Estados Unidos - Perfil

Redacción

afp

|

Miércoles 16 de Abril de 2014 - 10:36
compártelo

Clasificados para su séptima fase final de la Copa del Mundo de forma consecutiva, Estados Unidos, eliminado en octavos de final en 2010, quiere superarse en Brasil. A la cabeza de la selección desde julio de 2011, Jürgen Klinsmann se ha empeñado desde el principio en cambiar el sistema de juego de los estadounidenses.

El equipo practica desde entonces un fútbol más ambicioso, basado en la posesión de la pelota, y los resultados no se han hecho esperar, como la decisiva victoria ante México (2-0), su gran rival en la zona durante la fase de clasificación.

"Klinsi", que reside en California desde hace 15 años, y que condujo a Alemania a la tercera plaza del Mundial-2006, es visto como un vector de "entusiasmo y energía", rompiendo así con el carácter que imprimió al equipo el austero Bob Bradley. "Tenemos jugadores para crear juego, hace falta darles la confianza para que lo hagan", matiza el antiguo goleador alemán.

Todo ello manteniendo su confianza en algunos gloriosos veteranos como Tim Howard, guardameta del Everton, Michael Bradley, mediocampista de la Roma, Landon Donovan, de los Ángeles Galaxy y con el récord de goles con la selección, y que ya vislumbra el de internacionalidades de Cobi Jones (164), o el atacante de Seattle Sounders, Clint Dempsey.

Comenzando por la defensa, Omar González (LA Galaxy), de 25 años, y el polivalente germano-estadounidense Fabian Johnson (Hoffenheim), de 26 años, son indiscutibles.

Las 'Águilas' apuestan, asímismo, por Jozy Altidore, de 24 años, el potente delantero del Sunderland, o Jermaine Jones, el centrocampista del Schalke 04, auténtico pulmón del equipo, descubierto por Klinsmann y llamado a la selección a los 28 años.

Cuartofinalistas en el Mundial asiático de 2002, su mejor actuación hasta la fecha exceptuando la semifinal en 1930 en la primera edición de la Copa del Mundo, los norteamericanos pueden confiar en realizar un recorrido parecido si logran evitar los fallos defensivos que, a menudo, les han costado caro.

Vencedores de la Copa de Oro 2013 con un equipo de reservas, disponen ahora de un elenco de futbolistas de alto nivel. "Estados Unidos no debe conformarse con reaccionar, debe tener un espíritu emprendedor", recalca Klinsman.

Un entusiasmo que ha contagiado a sus jugadores, capaces de plantar cara a las grandes potencias del fútbol.

En otoño de 2013, Estados Unidos ocupaba la 13ª plaza de la clasificación FIFA, desbancando a selecciones como Inglaterra o Francia.

Clasificados para su séptima fase final de la Copa del Mundo de forma consecutiva, Estados Unidos, eliminado en octavos de final en 2010, quiere superarse en Brasil. A la cabeza de la selección desde julio de 2011, Jürgen Klinsmann se ha empeñado desde el principio en cambiar el sistema de juego de los estadounidenses.

El equipo practica desde entonces un fútbol más ambicioso, basado en la posesión de la pelota, y los resultados no se han hecho esperar, como la decisiva victoria ante México (2-0), su gran rival en la zona durante la fase de clasificación.

"Klinsi", que reside en California desde hace 15 años, y que condujo a Alemania a la tercera plaza del Mundial-2006, es visto como un vector de "entusiasmo y energía", rompiendo así con el carácter que imprimió al equipo el austero Bob Bradley. "Tenemos jugadores para crear juego, hace falta darles la confianza para que lo hagan", matiza el antiguo goleador alemán.

Todo ello manteniendo su confianza en algunos gloriosos veteranos como Tim Howard, guardameta del Everton, Michael Bradley, mediocampista de la Roma, Landon Donovan, de los Ángeles Galaxy y con el récord de goles con la selección, y que ya vislumbra el de internacionalidades de Cobi Jones (164), o el atacante de Seattle Sounders, Clint Dempsey.

Comenzando por la defensa, Omar González (LA Galaxy), de 25 años, y el polivalente germano-estadounidense Fabian Johnson (Hoffenheim), de 26 años, son indiscutibles.

Las 'Águilas' apuestan, asímismo, por Jozy Altidore, de 24 años, el potente delantero del Sunderland, o Jermaine Jones, el centrocampista del Schalke 04, auténtico pulmón del equipo, descubierto por Klinsmann y llamado a la selección a los 28 años.

Cuartofinalistas en el Mundial asiático de 2002, su mejor actuación hasta la fecha exceptuando la semifinal en 1930 en la primera edición de la Copa del Mundo, los norteamericanos pueden confiar en realizar un recorrido parecido si logran evitar los fallos defensivos que, a menudo, les han costado caro.

Vencedores de la Copa de Oro 2013 con un equipo de reservas, disponen ahora de un elenco de futbolistas de alto nivel. "Estados Unidos no debe conformarse con reaccionar, debe tener un espíritu emprendedor", recalca Klinsman.

Un entusiasmo que ha contagiado a sus jugadores, capaces de plantar cara a las grandes potencias del fútbol.

En otoño de 2013, Estados Unidos ocupaba la 13ª plaza de la clasificación FIFA, desbancando a selecciones como Inglaterra o Francia.

Tags

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *