Japón - Perfil

Redacción

afp

|

Miércoles 16 de Abril de 2014 - 10:41
compártelo

Para su quinta cita mundialista consecutiva, Japón, a menudo reducido al rol de simple figurante exótico, pretende mejorar en Brasil lo logrado en casa en 2002 y en Sudáfrica hace cuatro años, donde cayó en octavos de final.

Primera selección en clasificarse, gracias a un empate frente a Australia (1-1) el 4 de junio en Saitama, los 'Samuráis Azules' encabezaron la llave B en la cuarta ronda de la Zona Asia, por delante de los australianos.

A lo largo de la fase clasificatoria, los jugadores de Alberto Zaccheroni, antiguo entrenador del AC Milan y de la Juventus de Turín, y al mando desde agosto de 2010, han demostrado su velocidad, su buena organización, y su capacidad para jugar entre líneas, cualidades que les han permitido levantar su cuarta Copa de Asia de Naciones en 2011, siete años después de su anterior éxito.

Pero si Japón se ha consagrado como referencia dentro del continente asiático, aún no se ha confirmado como potencia futbolística al más alto nivel. El equipo tiene demasiada dependencia de Keisuke Honda, el centrocampista ofensivo del Milan, y hombre que confirmó la clasificación para el Mundial al transformar un penal ante Australia en el tiempo añadido.

En su ausencia, los japoneses habían perdido sus dos encuentros precedentes: 2-1 ante Jordania en la fase de clasificación, y 0-2 en casa ante Bulgaria en un amistoso.

La Copa Confederaciones confirmó que Shinji Kagawa, extremo del Manchester United, y sus compañeros, tienen dificultades para materializar sus ocasiones.

Su defensa también se muestra vulnerable, sobre todo en las jugadas a balón parado, pero su exigua derrota ante Italia (4-3) les permite confiar en poner en aprietos a los pesos pesados del fútbol mundial.

"Debemos ser más intensos en nuestro juego, ser más agresivos", reconocía Zaccheroni.

Para hacer un buen papel en este Mundial, el entrenador italiano podrá contar con sus 'europeos', sobre todo Yuto Nagatomo (Inter de Milán), uno de los mejores laterales derechos de Asia, Atsuto Uchida (Schalke 04) y Gotoki Sagaï (Stuttgart).

En el centro del campo, la aportación de Hiroshi Kiyotake (Núremberg) al lado del capitán y su compañero en Alemania Makoto Hasebe es igualmente apreciada.

Por último, Zaccheroni carece de jugadores de garantías para sustituir al goleador titular, Shinji Okazaki (Maguncia), autor de dos goles en la Copa Confederaciones. Si logran ser más efectivos en ataque, los 'Samuráis Azules' podrán ascender en su rol de figurantes al de actores protagonistas.

Para su quinta cita mundialista consecutiva, Japón, a menudo reducido al rol de simple figurante exótico, pretende mejorar en Brasil lo logrado en casa en 2002 y en Sudáfrica hace cuatro años, donde cayó en octavos de final.

Primera selección en clasificarse, gracias a un empate frente a Australia (1-1) el 4 de junio en Saitama, los 'Samuráis Azules' encabezaron la llave B en la cuarta ronda de la Zona Asia, por delante de los australianos.

A lo largo de la fase clasificatoria, los jugadores de Alberto Zaccheroni, antiguo entrenador del AC Milan y de la Juventus de Turín, y al mando desde agosto de 2010, han demostrado su velocidad, su buena organización, y su capacidad para jugar entre líneas, cualidades que les han permitido levantar su cuarta Copa de Asia de Naciones en 2011, siete años después de su anterior éxito.

Pero si Japón se ha consagrado como referencia dentro del continente asiático, aún no se ha confirmado como potencia futbolística al más alto nivel. El equipo tiene demasiada dependencia de Keisuke Honda, el centrocampista ofensivo del Milan, y hombre que confirmó la clasificación para el Mundial al transformar un penal ante Australia en el tiempo añadido.

En su ausencia, los japoneses habían perdido sus dos encuentros precedentes: 2-1 ante Jordania en la fase de clasificación, y 0-2 en casa ante Bulgaria en un amistoso.

La Copa Confederaciones confirmó que Shinji Kagawa, extremo del Manchester United, y sus compañeros, tienen dificultades para materializar sus ocasiones.

Su defensa también se muestra vulnerable, sobre todo en las jugadas a balón parado, pero su exigua derrota ante Italia (4-3) les permite confiar en poner en aprietos a los pesos pesados del fútbol mundial.

"Debemos ser más intensos en nuestro juego, ser más agresivos", reconocía Zaccheroni.

Para hacer un buen papel en este Mundial, el entrenador italiano podrá contar con sus 'europeos', sobre todo Yuto Nagatomo (Inter de Milán), uno de los mejores laterales derechos de Asia, Atsuto Uchida (Schalke 04) y Gotoki Sagaï (Stuttgart).

En el centro del campo, la aportación de Hiroshi Kiyotake (Núremberg) al lado del capitán y su compañero en Alemania Makoto Hasebe es igualmente apreciada.

Por último, Zaccheroni carece de jugadores de garantías para sustituir al goleador titular, Shinji Okazaki (Maguncia), autor de dos goles en la Copa Confederaciones. Si logran ser más efectivos en ataque, los 'Samuráis Azules' podrán ascender en su rol de figurantes al de actores protagonistas.

Tags

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *