Martino contra "su" Paraguay... de nuevo

Redacción

arodriguez

|

Martes 30 de Junio de 2015 - 8:35
compártelo
  • El seleccionador argentino Gerardo Martino durante una conferencia de prensa en Concepción, Chile, el 29 de junio de 2015
El seleccionador argentino Gerardo Martino durante una conferencia de prensa en Concepción, Chile, el 29 de junio de 2015

Concepción (Chile) (AFP) - Gerardo Martino hubiera preferido evitar un choque con Paraguay, pero le tocó dos veces en la Copa América de Chile.

Ahora al frente de la selección argentina, Martino buscará imponer todo el poder albiceleste, liderado por Lionel Messi, para avanzar a la final de este certamen que ganó por última vez en 1993.

Pero el rival despierta sentimientos, recuerdos de unos ochos años como entrenador en Paraguay.

"Hubiera preferido no jugar con Paraguay. Hay muchas cosas en común, mucho sentimiento, mucho trabajo, mucho pasarla juntos, comenzar un proceso, terminarlo, mucho Mundial, Copa América, una relación entrañable con muchos de esos chicos", dijo el 'Tata' con brillo en los ojos.

Martino dirigió Paraguay entre 2006 y 2011, en los que disputó las ediciones de la Copa América de 2007 y 2011, en la última quedó subcampeón, y el Mundial-2010 en Sudáfrica, que llegó a cuartos de final. Dejó el seleccionado como el entrenador de Paraguay con más juegos disputados (58).

Ahora, al frente de Argentina (desde agosto 2014), enfrenta al combinado guaraní este martes en Concepción (sur). Antes lo hicieron en La Serena, en un partido que dominaron abiertamente los de Messi en el primer tiempo, con ventaja 2-0, pero los guaraníes remontaron en el segundo.

"El futbolista paraguayo tiene muchísimo amor por su camiseta, es un futbolista que hasta el último minuto va buscar sacar adelante el partido", indicó con conocimiento de causa.

Hace cuatro años, en su natal Argentina, Martino preparaba la semifinal de la Copa América del lado guaraní. Enfrentó un duro partido con Venezuela que venció en penales.

"Los cinco, seis [jugadores] mayores hemos hecho un recorrido juntos, ellos han crecido, me hicieron crecer como entrenador, y está claro que todo lo que ha pasado después de Paraguay han tenido una gran incidencia", dijo.

 

- Lección aprendida -

 

Antes de entrar a la sala de prensa del día antes del partido se cruzó con Ramón Díaz, el nuevo seleccionador guaraní, que también es argentino.

"Nos saludamos, hablamos un poco de dónde estaba viviendo en Asunción", dijo sin dar más detalles, pero como si le hubiera dado algún consejo de dónde comer o tomarse un café.

Martino dirigió también en Paraguay a los clubes Libertad y Cerro Porteño, y antes de asumir la selección argentina entrenó al Barcelona de Messi.

El mejor jugador del mundo viene de ganar la triple corona con el Barça, pero con la mayor de Argentina nunca ganó un título.

Y Martino, Messi y el resto del plantel quieren esta Copa América, y Paraguay está en el camino.

La misión es "disponer" del juego, "hacer que los cuatro delanteros comiencen a perder incidencia porque los obligaríamos a jugar de una manera a la que no están acostumbrados, defendiendo", dijo.

Martino espera a un Paraguay aguerrido, como en aquel famoso segundo tiempo, en un juego difícil similar al que disputó con Colombia en cuartos de final.

Y lección aprendida: "si tenemos la opción de terminar el partido hay que terminar de hacerlo" porque en el primer duelo Argentina dominaba y debió garantizar un marcador más abultado.

Pero también reconoce que con todo el poder que hay en el elenco, Argentina tiene un déficit de goles.

"Está claro que tenemos un problema de terminación que comprende a todo el equipo (...). En definitiva es la parte que tenemos en rojo, la parte en déficit", admitió.

Sin embargo, Martino coincidió con Javier Mascherano en que la escasez de goles es "producto de la casualidad más que otra cosa" y que "no hay que manejar tanto" para repararlo.

"Tener dos o tres partidos con situaciones de gol y sin conversiones hay mucho de casualidad", insistió.

Argentina suma cuatro goles en cuatro partidos disputados.

Otro problema en su cabeza es la "alerta amarilla" con Messi, Mascherano y Sergio Agüero, que llegan a la semifinal con una amonestación y corren el riesgo de perder la final.

"Tenemos que hacer el partido de mañana para acceder al primer mini objetivo que es jugar la final y estamos esperanzados que jugaremos con los 23 futbolistas" disponibles, indicó.

Paraguay está en su corazón, pero Martino antes es argentino.

Concepción (Chile) (AFP) - Gerardo Martino hubiera preferido evitar un choque con Paraguay, pero le tocó dos veces en la Copa América de Chile.

Ahora al frente de la selección argentina, Martino buscará imponer todo el poder albiceleste, liderado por Lionel Messi, para avanzar a la final de este certamen que ganó por última vez en 1993.

Pero el rival despierta sentimientos, recuerdos de unos ochos años como entrenador en Paraguay.

"Hubiera preferido no jugar con Paraguay. Hay muchas cosas en común, mucho sentimiento, mucho trabajo, mucho pasarla juntos, comenzar un proceso, terminarlo, mucho Mundial, Copa América, una relación entrañable con muchos de esos chicos", dijo el 'Tata' con brillo en los ojos.

Martino dirigió Paraguay entre 2006 y 2011, en los que disputó las ediciones de la Copa América de 2007 y 2011, en la última quedó subcampeón, y el Mundial-2010 en Sudáfrica, que llegó a cuartos de final. Dejó el seleccionado como el entrenador de Paraguay con más juegos disputados (58).

Ahora, al frente de Argentina (desde agosto 2014), enfrenta al combinado guaraní este martes en Concepción (sur). Antes lo hicieron en La Serena, en un partido que dominaron abiertamente los de Messi en el primer tiempo, con ventaja 2-0, pero los guaraníes remontaron en el segundo.

"El futbolista paraguayo tiene muchísimo amor por su camiseta, es un futbolista que hasta el último minuto va buscar sacar adelante el partido", indicó con conocimiento de causa.

Hace cuatro años, en su natal Argentina, Martino preparaba la semifinal de la Copa América del lado guaraní. Enfrentó un duro partido con Venezuela que venció en penales.

"Los cinco, seis [jugadores] mayores hemos hecho un recorrido juntos, ellos han crecido, me hicieron crecer como entrenador, y está claro que todo lo que ha pasado después de Paraguay han tenido una gran incidencia", dijo.

 

- Lección aprendida -

 

Antes de entrar a la sala de prensa del día antes del partido se cruzó con Ramón Díaz, el nuevo seleccionador guaraní, que también es argentino.

"Nos saludamos, hablamos un poco de dónde estaba viviendo en Asunción", dijo sin dar más detalles, pero como si le hubiera dado algún consejo de dónde comer o tomarse un café.

Martino dirigió también en Paraguay a los clubes Libertad y Cerro Porteño, y antes de asumir la selección argentina entrenó al Barcelona de Messi.

El mejor jugador del mundo viene de ganar la triple corona con el Barça, pero con la mayor de Argentina nunca ganó un título.

Y Martino, Messi y el resto del plantel quieren esta Copa América, y Paraguay está en el camino.

La misión es "disponer" del juego, "hacer que los cuatro delanteros comiencen a perder incidencia porque los obligaríamos a jugar de una manera a la que no están acostumbrados, defendiendo", dijo.

Martino espera a un Paraguay aguerrido, como en aquel famoso segundo tiempo, en un juego difícil similar al que disputó con Colombia en cuartos de final.

Y lección aprendida: "si tenemos la opción de terminar el partido hay que terminar de hacerlo" porque en el primer duelo Argentina dominaba y debió garantizar un marcador más abultado.

Pero también reconoce que con todo el poder que hay en el elenco, Argentina tiene un déficit de goles.

"Está claro que tenemos un problema de terminación que comprende a todo el equipo (...). En definitiva es la parte que tenemos en rojo, la parte en déficit", admitió.

Sin embargo, Martino coincidió con Javier Mascherano en que la escasez de goles es "producto de la casualidad más que otra cosa" y que "no hay que manejar tanto" para repararlo.

"Tener dos o tres partidos con situaciones de gol y sin conversiones hay mucho de casualidad", insistió.

Argentina suma cuatro goles en cuatro partidos disputados.

Otro problema en su cabeza es la "alerta amarilla" con Messi, Mascherano y Sergio Agüero, que llegan a la semifinal con una amonestación y corren el riesgo de perder la final.

"Tenemos que hacer el partido de mañana para acceder al primer mini objetivo que es jugar la final y estamos esperanzados que jugaremos con los 23 futbolistas" disponibles, indicó.

Paraguay está en su corazón, pero Martino antes es argentino.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *