al final, los auriverdes ganaron 1-0, aunque los ingleses mostraron un nivel excelente. Éstos tampoco tuvieron suerte en cuartos, donde les tocó jugar contra Alemania Occidental.

Los germanos tenían unas ganas inmensas de desquitarse de la final de 1966 y, después de empezar con un 2-0 en contra, se impusieron en la prórroga (3-2) gracias a su artillero Gerd Müller. En cuartos también cayó Perú, ante los irresistibles brasileños (4-2) en otro magnífico encuentro.

Las emociones fuertes siguieron en semifinales, donde Italia y Alemania protagonizaron un gran duelo. Cuando la "Squadra Azurra" ya se veía ganadora por la mínima, Schnellinger empató en los segundos finales. En la prórroga, Alemania empezó marcando, Italia empató, Riva sacó ventaja, los alemanes volvieron a igualar y, un minuto después, Rivera acabó sentenciando (4-3).

Por otra parte, Brasil logró sobreponerse al fantasma del "Maracanazo" y aniquiló 3-1 a un Uruguay que desplegó un juego físico y agresivo durante todo el certamen.

Esta novena edición terminó de forma apoteósica en un Estadio Azteca lleno a rebosar y donde el Brasil del 'Rey' Pelé derrotó sin muchos problemas a Italia por 4-1. Tricampeón (1958, 1962 y 1970), Brasil se llevó a casa con todo merecimiento y en propiedad la Copa Jules Rimet.

Tags

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *