A Chile sí le importa la estatura

Redacción

arodriguez

|

Miércoles 17 de Junio de 2015 - 9:53
compártelo
  • Los defensores chilenos Gary Medel, Gonzalo Jara, Jorge Valdivia, Arturo Vidal, Marcelo Díaz y Alexis Sánchez, durante un partido de Copa América contra México el 15 de junio de 2015 en Santiago
Los defensores chilenos Gary Medel, Gonzalo Jara, Jorge Valdivia, Arturo Vidal, Marcelo Díaz y Alexis Sánchez, durante un partido de Copa América contra México el 15 de junio de 2015 en Santiago
Santiago (AFP) - Chile volvió a sufrir con la poca estatura de su defensa, la más baja de Copa América-2015, superada ampliamente por la delantera de México el lunes en el empate 3-3 por la segunda fecha del Grupo A, un problema al que el DT Jorge Sampaoli no le encuentra solución.
 
Un pivote en el área para Matías Vuoso (Chiapas) y un cabezazo de Raúl Jímenez (Atlético de Madrid/España) el alto delantero mexicano de 1,90 m, dieron a México dos goles que encendieron las alarmas en la cabeza de Sampaoli.
 
Su defensa, con un promedio de altura de 1,74 m, el menor de las 12 selecciones participantes en el torneo continental, hizo agua en casi todo el juego. Gary Medel (1,73 m) del Inter de Milán, Gonzalo Jara (1,78 m) del Maguncia alemán, y Miiko Albornoz (1,80 m) uno de los más altos de Chile (Hannover 96/Alemania), miraban pegados a la tierra los saltos de los aztecas.
 
Cuando asumió la dirección de la Roja hace casi cuatro años, Sampaoli ya se había dado cuenta que el biotipo chileno no tenía entre sus características una estatura alta y vigorosa. Esto era un problema, ya que además requería velocidad de juego y anticipación al rival.
 
Durante el Mundial de Brasil-2014 sufrió por este tema, y en esta Copa América ha vuelto a caer en el mismo pantano, por lo que ya anunció que profundizará en su idea de la anticipación, la única arma que muestran los chilenos al momento de pelear un balón aéreo.
 
"Hubo situaciones puntuales que hay que corregir, hubo situaciones que les favoreció en algún momento", dijo el técnico argentino en referencia a este problema.
 
Con Ecuador le sucedió algo parecido, cuando un espigado delantero de la tricolor estrelló el balón en el travesaño con un cabezazo en el que superó ampliamente en el salto a su marcador chileno.
 
Chile ve ahora a Bolivia un próximo rival accesible pero que también sabe cabecear y con dos hombres expertos en ello: el delantero Marcelo Martins y el veterano defensa Ronald Ráldes, dos puntales en la victoria ante Ecuador por 3-2 que sorpresivamente tiene al combinado del altiplano con un pie en cuartos de final.
 
 
 
- Los más altos fuera -
 
 
 
Inexplicablemente para la mayoría, Sampaoli decidió dejar fuera de esta selección chilena a sus defensas más altos, jóvenes y jugando en Europa, un alto riesgo tomando en cuenta que las críticas le lloverán a raudales si quiebra en pedazos la ilusión de este país de ganar en casa su primera Copa América de la historia.
 
Enzo Roco, de 1,92 m, e Igor Lichnovsky, de 1,87 m, ambos menores de 25 años y jugando en el fútbol español, ni siquiera fueron tomados en cuenta entre los 30 llamados a la prenómina de Chile, debido a que sus características no entran en la idea de Sampaoli de que la velocidad y la anticipación deben prevalecer sobre la fuerza y la altura.
 
Antes de llegar a la Copa, el técnico decidió llamar de emergencia a Francisco Silva, defensa del Brujas de Bélgica y que no supera el 1,80 m. Silva ni siquiera fue llamado a la prenómina, pero si fue utilizado por Sampaoli en la línea de tres defensas que armó durante todo el Mundial de Brasil-2014.
 
Tanto Silva como Gary Medel son volantes de marca pero en la 'Roja' se desempeñan como defensas, uno de los experimentos a los que ha tenido que apelar Sampaoli.
 
El caso más llamativo es el de Marco González, 1,90 m, un veterano defensor que tuvo una dura polémica con el técnico de Chile, a quien acusó de haberle pedido que deje el fútbol brasileño para entrenar en la selección chilena de cara al Mundial-2014, a lo cual González accedió, pero finalmente quedó fuera del plantel que jugó el torneo del orbe.
 
Además de la altura, la defensa chilena se ha mostrado lenta y en el duelo ante México, le ganaron las espaldas, otro ítem que Sampaoli debe resolver para tener una zaga segura ante Bolivia y conseguir un triunfo que lo deje primero del Grupo A.
 
En la ofensiva Chile es distinto y gracias al juego aéreo alcanzó dos goles importantes ante los aztecas. La 'Roja' ha mostrado solvencia adelante, pero grietas atrás.

Santiago (AFP) - Chile volvió a sufrir con la poca estatura de su defensa, la más baja de Copa América-2015, superada ampliamente por la delantera de México el lunes en el empate 3-3 por la segunda fecha del Grupo A, un problema al que el DT Jorge Sampaoli no le encuentra solución.

 

Un pivote en el área para Matías Vuoso (Chiapas) y un cabezazo de Raúl Jímenez (Atlético de Madrid/España) el alto delantero mexicano de 1,90 m, dieron a México dos goles que encendieron las alarmas en la cabeza de Sampaoli.

 

Su defensa, con un promedio de altura de 1,74 m, el menor de las 12 selecciones participantes en el torneo continental, hizo agua en casi todo el juego. Gary Medel (1,73 m) del Inter de Milán, Gonzalo Jara (1,78 m) del Maguncia alemán, y Miiko Albornoz (1,80 m) uno de los más altos de Chile (Hannover 96/Alemania), miraban pegados a la tierra los saltos de los aztecas.

 

Cuando asumió la dirección de la Roja hace casi cuatro años, Sampaoli ya se había dado cuenta que el biotipo chileno no tenía entre sus características una estatura alta y vigorosa. Esto era un problema, ya que además requería velocidad de juego y anticipación al rival.

 

Durante el Mundial de Brasil-2014 sufrió por este tema, y en esta Copa América ha vuelto a caer en el mismo pantano, por lo que ya anunció que profundizará en su idea de la anticipación, la única arma que muestran los chilenos al momento de pelear un balón aéreo.

 

"Hubo situaciones puntuales que hay que corregir, hubo situaciones que les favoreció en algún momento", dijo el técnico argentino en referencia a este problema.

 

Con Ecuador le sucedió algo parecido, cuando un espigado delantero de la tricolor estrelló el balón en el travesaño con un cabezazo en el que superó ampliamente en el salto a su marcador chileno.

 

Chile ve ahora a Bolivia un próximo rival accesible pero que también sabe cabecear y con dos hombres expertos en ello: el delantero Marcelo Martins y el veterano defensa Ronald Ráldes, dos puntales en la victoria ante Ecuador por 3-2 que sorpresivamente tiene al combinado del altiplano con un pie en cuartos de final.

 

 

 

- Los más altos fuera -

 

 

 

Inexplicablemente para la mayoría, Sampaoli decidió dejar fuera de esta selección chilena a sus defensas más altos, jóvenes y jugando en Europa, un alto riesgo tomando en cuenta que las críticas le lloverán a raudales si quiebra en pedazos la ilusión de este país de ganar en casa su primera Copa América de la historia.

 

Enzo Roco, de 1,92 m, e Igor Lichnovsky, de 1,87 m, ambos menores de 25 años y jugando en el fútbol español, ni siquiera fueron tomados en cuenta entre los 30 llamados a la prenómina de Chile, debido a que sus características no entran en la idea de Sampaoli de que la velocidad y la anticipación deben prevalecer sobre la fuerza y la altura.

 

Antes de llegar a la Copa, el técnico decidió llamar de emergencia a Francisco Silva, defensa del Brujas de Bélgica y que no supera el 1,80 m. Silva ni siquiera fue llamado a la prenómina, pero si fue utilizado por Sampaoli en la línea de tres defensas que armó durante todo el Mundial de Brasil-2014.

 

Tanto Silva como Gary Medel son volantes de marca pero en la 'Roja' se desempeñan como defensas, uno de los experimentos a los que ha tenido que apelar Sampaoli.

 

El caso más llamativo es el de Marco González, 1,90 m, un veterano defensor que tuvo una dura polémica con el técnico de Chile, a quien acusó de haberle pedido que deje el fútbol brasileño para entrenar en la selección chilena de cara al Mundial-2014, a lo cual González accedió, pero finalmente quedó fuera del plantel que jugó el torneo del orbe.

 

Además de la altura, la defensa chilena se ha mostrado lenta y en el duelo ante México, le ganaron las espaldas, otro ítem que Sampaoli debe resolver para tener una zaga segura ante Bolivia y conseguir un triunfo que lo deje primero del Grupo A.

 

En la ofensiva Chile es distinto y gracias al juego aéreo alcanzó dos goles importantes ante los aztecas. La 'Roja' ha mostrado solvencia adelante, pero grietas atrás.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos