Brasil-Paraguay, una batalla para valientes

Redacción

arodriguez

|

Jueves 25 de Junio de 2015 - 7:50
compártelo
  • Los jugadores brasileños Roberto Firmino (I) y Casemiro (D) en una práctica en el centro deportivo Azul, el 24 de junio de 2015 en Santiago durante la Copa América
  • El astro brasileño Neymar en el Estadio Monumental de Santiago durante partido contra Venezuela, el 21 de junio de 2015
  • El defensa paraguayo Paulo Da Silva, en La Serena, Chile, durante la Copa América
Los jugadores brasileños Roberto Firmino (I) y Casemiro (D) en una práctica en el centro deportivo Azul, el 24 de junio de 2015 en Santiago durante la Copa América El astro brasileño Neymar en el Estadio Monumental de Santiago durante partido contra Venezuela, el 21 de junio de 2015 El defensa paraguayo Paulo Da Silva, en La Serena, Chile, durante la Copa América

Santiago (AFP) - Las tropas de Dunga y Ramón Díaz se plantarán en el terreno de juego (de batalla) para un choque muy físico, defensivo y sobre todo poco bonito. Del Brasil-Paraguay en la Copa América sobrevivirán sólo los valientes.

Este partido por los cuartos de final de Chile-2015, que se celebra el sábado en la helada Concepción (sur), corre el riesgo de ser un verdadero somnífero, cerrado atrás, apostando el ataque por los laterales para no descuidar la defensa.

De un lado, con sus armaduras y estandartes verdes y amarillos: Daniel Alves, Thiago Silva, Miranda y Filipe Luís. Del otro, Bruno Valdez, Marcos Cáceres, Paulo da Silva y Iván Piris.

Será un partido de decisión y los entrenadores Dunga y Ramón Díaz no dudarán en levantar una muralla para proteger cualquier resultado.

"Tenemos que estar preparados, Paraguay es difícil. Va a estar complicado para Brasil, es importante tener la seguridad competitiva, tratar de no sufrir goles. Brasil tiene potencial, a pesar de que Neymar no está", explicó el auxiliar de Dunga, ganador con la selección del Mundial-1994 y la Copa América de 1997.

 

- Acéfalo -

 

El único vestigio de fútbol bonito en Brasil recibió una tarjeta roja. Neymar, con su técnica insolente, hábil y veloz, fue sancionado por cuatro partidos después de iniciar una gresca en el último partido  que disputó por la fase de grupos.

Dunga insistió desde el principio que Brasil no sufría de 'Neymardependencia' y ahora lo quiere demostrar ganando este torneo sin el menino estrella.

"Este grupo no se resume a Neymar", dijo el entrenador de porteros, Claudio Taffarel en una rueda de prensa. "Así como tuvimos a Careca, Romario, Ronaldo, siempre habrá un nombre, pero la selección es un grupo. Ellos saben eso, les gusta contar con Neymar, pero cuando Neymar no está no es que se quedan con miedo", siguió.

Venezuela, un país sin tradición futbolística, fue su primera prueba. Vencieron por 2-1 en un partido en el que los 'vinotintos' presionaron sobre todo al final del partido y casi sellan el empate.

¿Qué hizo Dunga? Construyó la muralla. Entró con el zaguero David Luiz, adelantado como volante, por el mediocampista Philippe Coutinho, y el zaguero Marquinhos por Robinho, que supo sustituir a Neymar en aquel partido.

"¡Burro, burro!", le gritaban algunos "torcedores" a Dunga por la última decisión.

Robinho, el experimentado atacante de 31 años, asumió el papel de cerebro del partido y se lanzó encima la pesada mochila de Neymar, moviendo el balón y creando situaciones.

 

- Matar o morir -

 

A Brasil le encanta hablar de la "catimba", un término que usan para definir el antijuego, la estrategia para evitar el desarrollo de un juego, y que atribuyen a todos en el fútbol sudamericano, menos a ellos mismos.

Y no dudarán en usarlo ante Paraguay, para justificar cualquier resultado adverso frente al físico Paraguay. Pero la verdad es que la seleçao es un poco "catimbera" y no dudará en repartir algunas faltas para evitar cualquier amenaza.

En Paraguay, el discurso está muy claro. Será un juego de "matar o morir", según lo definió Da Silva. "Cuando el lado bueno viene hay que agarrarlo", dijo.

El seleccionado guaraní llegó en crisis a Chile y pocos le daban chances de pasar a cuartos de final, pero terminó segundo en el Grupo B con un triunfo y dos empates.

El equipo pasa por un proceso de renovación bajo la batuta del entrenador argentino Ramón Díaz, que aunque defensor del fútbol ofensivo, ha dicho que Paraguay debe volver a su modelo defensivo de antaño.

"Falta para jugar lindo", aceptó en una entrevista al asumir el equipo.

Y esa mañas y "garra" característica de los guaraníes, serán la principal herramienta para forzar el resultado.

No en vano, Paraguay llegó a la final de la Copa América Argentina-2011 sin ganar un solo partido.

Brasil entrenará estos días cobro de penales, para no repetir el fiasco de hace cuatro años en Argentina.

Santiago (AFP) - Las tropas de Dunga y Ramón Díaz se plantarán en el terreno de juego (de batalla) para un choque muy físico, defensivo y sobre todo poco bonito. Del Brasil-Paraguay en la Copa América sobrevivirán sólo los valientes.

Este partido por los cuartos de final de Chile-2015, que se celebra el sábado en la helada Concepción (sur), corre el riesgo de ser un verdadero somnífero, cerrado atrás, apostando el ataque por los laterales para no descuidar la defensa.

De un lado, con sus armaduras y estandartes verdes y amarillos: Daniel Alves, Thiago Silva, Miranda y Filipe Luís. Del otro, Bruno Valdez, Marcos Cáceres, Paulo da Silva y Iván Piris.

Será un partido de decisión y los entrenadores Dunga y Ramón Díaz no dudarán en levantar una muralla para proteger cualquier resultado.

"Tenemos que estar preparados, Paraguay es difícil. Va a estar complicado para Brasil, es importante tener la seguridad competitiva, tratar de no sufrir goles. Brasil tiene potencial, a pesar de que Neymar no está", explicó el auxiliar de Dunga, ganador con la selección del Mundial-1994 y la Copa América de 1997.

 

- Acéfalo -

 

El único vestigio de fútbol bonito en Brasil recibió una tarjeta roja. Neymar, con su técnica insolente, hábil y veloz, fue sancionado por cuatro partidos después de iniciar una gresca en el último partido  que disputó por la fase de grupos.

Dunga insistió desde el principio que Brasil no sufría de 'Neymardependencia' y ahora lo quiere demostrar ganando este torneo sin el menino estrella.

"Este grupo no se resume a Neymar", dijo el entrenador de porteros, Claudio Taffarel en una rueda de prensa. "Así como tuvimos a Careca, Romario, Ronaldo, siempre habrá un nombre, pero la selección es un grupo. Ellos saben eso, les gusta contar con Neymar, pero cuando Neymar no está no es que se quedan con miedo", siguió.

Venezuela, un país sin tradición futbolística, fue su primera prueba. Vencieron por 2-1 en un partido en el que los 'vinotintos' presionaron sobre todo al final del partido y casi sellan el empate.

¿Qué hizo Dunga? Construyó la muralla. Entró con el zaguero David Luiz, adelantado como volante, por el mediocampista Philippe Coutinho, y el zaguero Marquinhos por Robinho, que supo sustituir a Neymar en aquel partido.

"¡Burro, burro!", le gritaban algunos "torcedores" a Dunga por la última decisión.

Robinho, el experimentado atacante de 31 años, asumió el papel de cerebro del partido y se lanzó encima la pesada mochila de Neymar, moviendo el balón y creando situaciones.

 

- Matar o morir -

 

A Brasil le encanta hablar de la "catimba", un término que usan para definir el antijuego, la estrategia para evitar el desarrollo de un juego, y que atribuyen a todos en el fútbol sudamericano, menos a ellos mismos.

Y no dudarán en usarlo ante Paraguay, para justificar cualquier resultado adverso frente al físico Paraguay. Pero la verdad es que la seleçao es un poco "catimbera" y no dudará en repartir algunas faltas para evitar cualquier amenaza.

En Paraguay, el discurso está muy claro. Será un juego de "matar o morir", según lo definió Da Silva. "Cuando el lado bueno viene hay que agarrarlo", dijo.

El seleccionado guaraní llegó en crisis a Chile y pocos le daban chances de pasar a cuartos de final, pero terminó segundo en el Grupo B con un triunfo y dos empates.

El equipo pasa por un proceso de renovación bajo la batuta del entrenador argentino Ramón Díaz, que aunque defensor del fútbol ofensivo, ha dicho que Paraguay debe volver a su modelo defensivo de antaño.

"Falta para jugar lindo", aceptó en una entrevista al asumir el equipo.

Y esa mañas y "garra" característica de los guaraníes, serán la principal herramienta para forzar el resultado.

No en vano, Paraguay llegó a la final de la Copa América Argentina-2011 sin ganar un solo partido.

Brasil entrenará estos días cobro de penales, para no repetir el fiasco de hace cuatro años en Argentina.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *