Chile ante Uruguay: el dominio del juego versus la fuerza física

Redacción

arodriguez

|

Martes 23 de Junio de 2015 - 8:06
compártelo
  • El astro de Chile Eduardo Vargas(d) anota en la goleada de 5-0 a Bolivia el 19 de junio de 2015 por la Copa América en Santiago
  • El defensor de Uruguay Alvaro Pereira se trepa al portero Fernando Muslera para celebrar un gol ante Paraguay por la Copa América el 20 de junio de 2015
El astro de Chile Eduardo Vargas(d) anota en la goleada de 5-0 a Bolivia el 19 de junio de 2015 por la Copa América en Santiago El defensor de Uruguay Alvaro Pereira se trepa al portero Fernando Muslera para celebrar un gol ante Paraguay por la Copa América el 20 de junio de 2015
Santiago (AFP) - Chile, con un vertiginoso juego de dominio, se enfrentará en cuartos de final de Copa América a Uruguay, el campeón vigente y más ganador de títulos que ostenta orden táctico y mucha fortaleza física, un choque de estilos que sacará chispas.
 
La selección chilena ha cerrado una primera fase perfecta, ganando todos los partidos, y tras la goleada 5-0 frente a Bolivia en el último juego del grupo A, llega con toda la confianza para enfrentar un hueso duro de roer como es el campeón ‘celeste’.
 
Más allá de la paliza a Bolivia, Chile logró volver a su juego habitual, de vértigo y presión que permite dominar al rival a su gusto, un sello que le costó formar y en el que confía para consolidar el sueño de lograr la Copa América por primera vez.
 
"La única posibilidad que tenemos es jugar de esta forma para ganarle a los grandes equipos", aseveró Jorge Sampaoli, el técnico de Chile.
 
Tras el escándalo protagonizado por Arturo Vidal (Juventus/Italia), detenido tras chocar ebrio su lujoso deportivo, el equipo decidió unirse y evitar problemas internos lo que al parecer le permitió expresar su mejor juego ante Bolivia y logró reconciliarse con su público, criticado por los jugadores por no apoyar al equipo de la manera que esperaban jugando la copa en casa.
 
Pero Uruguay tiene una historia de éxitos: la ‘celeste’ ostenta 15 títulos de Copa América, y además, dos campeonatos mundiales, trofeos que luce orgullosa en sus vidrieras gracias a un juego aguerrido que se opone a cualquiera que se ponga enfrente.
 
En este torneo, los charrúas han mostrado un juego irregular, con orden táctico pero sin vistosidad técnica, por lo que su paso a cuartos de final fue caótico, como mejor tercero del grupo B, donde tuvo que luchar con Argentina, Paraguay, ambos clasificados, y Jamaica, eliminado.
 
La potencia uruguaya se hizo sentir y su fortaleza física salió a relucir para cumplir el objetivo de seguir en carrera para defender el título bien ganado en la Copa América-2011, y ahora enfrentar a Chile, el anfitrión al cual conoce de mil batallas.
 
"Lo que somos lo hemos demostrado en estos 9 años, en los que hemos tenido dificultades y otros en los que las cosas nos salieron un poco mejor", manifestó Oscar Tabárez, técnico de Uruguay desde el 2006, su segunda gestión en el cargo ya que en 1990 la lideró en el Mundial Italia 90.
 
 
 
-Estatura, un punto de inflexión-
 
 
 
Uruguay atraviesa un periodo de cambio de nombres en su plantel. Ya no se escuchan los Diego Forlán, Diego Lugano, Diego Pérez o Andrés Scotti, líderes del equipo que ganó la última copa América.
 
A esto se suma la fatal ausencia de Luis Suárez (FC Barcelona/España) sancionado tras el tan recordado mordisco al defensa italiano Giorgio Chiellini en el Mundial de Brasil, lo cual se ha notado en esta copa.
 
Con apenas dos goles (a diferencia de los 10 que ha marcado Chile), Uruguay no ha podido sentar su poderío ofensivo ya que tampoco brilla su delantero Edinson ‘el matador’ Cavani.
 
Ante esto, los charrúas apelarán su notoria diferencia de estatura ante Chile, el equipo más bajito de la Copa América. Los defensas Diego Godin (1.86 m) y José María Giménez (1.85 m), ambos del Atlético de Madrid de España, serán las armas principales para dejar afuera a Chile frente a su gente.
 
Uruguay ya echó a dos anfitriones en las dos anteriores copas.
 
En 2007, Uruguay le ganó al local Venezuela 4-1 en Cuartos de Final, mientras que en 2011, Argentina, el dueño de casa, sucumbió ante la celeste por penales (5-4) tras haber empatado 1-1 también en cuartos.
 
Justamente, para Chile la estatura de sus jugadores ha sido un problema al momento de la defensa, por lo cual, su técnico apela a la perfecta coordinación y la anticipación en la retaguardia (la más baja de la copa con 1.74m de promedio) para evitar ser avasallados.
 
En el presente, Chile llega de mejor manera al duelo de cuartos, pero el espíritu combativo de Uruguay siempre está listo para dar el golpe en el último minuto de juego.
 

Santiago (AFP) - Chile, con un vertiginoso juego de dominio, se enfrentará en cuartos de final de Copa América a Uruguay, el campeón vigente y más ganador de títulos que ostenta orden táctico y mucha fortaleza física, un choque de estilos que sacará chispas.

 

La selección chilena ha cerrado una primera fase perfecta, ganando todos los partidos, y tras la goleada 5-0 frente a Bolivia en el último juego del grupo A, llega con toda la confianza para enfrentar un hueso duro de roer como es el campeón ‘celeste’.

 

Más allá de la paliza a Bolivia, Chile logró volver a su juego habitual, de vértigo y presión que permite dominar al rival a su gusto, un sello que le costó formar y en el que confía para consolidar el sueño de lograr la Copa América por primera vez.

 

"La única posibilidad que tenemos es jugar de esta forma para ganarle a los grandes equipos", aseveró Jorge Sampaoli, el técnico de Chile.

 

Tras el escándalo protagonizado por Arturo Vidal (Juventus/Italia), detenido tras chocar ebrio su lujoso deportivo, el equipo decidió unirse y evitar problemas internos lo que al parecer le permitió expresar su mejor juego ante Bolivia y logró reconciliarse con su público, criticado por los jugadores por no apoyar al equipo de la manera que esperaban jugando la copa en casa.

 

Pero Uruguay tiene una historia de éxitos: la ‘celeste’ ostenta 15 títulos de Copa América, y además, dos campeonatos mundiales, trofeos que luce orgullosa en sus vidrieras gracias a un juego aguerrido que se opone a cualquiera que se ponga enfrente.

 

En este torneo, los charrúas han mostrado un juego irregular, con orden táctico pero sin vistosidad técnica, por lo que su paso a cuartos de final fue caótico, como mejor tercero del grupo B, donde tuvo que luchar con Argentina, Paraguay, ambos clasificados, y Jamaica, eliminado.

 

La potencia uruguaya se hizo sentir y su fortaleza física salió a relucir para cumplir el objetivo de seguir en carrera para defender el título bien ganado en la Copa América-2011, y ahora enfrentar a Chile, el anfitrión al cual conoce de mil batallas.

 

"Lo que somos lo hemos demostrado en estos 9 años, en los que hemos tenido dificultades y otros en los que las cosas nos salieron un poco mejor", manifestó Oscar Tabárez, técnico de Uruguay desde el 2006, su segunda gestión en el cargo ya que en 1990 la lideró en el Mundial Italia 90.

 

 

 

-Estatura, un punto de inflexión-

 

 

 

Uruguay atraviesa un periodo de cambio de nombres en su plantel. Ya no se escuchan los Diego Forlán, Diego Lugano, Diego Pérez o Andrés Scotti, líderes del equipo que ganó la última copa América.

 

A esto se suma la fatal ausencia de Luis Suárez (FC Barcelona/España) sancionado tras el tan recordado mordisco al defensa italiano Giorgio Chiellini en el Mundial de Brasil, lo cual se ha notado en esta copa.

 

Con apenas dos goles (a diferencia de los 10 que ha marcado Chile), Uruguay no ha podido sentar su poderío ofensivo ya que tampoco brilla su delantero Edinson ‘el matador’ Cavani.

 

Ante esto, los charrúas apelarán su notoria diferencia de estatura ante Chile, el equipo más bajito de la Copa América. Los defensas Diego Godin (1.86 m) y José María Giménez (1.85 m), ambos del Atlético de Madrid de España, serán las armas principales para dejar afuera a Chile frente a su gente.

 

Uruguay ya echó a dos anfitriones en las dos anteriores copas.

 

En 2007, Uruguay le ganó al local Venezuela 4-1 en Cuartos de Final, mientras que en 2011, Argentina, el dueño de casa, sucumbió ante la celeste por penales (5-4) tras haber empatado 1-1 también en cuartos.

 

Justamente, para Chile la estatura de sus jugadores ha sido un problema al momento de la defensa, por lo cual, su técnico apela a la perfecta coordinación y la anticipación en la retaguardia (la más baja de la copa con 1.74m de promedio) para evitar ser avasallados.

 

En el presente, Chile llega de mejor manera al duelo de cuartos, pero el espíritu combativo de Uruguay siempre está listo para dar el golpe en el último minuto de juego.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *