Inicio ·Blogs · Artículo

Detrás de las noticias con Darío Patiño: La censura previa

Redacción

mguaman

|

Jueves 21 de Mayo de 2015 - 12:52
compártelo
  • La censura previa es la censura materializada en la facultad de aprobar o prohibir determinado material o expresión antes de hacerse público.
La censura previa es la censura materializada en la facultad de aprobar o prohibir determinado material o expresión antes de hacerse público. La censura previa es la censura materializada en la facultad de aprobar o prohibir determinado material o expresión antes de hacerse público.
Opinión
 
Por Dario F. Patiño 
 
Están los medios de comunicación obligados a cubrir todos los eventos que realicen los funcionarios y que estos consideren de interés público? Si un funcionario  considera que su evento es de interés público y un medio no se lo registra, puede pedir una sanción o multa para ese medio? 
 
Muchos creerán que las solas preguntas son absurdas. 
 
Pero en Ecuador lo absurdo es la respuesta: SI. 
 
Además lo dice la Ley.
 
Y lo acaba de dejar en claro la Superintendencia de Comunicación, o Supercom, al multar al diario La Hora por no haber cubierto el acto de rendición de cuentas del alcalde de Loja, una capital de provincia ecuatoriana. 
 
La rendición de cuentas es un proceso obligatorio para todos los funcionarios. Y aquí se ha vuelto costumbre hacerlo con gran despliegue y pompa. Pero a pesar de eso, son pocas las rendiciones de cuentas que salen en los medios. Por su cantidad y por intrascendentes.
 
Hasta ahora ningún funcionario había considerado que sino le registraban su evento lo estaban censurando. Pero a este alcalde se le ocurrió que sí y la Supercom le dio la razón.
 
Sin más detalles de la singular decisión, lo más grave es la puerta que quedó infinitamente abierta: cualquier funcionario, sin importar su rango, puede alegar interés público en sus actos y denunciar censura previa si un medio no se lo cubre. Y si no se lo cubre ninguno, puede hacer multar a todos los medios de comunicación de un país.  Pero además si le funcionó una vez, podrá seguirlo haciendo. ¿Qué le pasará a quien no cubra una rueda de prensa o una inauguración de este alcalde o de cualquier otro alcalde o ministro o presidente del Ecuador?. ¿Qué pasará si basándose en este fallo, todos los funcionarios demandan a todos los medios?
 
Me dirán que el caso de La Hora fue específico, pero si lo leen en la propia página de Supercom, es evidente que quedan sentadas las bases para que muchos funcionarios al menos quieran intentar hacer uso de esta norma.
 
Lo curioso es que la sanción se basa en una definición de interés público, pero aún no está definido qué es de interés público y quién lo determina. Se informa que el otro organismo creado por la Ley, el Cordicom, que es como la materia gris de estos reglamentos, apenas va a decir lo que es y lo que no es de interés público. 
 
Con todo respeto y solo por sana lógica, es insólito que alguien, pueda decidir lo que un medio debe o no debe cubrir y que pueda determinar lo que es de interés para el público y lo que no es. Los gobiernos tienen muchos medios y recursos y tecnologías para informar lo que están obligados a informar a sus ciudadanos. Y no tienen porqué obligar a unos medios a hacerlo. Los ciudadanos han confiado a los periodistas esa labor de seleccionar lo que puede ser interesante y tienen como castigarlos si creen que no cumplen bien esa función. 
 
Pero al final lo que estamos es perdiendo el tiempo. Mientras abogados, burócratas y periodistas discutimos, la gente cada vez será más libre de hacer lo que quiera. Con la tecnología decidirá lo que quiere saber y lo que no le interesa. Ni siquiera verá televisión y menos aún, leerá periódicos.
 
Y ahí, en ese caso, ¿a quién va a demandar el alcalde Loja? y ¿a quien van a sancionar si ya no hay medios? 
 
 
 

Opinión

 

Por Dario F. Patiño 

 

Están los medios de comunicación obligados a cubrir todos los eventos que realicen los funcionarios y que estos consideren de interés público? Si un funcionario  considera que su evento es de interés público y un medio no se lo registra, puede pedir una sanción o multa para ese medio? 

 

Muchos creerán que las solas preguntas son absurdas. 

 

Pero en Ecuador lo absurdo es la respuesta: SI. 

 

Además lo dice la Ley.

 

Y lo acaba de dejar en claro la Superintendencia de Comunicación, o Supercom, al multar al diario La Hora por no haber cubierto el acto de rendición de cuentas del alcalde de Loja, una capital de provincia ecuatoriana. 

 

La rendición de cuentas es un proceso obligatorio para todos los funcionarios. Y aquí se ha vuelto costumbre hacerlo con gran despliegue y pompa. Pero a pesar de eso, son pocas las rendiciones de cuentas que salen en los medios. Por su cantidad y por intrascendentes.

 

Hasta ahora ningún funcionario había considerado que sino le registraban su evento lo estaban censurando. Pero a este alcalde se le ocurrió que sí y la Supercom le dio la razón.

 

Sin más detalles de la singular decisión, lo más grave es la puerta que quedó infinitamente abierta: cualquier funcionario, sin importar su rango, puede alegar interés público en sus actos y denunciar censura previa si un medio no se lo cubre. Y si no se lo cubre ninguno, puede hacer multar a todos los medios de comunicación de un país.  Pero además si le funcionó una vez, podrá seguirlo haciendo. ¿Qué le pasará a quien no cubra una rueda de prensa o una inauguración de este alcalde o de cualquier otro alcalde o ministro o presidente del Ecuador?. ¿Qué pasará si basándose en este fallo, todos los funcionarios demandan a todos los medios?

 

Me dirán que el caso de La Hora fue específico, pero si lo leen en la propia página de Supercom, es evidente que quedan sentadas las bases para que muchos funcionarios al menos quieran intentar hacer uso de esta norma.

 

Lo curioso es que la sanción se basa en una definición de interés público, pero aún no está definido qué es de interés público y quién lo determina. Se informa que el otro organismo creado por la Ley, el Cordicom, que es como la materia gris de estos reglamentos, apenas va a decir lo que es y lo que no es de interés público. 

 

Con todo respeto y solo por sana lógica, es insólito que alguien, pueda decidir lo que un medio debe o no debe cubrir y que pueda determinar lo que es de interés para el público y lo que no es. Los gobiernos tienen muchos medios y recursos y tecnologías para informar lo que están obligados a informar a sus ciudadanos. Y no tienen porqué obligar a unos medios a hacerlo. Los ciudadanos han confiado a los periodistas esa labor de seleccionar lo que puede ser interesante y tienen como castigarlos si creen que no cumplen bien esa función. 

 

Pero al final lo que estamos es perdiendo el tiempo. Mientras abogados, burócratas y periodistas discutimos, la gente cada vez será más libre de hacer lo que quiera. Con la tecnología decidirá lo que quiere saber y lo que no le interesa. Ni siquiera verá televisión y menos aún, leerá periódicos.

 

Y ahí, en ese caso, ¿a quién va a demandar el alcalde Loja? y ¿a quien van a sancionar si ya no hay medios? 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *