Inicio ·Blogs · Artículo

Detrás de la noticia: La trampa de las redes

Redacción

jzapata

|

Lunes 22 de Junio de 2015 - 23:48
compártelo
  • Darío Patiño analiza cómo las redes sociales han cambiado la manera de informar.
Darío Patiño analiza cómo las redes sociales han cambiado la manera de informar.


Detrás de la noticia: La trampa de las redes por ecuavisa

El director de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, reflexiona sobre las redes sociales y cómo ellas han influido en la manera en que los medios de comunicación informan.
 
Ya no es un descubrimiento que los teléfonos inteligentes y las redes sociales cambiaron la manera de informar.
 
Lo que no dejamos de descubrir es el peligroso doble filo que tienen estas poderosas armas para quienes hacemos la llamada información convencional.
 
En Ecuavisa tenemos la decisión de cubrir las marchas por igual y de acuerdo con nuestras posibilidades. 
 
Pero ahora toda persona que tenga un teléfono y una cuenta de Twitter o facebook es un periodista activo, un competidor, por decirlo en otros términos: y desde luego que miles de ciudadanos dotados con esos recursos, hacen mucho más que un solo periodista con una cámara.
 
El problema es que ahora se exige a los periodistas convencionales que estemos en todos los puntos en los que está cada ciudadano, y llegan fotos, videos y mensajes que dicen cosas como: "lo que no mostró Ecuavisa", "¿por qué Ecuavisa no estuvo aquí? ¿qué intereses tienen?.
 
Respondo: no mostramos ni estuvimos porque sencillamente nadie, salvo Dios, alcanza a estar en todas partes y a verlo todo.
 
Peor aún es que el gobierno se valga de esta situación para decir que unos medios conspiran porque no muestran algo.
 
La Secom (Secretaría de Comunicación) se queja de que no hayamos exhibido unas imágenes en las que manifestantes agreden a policías. Parece obvio que dichas imágenes fueron grabadas desde las filas de la Policía, y pregunto: ¿acaso nosotros podíamos estar ahí? o ¿fue que nos proporcionaron las imágenes y las ocultamos? ¿tienen las pruebas?
 
Lo que la Secom no dice es que en cambio si acostumbramos reproducir de manera sistemática todos los trinos del ministro del Interior, José Serrano, y del ministro de Seguridad, César Navas, mostrando supuestas agresiones contra ciudadanos y contra uniformados.
 
Pero de otros lados también encontramos reclamos nos dicen que solo mostramos los actos violentos de los opositores (los que según Secom ocultamos) pero no dicen nada de esta escena en la que una asambleísta de Alianza País golpea a una persona que intentó quitarle su bandera, eso si ocurrió ante nuestras cámaras y lo mostramos.
 
No podemos estar en todos los puntos donde están los tuiteros o las cámaras de los servicios de inteligencia, pero cuidado, tampoco podemos caer en trampas y publicar todo lo que envían los tuiteros.
 
Tenemos dos casos que descartamos: una golpiza en otro país que hicieron aparecer como ocurrida en Galápagos e imágenes de marchas en Guayaquil grabadas con drones, a las que luego les acoplaron el sonido. Un dron no capta sonido ambiente distinto del de su propio motor.
 
Por tomar estas precauciones recibimos mensajes provocadores: miren esto, ¿por qué no publican esto? ¿tienen miedo? ¿para quién trabajan? .
 
El hecho es que la tarea se pone más difícil cada día, a pesar de las nuevas herramientas y también por culpa de ellas.
 
En Ecuavisa contamos lo que nuestros equipos ven y comprueban o lo que fuentes que ofrezcan seguridad nos proporcionan, buena parte de esas fuentes son del propio gobierno.
 
Pero la realidad hoy es que "no todo lo que ocurre se puede ver, ni lo que se ve es todo lo que ocurre".
 
Eso tendremos que aprenderlo todos.
Por: Darío Patiño

Detrás de la noticia: La trampa de las redes por ecuavisa

El director de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, reflexiona sobre las redes sociales y cómo ellas han influido en la manera en que los medios de comunicación informan.

 

Ya no es un descubrimiento que los teléfonos inteligentes y las redes sociales cambiaron la manera de informar.

 

Lo que no dejamos de descubrir es el peligroso doble filo que tienen estas poderosas armas para quienes hacemos la llamada información convencional.

 

En Ecuavisa tenemos la decisión de cubrir las marchas por igual y de acuerdo con nuestras posibilidades. 

 

Pero ahora toda persona que tenga un teléfono y una cuenta de Twitter o facebook es un periodista activo, un competidor, por decirlo en otros términos: y desde luego que miles de ciudadanos dotados con esos recursos, hacen mucho más que un solo periodista con una cámara.

 

El problema es que ahora se exige a los periodistas convencionales que estemos en todos los puntos en los que está cada ciudadano, y llegan fotos, videos y mensajes que dicen cosas como: "lo que no mostró Ecuavisa", "¿por qué Ecuavisa no estuvo aquí? ¿qué intereses tienen?.

 

Respondo: no mostramos ni estuvimos porque sencillamente nadie, salvo Dios, alcanza a estar en todas partes y a verlo todo.

 

Peor aún es que el gobierno se valga de esta situación para decir que unos medios conspiran porque no muestran algo.

 

La Secom (Secretaría de Comunicación) se queja de que no hayamos exhibido unas imágenes en las que manifestantes agreden a policías. Parece obvio que dichas imágenes fueron grabadas desde las filas de la Policía, y pregunto: ¿acaso nosotros podíamos estar ahí? o ¿fue que nos proporcionaron las imágenes y las ocultamos? ¿tienen las pruebas?

 

Lo que la Secom no dice es que en cambio si acostumbramos reproducir de manera sistemática todos los trinos del ministro del Interior, José Serrano, y del ministro de Seguridad, César Navas, mostrando supuestas agresiones contra ciudadanos y contra uniformados.

 

Pero de otros lados también encontramos reclamos nos dicen que solo mostramos los actos violentos de los opositores (los que según Secom ocultamos) pero no dicen nada de esta escena en la que una asambleísta de Alianza País golpea a una persona que intentó quitarle su bandera, eso si ocurrió ante nuestras cámaras y lo mostramos.

 

No podemos estar en todos los puntos donde están los tuiteros o las cámaras de los servicios de inteligencia, pero cuidado, tampoco podemos caer en trampas y publicar todo lo que envían los tuiteros.

 

Tenemos dos casos que descartamos: una golpiza en otro país que hicieron aparecer como ocurrida en Galápagos e imágenes de marchas en Guayaquil grabadas con drones, a las que luego les acoplaron el sonido. Un dron no capta sonido ambiente distinto del de su propio motor.

 

Por tomar estas precauciones recibimos mensajes provocadores: miren esto, ¿por qué no publican esto? ¿tienen miedo? ¿para quién trabajan? .

 

El hecho es que la tarea se pone más difícil cada día, a pesar de las nuevas herramientas y también por culpa de ellas.

 

En Ecuavisa contamos lo que nuestros equipos ven y comprueban o lo que fuentes que ofrezcan seguridad nos proporcionan, buena parte de esas fuentes son del propio gobierno.

 

Pero la realidad hoy es que "no todo lo que ocurre se puede ver, ni lo que se ve es todo lo que ocurre".

 

Eso tendremos que aprenderlo todos.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos