Así fue la vida de Fernando Villavicencio durante un año en la clandestinidad

Redacción

tmenendez

|

Viernes 27 de Marzo de 2015 - 9:36
compártelo
  • ECUADOR.- Fernando Villavicencio durante una entrevista en Contacto Directo. Foto: Ecuavisa
ECUADOR.- Fernando Villavicencio durante una entrevista en Contacto Directo. Foto: Ecuavisa ECUADOR.- Fernando Villavicencio durante una entrevista en Contacto Directo. Foto: Ecuavisa
Luego de permanecer un año estuvo en la clandestinidad, la pregunta que surge es dónde se escondió Fernando Villavicencio, exasesor del exasambleísta Cléver Jiménez, todo este tiempo para evitar que lo encarlen durante 12 meses por haber injuriado al presidente de la República, Rafael Correa, de acuerdo a una resolución judicial. Esa y otras revelaciones las hizo en el programa Contacto Directo:
Fui a Washington el 12 de enero de 2014, a denunciar el brutal allanamiento a mi casa, que hicieron en diciembre de 2013, y a presentar las medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En ese proceso, ellos activaron el juicio y me sentenciaron, es decir yo regresé al país el 24 de marzo de 2014 y entré por la frontera de Colombia pese a tener una orden de prisión y prohibición de salida del país. Mientras los delincuentes, acusados de pelucado y robo de fondos públicos, huyen a Miami con el consentimiento y el aval de las autoridades de justicia y política de este país, este ciudadano regresó a compartir la resistencia y la causa con Cléver Jiménez y Carlos Figueroa. Yo pensaba que este Gobierno que dice ser democrático iba a respetar las medidas cautelares de la CIDH, no lo hizo. En esas condiciones, cualquier ciudadano tenía que rebelarse contra un acto injusto de una justicia controlada por el odio y la venganza desde Carondelet. 
 
Por esa actitud del presidente Correa, tomamos la decisión de pedir protección y asilo al pueblo de Sarayaku, pero debimos salir de allí frente a las amenazas del presidente y a una disposición que la dio prácticamente desde Italia de pedir a las Fuerzas Armadas declarar emergencia para invadir Sarayaku y apresarnos. Yo creo que ni en Angostura las FF.AA. utilizaron un avión de guerra, en este caso un Super Tucano sobrevolaba Sarayaku generando terror entre los niños y la población indígena y luego dos helicópteros de la Policía para intentar capturarnos. No hay delincuente, narcotraficante en este país que haya sido perseguido como nosotros. Luego de Sarayaku, debimos salir para evitar enfrentamientos, porque ellos pretendían ingresar agentes al interior de la población para provocar enfrentamientos.
 
 
 
 
¿Usted cree realmente que su estrategia es la que dio resultado o en algún momento el régimen ya dejó de buscarlos?
Tan cierto es lo que digo que a nuestras familias, a mí me puede doler, pero yo soy parte de este proceso, pero por qué razón el Gobierno utilizó todo el poder para perseguir a nuestras familias. Mi esposa le entregó al ministro José Serrano en septiembre de 2014 un CD con más de 20 fotografías de agentes de inteligencia civil persiguiendo todos los días a mi hijo de 6 años a la escuela, tomándole fotografías en el bus, preguntándole a un niño de 6 años dónde está tu padre, persiguiendo a mi esposa a todo lado, tuvo que cambiarse de domicilio, una persecución implacable, reitero por qué esto presidente contra mi familia, contra la familia de Cléver Jiménez, si yo soy el que hice esa denuncia supuestamente maliciosa y temeraria.
 
La pena está prescrita, usted ya no irá a prisión por este caso, pero ¿Qué pasa con la multa que les impusieron a usted, a Cléver Jiménez y a Carlos Figueroa, de 140 mil dólares y qué pasa también con la presentación de las disculpas públicas?
Yo he estado un año sin trabajo, a mi esposa también le quitaron el trabajo, es decir presidente si usted quería vengarse de mí ya lo hizo a través de mi familia, sin trabajo, tenemos enormes deudas, calamidades, mi hija mayor no pudo ir a la universidad por no tener recursos, yo no tengo dinero, puedo vender la refrigeradora, el televisor, me parece injusto que el presidente me reclame a mí 140 mil dólares, yo creo que el presidente tiene mucha más plata que yo, yo no tengo, declárenme insolvente en este momento.
 
 
 
 
En cuanto a las disculpas públicas, estoy preparándolas a mi manera, por ejemplo y anticipo cómo van a hacer: señor presidente, le ofrezco disculpas por haber firmado una denuncia a la Fiscalía en el sentido de que usted dio la orden al ministro de Defensa y al jefe del comando conjunto para que las FF.AA. organicen un operativo de rescate del presidente de la República, así serán mis disculpas, discúlpeme señor presidente.
 
Vea la entrevista completa en el video adjunto a la nota
 
 

Luego de permanecer un año estuvo en la clandestinidad, la pregunta que surge es dónde se escondió Fernando Villavicencio, exasesor del exasambleísta Cléver Jiménez, todo este tiempo para evitar que lo encarlen durante 12 meses por haber injuriado al presidente de la República, Rafael Correa, de acuerdo a una resolución judicial. Esa y otras revelaciones las hizo en el programa Contacto Directo:

Fui a Washington el 12 de enero de 2014, a denunciar el brutal allanamiento a mi casa, que hicieron en diciembre de 2013, y a presentar las medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. En ese proceso, ellos activaron el juicio y me sentenciaron, es decir yo regresé al país el 24 de marzo de 2014 y entré por la frontera de Colombia pese a tener una orden de prisión y prohibición de salida del país. Mientras los delincuentes, acusados de pelucado y robo de fondos públicos, huyen a Miami con el consentimiento y el aval de las autoridades de justicia y política de este país, este ciudadano regresó a compartir la resistencia y la causa con Cléver Jiménez y Carlos Figueroa. Yo pensaba que este Gobierno que dice ser democrático iba a respetar las medidas cautelares de la CIDH, no lo hizo. En esas condiciones, cualquier ciudadano tenía que rebelarse contra un acto injusto de una justicia controlada por el odio y la venganza desde Carondelet. 

 

Por esa actitud del presidente Correa, tomamos la decisión de pedir protección y asilo al pueblo de Sarayaku, pero debimos salir de allí frente a las amenazas del presidente y a una disposición que la dio prácticamente desde Italia de pedir a las Fuerzas Armadas declarar emergencia para invadir Sarayaku y apresarnos. Yo creo que ni en Angostura las FF.AA. utilizaron un avión de guerra, en este caso un Super Tucano sobrevolaba Sarayaku generando terror entre los niños y la población indígena y luego dos helicópteros de la Policía para intentar capturarnos. No hay delincuente, narcotraficante en este país que haya sido perseguido como nosotros. Luego de Sarayaku, debimos salir para evitar enfrentamientos, porque ellos pretendían ingresar agentes al interior de la población para provocar enfrentamientos.

 

 

Fernando Villavicencio: “Lo primero que he hecho es abrazar a mis hijos”

 

 

¿Usted cree realmente que su estrategia es la que dio resultado o en algún momento el régimen ya dejó de buscarlos?

Tan cierto es lo que digo que a nuestras familias, a mí me puede doler, pero yo soy parte de este proceso, pero por qué razón el Gobierno utilizó todo el poder para perseguir a nuestras familias. Mi esposa le entregó al ministro José Serrano en septiembre de 2014 un CD con más de 20 fotografías de agentes de inteligencia civil persiguiendo todos los días a mi hijo de 6 años a la escuela, tomándole fotografías en el bus, preguntándole a un niño de 6 años dónde está tu padre, persiguiendo a mi esposa a todo lado, tuvo que cambiarse de domicilio, una persecución implacable, reitero por qué esto presidente contra mi familia, contra la familia de Cléver Jiménez, si yo soy el que hice esa denuncia supuestamente maliciosa y temeraria.

 

La pena está prescrita, usted ya no irá a prisión por este caso, pero ¿Qué pasa con la multa que les impusieron a usted, a Cléver Jiménez y a Carlos Figueroa, de 140 mil dólares y qué pasa también con la presentación de las disculpas públicas?

Yo he estado un año sin trabajo, a mi esposa también le quitaron el trabajo, es decir presidente si usted quería vengarse de mí ya lo hizo a través de mi familia, sin trabajo, tenemos enormes deudas, calamidades, mi hija mayor no pudo ir a la universidad por no tener recursos, yo no tengo dinero, puedo vender la refrigeradora, el televisor, me parece injusto que el presidente me reclame a mí 140 mil dólares, yo creo que el presidente tiene mucha más plata que yo, yo no tengo, declárenme insolvente en este momento.

 

 

Jiménez: lo más duro fue la persecución incesante e inhumana a nuestros familiares

 

 

En cuanto a las disculpas públicas, estoy preparándolas a mi manera, por ejemplo y anticipo cómo van a hacer: señor presidente, le ofrezco disculpas por haber firmado una denuncia a la Fiscalía en el sentido de que usted dio la orden al ministro de Defensa y al jefe del comando conjunto para que las FF.AA. organicen un operativo de rescate del presidente de la República, así serán mis disculpas, discúlpeme señor presidente.

 

Vea la entrevista completa en el video adjunto a la nota

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos