Inicio ·BBC · Artículo

¿Cómo piensa una maltratadora de las redes sociales?

Redacción

gpinasco

|

Miércoles 19 de Noviembre de 2014 - 13:43
compártelo
  • Isabella Sorley estuvo en prisión durante 12 meses debido a los mensajes que envió por Twitter.
Isabella Sorley estuvo en prisión durante 12 meses debido a los mensajes que envió por Twitter.

 

"Estoy bastante disgustada por lo que hice, por lo que escribí", le dijo Sorley al programa Newsbeat de la BBC.

 

Sorley está arrepentida de ser una "troll", como se les llama a las personas que se dedican a causar malestar y disgustos con mensajes ofensivos en las redes sociales.

 

En uno de aquellos mensajes ultrajantes Sorley amenazaba a Farzanet con hacerle cosas peores que violarla.

 

Pero en medio de la conversación, ella admitió que nunca había conocido a la víctima de sus tuits.

 

Entonces fue un buen momento para que ambas se encontraran.

 

¿Buena persona?

Farzanet, quien vive en Stratford-upon-Avon, una localidad británica ubicada a 150 kilómetros al norte de Londres, estaba bastante nerviosa de encontrarse con la persona que le mandó tal cantidad de mensajes violentos en Twitter.

 

"Soy una buena persona, de verdad", le dijo Sorley cuando finalmente se vieron cara a cara.

 

"Si eres una buena persona, ¿por qué enviaste esos mensajes, incluidos 'mátate', 'te haré peores cosas que violarte' o 'solo espera que salga de la cárcel para tener más tiempo de verte enterrada'?", preguntó Farzanet.

 

"Lo cierto es que estaba en medio de una fiesta muy alocada", explicó Sorley.

 

Según ella, los tragos eran muy baratos y llegó a tomar unos 20 durante una sola noche.

 

Farzane

Natalie Farzanet, de 18 años, fue una de las víctimas del 'troleo' de Sorley.

 

 

"No puedo culpar al alcohol de mis acciones, pero sí tuvo que ver. Soy una seguidora, no una líder, y leí que muchas personas estaban enviado esos tuits", relató Sorley.

 

"Escribir que haría cosas peores que una violación es absolutamente atroz, es muy desagradable. Durante muchos días estuve cuestionándome si no había algo mal en mi cabeza, en mi estado mental", añadió.

 

"¿Te sentiste muy poderosa cuando enviaste esos tuits?", cuestionó Farzanet.

 

"Pasé seis meses de mi vida en prisión tratando de comprender por qué envié esos tuits y cómo eso influyó en mí. Mentiría si dijera que no me sentí superior frente a mi víctima. Pero no lo hice esperando una reacción", respondió Sorley.

 

Twitter

La red social Twitter es un campo propenso para el maltrato a personalidades y figuras públicas.

 

 

Y continuó: "Son ese tipo de cosas que soy propensa a decir cuando estoy borracha y las redes sociales me permiten decirlas en un medio distinto".

 

Pero Farzanet no quedó satisfecha con esa respuesta.

 

"Aun cuando estás borracho puedes estar en control de las cosas que dices o haces contra los demás", replicó.

 

Sorley fue franca: "Insisto, no quiero culpar al alcohol, yo tengo mis propios pensamientos, pero sí afectó mi cabeza esa noche".

 

"Cuando desperté esa mañana sabía que había cometido un error muy grave", añadió.

 

Después de que fue acusada de maltrato en Twitter, Sorley volvió a enviar una serie de mensajes insultantes: "Estás en Twitter, así que debes esperar algo de ultraje".

 

"No puedes manejar las palabras en una carta, las palabras nunca le han hecho daño a nadie".

 

Farzanet señaló que: "Un par de palabras significan todo. Yo pensé en quitarme la vida".

 

Isabella Sorley

Sorley acepta que en el momento en que envió sus mensajes estaba bajo la influencia del acohol.

 

 

En ese momento Sorley admitió que sus tuits tuvieron una falta de empatía.

 

"Lo que escribí fue mi juicio enfermizo en ese entonces sobre lo que estaba pasando".

 

Odio prolongado

Otra víctima de las palabras fue Carolina Criado-Perez, una líder feminista muy popular en Reino Unido.

 

De hecho, actualmente Sorley tiene una orden de restricción de acercarse a Criado-Pérez debido a los mensajes que ella envió por su cuenta de Twitter.

 

Pero la BBC habló con ella para intentar reunirlas.

 

Criado-Perez se convirtió el año pasado en una importante figura de la militancia feminista después de que lograra que el Banco Central de Inglaterra mantuviera las imágenes de mujeres históricas en los billetes.

 

Pero eso también le hizo el centro de un acoso constante en las redes sociales.

 

"Durante dos meses recibía un insulto cada minuto. Había gente que me decía que me violarían en grupo", recordó.

 

"Otros investigaron sobre una dirección que estaba relacionada conmigo y la publicaron en internet. Después dijeron que vendrían a perseguirme para matarme".

 

Farzanet

Farzanet afirmó durante su encuentro con Sorley que muchas veces sintió ganas de suicidarse.

 

 

Criado-Perez recordó que estaba tan aterrorizada por las amenazas que no podía dormir, comer o terminar su trabajo.

 

"Me convertí en una persona llena de ansiedad, muy preocupada por la reacción de las personas cuando dijera algo. No puedes salir ilesa de ese nivel de odio y maltrato prolongado", señaló.

 

Sin embargo, ella no se amedrentó. Después de varios meses, logró que tres personas fueran a prisión por enviarle mensajes amenazantes, entre ellas Sorley.

 

"Lo que necesitamos hacer es detener esa idea de que la gente puede decir lo primero que se le viene a la cabeza. Y eso se hace con educación y cambiando la forma como la sociedad funciona".

 

Sobre Sorley fue un poco más allá: "No hace mucha diferencia lo que pase con ella. Yo quedo tranquila si su experiencia le enseña a otras personas a no hacer lo mismo".

 

Más problemas

Desde que salió de prisión en febrero, Sorley ha estado en problemas de nuevo por asalto, desorden público y agresión. Por eso tuvo que volver a la cárcel.

 

Admitió que todos esos inconvenientes están relacionados con su problema con el alcohol.

 

Pero que está en el proceso de dejarlo y quiere advertirle a la gente de los peligros del matoneo (conocido como "troleo") en las redes sociales.

 

"Quiero contarles a las personas sobre mi caso. Y espero que esta experiencia les sirva a los más jóvenes a no estropear su vida como lo he hecho yo", afirmó.

 

Farzanet quiere que Sorley sepa cómo se siente las personas que reciben maltrato en las redes sociales.

 

"La gente me decía que me fuera y que me suicidara, que era fea, que debería tener cáncer, que era una terrorista y que ellos me iban a matar", confesó Farzane.

 

Encuentro

Durante el encuentro, Farzanet le hizo jurar a Sorley que nunca más iba a maltratar a la gente por Twitter.

 

 

"Me sentaba en la sala de mi casa y temblaba como una hoja. Estaba temerosa de cualquier persona que conocía, de todo, y la culpa de eso la tuvieron sus mensajes".

 

Por eso Farzanet quería que Sorley jurara que nunca iba a hacer una cosa similar en su vida.

 

Y ella lo prometió: "Esos diez minutos, cuando envié esos tuits, definirán mi vida de aquí en adelante. Siempre".

 

Entonces, ¿qué piensan ahora cada una de ellas?

 

Farzanet aceptó que estaba temerosa al principio, pero después quedó tranquila de tener la oportunidad de entender lo que su atacante pensaba.

 

Mientras que Sorley afirmó: "Fue bastante emocional ver todo esto desde el otro lado. Nunca pensé escuchar lo que sufre una persona que vive el maltrato en las redes sociales".

 
BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *