Familiares se 'hospedan' en una camioneta para apoyar a deportista

Redacción

abellolio

|

Domingo 12 de Noviembre de 2017 - 11:15
compártelo
  • Héctor Gumán (i.) vino desde Cuenca para respaldar a su hijo Bryan. Foto: API
Héctor Gumán (i.) vino desde Cuenca para respaldar a su hijo Bryan. Foto: API

La cama de la habitación de Héctor Guzmán no es tan firme, no hay baño, ni almohada. No vino con televisión y el aire acondicionado no se puede usar toda la noche. Además tiene que compartir la misma con su hijo mayor Carlos.

No hay desayuno, ni recepción. El espacio es reducido y hay que estar pendiente de que no vengan a robar.

Se trata de su camioneta, ahí ambos se han hospedado para poder acompañar a Bryan Guzmán de 14 años quién compite en los I Juegos Nacionales de Playa de Olimpiadas Especiales. 

"Le preguntamos que le gustaba y nos dijo nadar. El quería siempre estar en la piscina y cuando veniamos al mar tambipen nadaba. Luego, gracias de un contacto de mi esposa metimos a Bryan en Olimpiadas Especiales", explica Héctor.

"Al año y medio superó todas las barreras y expectativas porque habían niños que estaban antes que él y los superó", agregó el orgulloso padre.

Guzmán acepta que al comienzo fue difícil lidiar con la condición de su hijo, se sentía frustrado e incluso llegó a pensar que él era responsable por eso. Bryan sufre de asperger y tiene la visión disminuida en un 45%, sin embargo él asegura que está listo para ganar.

"Para mí significa lo mejor porque practico mi deporte favorito. Haré lo mejor que pueda y espero ganar una medalla", dijo Bryan quien siente la barra constante de su padre. 

Carlos, hermano mayor de Bryan, relata que no es un sacrificio dormir en el carro y comer solo dos veces al día para estar cerca de él.

"No es sacrificio, lo hacemos con mucho amor. Nosotros aprendemos mucho de él y sus amigos. Hemos hecho lo que teníamos que hacer para seguir con él", explicó Carlos quién tuvo que pedir vacaciones en su trabajo para ser parte de esta aventura.

La camioneta puede encontrarse en el UPC cercano a la playa murciélago donde hacen base para ver el sueño de Bryan cumplido.

La cama de la habitación de Héctor Guzmán no es tan firme, no hay baño, ni almohada. No vino con televisión y el aire acondicionado no se puede usar toda la noche. Además tiene que compartir la misma con su hijo mayor Carlos.

No hay desayuno, ni recepción. El espacio es reducido y hay que estar pendiente de que no vengan a robar.

Se trata de su camioneta, ahí ambos se han hospedado para poder acompañar a Bryan Guzmán de 14 años quién compite en los I Juegos Nacionales de Playa de Olimpiadas Especiales. 

"Le preguntamos que le gustaba y nos dijo nadar. El quería siempre estar en la piscina y cuando veniamos al mar tambipen nadaba. Luego, gracias de un contacto de mi esposa metimos a Bryan en Olimpiadas Especiales", explica Héctor.

"Al año y medio superó todas las barreras y expectativas porque habían niños que estaban antes que él y los superó", agregó el orgulloso padre.

Guzmán acepta que al comienzo fue difícil lidiar con la condición de su hijo, se sentía frustrado e incluso llegó a pensar que él era responsable por eso. Bryan sufre de asperger y tiene la visión disminuida en un 45%, sin embargo él asegura que está listo para ganar.

"Para mí significa lo mejor porque practico mi deporte favorito. Haré lo mejor que pueda y espero ganar una medalla", dijo Bryan quien siente la barra constante de su padre. 

Carlos, hermano mayor de Bryan, relata que no es un sacrificio dormir en el carro y comer solo dos veces al día para estar cerca de él.

"No es sacrificio, lo hacemos con mucho amor. Nosotros aprendemos mucho de él y sus amigos. Hemos hecho lo que teníamos que hacer para seguir con él", explicó Carlos quién tuvo que pedir vacaciones en su trabajo para ser parte de esta aventura.

La camioneta puede encontrarse en el UPC cercano a la playa murciélago donde hacen base para ver el sueño de Bryan cumplido.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *