Cavani, encargado del ataque celeste y de hacer olvidar a Suárez

Redacción

arodriguez

|

Lunes 08 de Junio de 2015 - 7:53
compártelo
  • El uruguayo Edinson Cavani gesticula durante un partido amistoso contra Marruecos el 28 de marzo de 2015 en Agadir.
El uruguayo Edinson Cavani gesticula durante un partido amistoso contra Marruecos el 28 de marzo de 2015 en Agadir.
Montevideo (AFP) - Con una trayectoria internacional forjada en Europa, a sus 28 años el delantero Edinson Cavani vive el conteo regresivo para la Copa América de Chile-2015 con una certeza: la ausencia de Luis Suárez lo convierte de forma automática en la esperanza goleadora de Uruguay.
 
Cavani se incorporó el jueves a los entrenamientos de la Celeste antes del amistoso del sábado contra Guatemala, previo a partir hacia Chile para debutar en el torneo regional el 13 de junio frente a Jamaica en el Grupo B. 
 
La responsabilidad es grande para Cavani y sus compañeros: Uruguay va a defender su título y su récord de 15 coronas continentales. 
 
De hablar sereno, el atacante, oriundo de Salto (noroeste), la misma tierra que vio nacer a Suárez, responde en tercera persona sobre el peso que recae en sus hombros. 
 
"Hace unas semanas atrás nos cruzamos con Luis (Suárez) en el partido contra Barcelona y estuvimos hablando a la salida. Yo le dije, bromeando, 'ahora el Edi va a tener que arrastrar con todo'. Y nos reíamos. Hay que reírse, no queda otra (...) Hoy me toca, como uno de los referentes de la selección, ocupar esa posición. Y asumir la responsabilidad", comentó Cavani a El País ante una pregunta que se repite: sin Suárez, ¿ésta será su Copa?.
 
El atacante no es un novato en la selección charrúa, con la que debutó en 2008, y ha cosechado varios triunfos en las últimas dos temporadas europeas en el Paris Saint-Germain, incluida la última Copa de Francia, sellada con un gol propio en la final contra el Auxerre. El equipo de París en 2013 pagó 64 millones de euros por su fichaje, convirtiéndose en el momento en la transferencia más cara del campeonato francés.
 
'El Matador' venía del Nápoles italiano, con el que marcó la impresionante cifra de 104 goles en 138 partidos a lo largo de tres temporadas, y con el que se consagró en la temporada 2012-2013 como máximo goleador de  la Liga italiana. Antes se destacó en el Palermo con 37 goles en 116 partidos en tres años.
 
Pero a pesar de los números, que también le favorecen en su actual club, el atacante vive una carrera de altos y bajos, siempre bajo la lupa y con la eterna presión de probarse una y otra vez, tanto en el extranjero como en su natal Uruguay, donde al comienzo de su carrera jugó un año en el Danubio de la primera división.
 
A la sombra del imparable Zlatan Ibrahimovic en el PSG, y de Suárez en la Celeste, tendrá en la Copa América una oportunidad de defender su posición natural de centrodelantero y de consolidarse como una ficha clave de la renovada selección nacional dirigida por Oscar Tabárez.
 
Si bien es una tarea que quedó pendiente luego de la eliminación de la celeste en la Copa Mundial de 2014 cuando, sin Suárez, Uruguay cayó en octavos ante la Colombia de James Rodríguez, en el PSG Cavani pidió espacio y mostró fútbol. En lo que podría ser un buen preludio para la Copa América, en marzo de este año el delantero anotó cuatro tantos en tres partidos en los que 'Ibra' estuvo suspendido, silenciando todas las críticas en su contra.
 
A pesar de que el protagonismo no sea la constante de su carrera, sacrificio y entrega son los adjetivos que la prensa especializada repite al hablar de este jugador de 28 años que podría tener en Chile la chance de su vida con la Celeste.

Montevideo (AFP) - Con una trayectoria internacional forjada en Europa, a sus 28 años el delantero Edinson Cavani vive el conteo regresivo para la Copa América de Chile-2015 con una certeza: la ausencia de Luis Suárez lo convierte de forma automática en la esperanza goleadora de Uruguay.

 

Cavani se incorporó el jueves a los entrenamientos de la Celeste antes del amistoso del sábado contra Guatemala, previo a partir hacia Chile para debutar en el torneo regional el 13 de junio frente a Jamaica en el Grupo B. 

 

La responsabilidad es grande para Cavani y sus compañeros: Uruguay va a defender su título y su récord de 15 coronas continentales. 

 

De hablar sereno, el atacante, oriundo de Salto (noroeste), la misma tierra que vio nacer a Suárez, responde en tercera persona sobre el peso que recae en sus hombros. 

 

"Hace unas semanas atrás nos cruzamos con Luis (Suárez) en el partido contra Barcelona y estuvimos hablando a la salida. Yo le dije, bromeando, 'ahora el Edi va a tener que arrastrar con todo'. Y nos reíamos. Hay que reírse, no queda otra (...) Hoy me toca, como uno de los referentes de la selección, ocupar esa posición. Y asumir la responsabilidad", comentó Cavani a El País ante una pregunta que se repite: sin Suárez, ¿ésta será su Copa?.

 

El atacante no es un novato en la selección charrúa, con la que debutó en 2008, y ha cosechado varios triunfos en las últimas dos temporadas europeas en el Paris Saint-Germain, incluida la última Copa de Francia, sellada con un gol propio en la final contra el Auxerre. El equipo de París en 2013 pagó 64 millones de euros por su fichaje, convirtiéndose en el momento en la transferencia más cara del campeonato francés.

 

'El Matador' venía del Nápoles italiano, con el que marcó la impresionante cifra de 104 goles en 138 partidos a lo largo de tres temporadas, y con el que se consagró en la temporada 2012-2013 como máximo goleador de  la Liga italiana. Antes se destacó en el Palermo con 37 goles en 116 partidos en tres años.

 

Pero a pesar de los números, que también le favorecen en su actual club, el atacante vive una carrera de altos y bajos, siempre bajo la lupa y con la eterna presión de probarse una y otra vez, tanto en el extranjero como en su natal Uruguay, donde al comienzo de su carrera jugó un año en el Danubio de la primera división.

 

A la sombra del imparable Zlatan Ibrahimovic en el PSG, y de Suárez en la Celeste, tendrá en la Copa América una oportunidad de defender su posición natural de centrodelantero y de consolidarse como una ficha clave de la renovada selección nacional dirigida por Oscar Tabárez.

 

Si bien es una tarea que quedó pendiente luego de la eliminación de la celeste en la Copa Mundial de 2014 cuando, sin Suárez, Uruguay cayó en octavos ante la Colombia de James Rodríguez, en el PSG Cavani pidió espacio y mostró fútbol. En lo que podría ser un buen preludio para la Copa América, en marzo de este año el delantero anotó cuatro tantos en tres partidos en los que 'Ibra' estuvo suspendido, silenciando todas las críticas en su contra.

 

A pesar de que el protagonismo no sea la constante de su carrera, sacrificio y entrega son los adjetivos que la prensa especializada repite al hablar de este jugador de 28 años que podría tener en Chile la chance de su vida con la Celeste.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *