Inicio ·Blogs · Artículo

Detrás de las noticias con Darío Patiño: La prensa en América Latina

Redacción

jesuarez

|

Miércoles 06 de Mayo de 2015 - 14:13
compártelo
  • GUAYAQUIL.- En esta semana el director de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, se refiere a la situación de la prensa en Latinoamérica. Foto: Captura.
GUAYAQUIL.- En esta semana el director de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, se refiere a la situación de la prensa en Latinoamérica. Foto: Captura. GUAYAQUIL.- En esta semana el director de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, se refiere a la situación de la prensa en Latinoamérica. Foto: Captura.
En esta semana el director de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, se refirió a la situación de la prensa en Latinoamérica, a propósito de los informes presentados por la Relatoría Especial de la CIDH y Freedom House.
 
Es un gusto saludarlos desde la sala de redacción de Ecuavisa en Guayaquil.
 
Algo tiene que andar mal para la libertad de prensa para América Latina. No puede ser que en una misma semana organizaciones internacionales coincidan en los países, en las cifras, en las violaciones, en las conclusiones y que además, sean los mismos gobiernos los que reaccionen a estos informes. 
 
La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de la OEA dice que el último año fue quizá el peor en una década y contabiliza 25 periodistas asesinados y 400 agresiones a ellos.
 
La Relatoría habla de la eterna censura en Cuba, de la creciente persecución penal en Venezuela, de los asesinatos en México, de las amenazas en Colombia, de la censura en Argentina, del maridazgo entre prensa y gobierno en Guatemala, del control de medios en Nicaragua y de la Ley Orgánica de Comunicación en Ecuador
 
Y lo dice el nuevo relator especial, el uruguayo Edison Lanza. Ya no es la colombiana Catalina Botero, a quien varios gobiernos de la región descalificaron con insistencia. 
 
Previamente, la organización Freedom House había lanzado una alerta similar cuando dijo que periodistas enfrentaron la violencia y la intimidación, tanto de autoridades gubernamentales, como de factores criminales y otorgó a países como Ecuador, Honduras, México, Perú y Venezuela, su peor calificación en libertad de prensa en más de una década. 
 
Seguramente, ahora se alzará uno que otro gobierno a desacreditar estos informes o a sus autores, pero hay una realidad. Los periodistas muertos existen, los cierres de medios ocurren, las sanciones se imponen, los ataques de las autoridades están grabados y los juicios contra medios y periodistas son públicos. 
 
Lo más grave es el invisible control de los medios que ahora se está poniendo de moda y que denuncia la CIDH, el que se da a través de la compra de medios por parte de empresarios, amigos de los gobiernos y todo dentro de una aparente legalidad. 
 
Parafraseando al presidente Rafael Correa, quien dijo en la  Cumbre de las Américas que "la prensa latinoamericana era mala, muy mala", habría que decir, después de ver estos informes, que la prensa en América Latina está mal, muy mal. 
 
Nos vemos en una próxima oportunidad. 
 

En esta semana el director de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, se refirió a la situación de la prensa en Latinoamérica, a propósito de los informes presentados por la Relatoría Especial de la CIDH y Freedom House.

 

Es un gusto saludarlos desde la sala de redacción de Ecuavisa en Guayaquil.

 

Algo tiene que andar mal para la libertad de prensa para América Latina. No puede ser que en una misma semana organizaciones internacionales coincidan en los países, en las cifras, en las violaciones, en las conclusiones y que además, sean los mismos gobiernos los que reaccionen a estos informes. 

 

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos de la OEA dice que el último año fue quizá el peor en una década y contabiliza 25 periodistas asesinados y 400 agresiones a ellos.

 

La Relatoría habla de la eterna censura en Cuba, de la creciente persecución penal en Venezuela, de los asesinatos en México, de las amenazas en Colombia, de la censura en Argentina, del maridazgo entre prensa y gobierno en Guatemala, del control de medios en Nicaragua y de la Ley Orgánica de Comunicación en Ecuador

 

Y lo dice el nuevo relator especial, el uruguayo Edison Lanza. Ya no es la colombiana Catalina Botero, a quien varios gobiernos de la región descalificaron con insistencia. 

 

Previamente, la organización Freedom House había lanzado una alerta similar cuando dijo que periodistas enfrentaron la violencia y la intimidación, tanto de autoridades gubernamentales, como de factores criminales y otorgó a países como Ecuador, Honduras, México, Perú y Venezuela, su peor calificación en libertad de prensa en más de una década. 

 

Seguramente, ahora se alzará uno que otro gobierno a desacreditar estos informes o a sus autores, pero hay una realidad. Los periodistas muertos existen, los cierres de medios ocurren, las sanciones se imponen, los ataques de las autoridades están grabados y los juicios contra medios y periodistas son públicos. 

 

Lo más grave es el invisible control de los medios que ahora se está poniendo de moda y que denuncia la CIDH, el que se da a través de la compra de medios por parte de empresarios, amigos de los gobiernos y todo dentro de una aparente legalidad. 

 

Parafraseando al presidente Rafael Correa, quien dijo en la  Cumbre de las Américas que "la prensa latinoamericana era mala, muy mala", habría que decir, después de ver estos informes, que la prensa en América Latina está mal, muy mal. 

 

Nos vemos en una próxima oportunidad. 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *