Inicio ·BBC · Artículo

Las verdades y los mitos del ébola

Redacción

gpinasco

|

Viernes 17 de Octubre de 2014 - 16:04
compártelo
  • Para contraer la dolencia, fluidos corporales de una persona con el virus tienen que tocar las mucosas de alguien sano.
Para contraer la dolencia, fluidos corporales de una persona con el virus tienen que tocar las mucosas de alguien sano.

 

El contagio se produce cuando los fluidos corporales de un individuo infectado tocan alguna de las membranas mucosas de alguien sano.

 

Esto quiere decir que la sangre, el sudor, la orina o las heces del portador del virus tienen que entrar en contacto con los ojos, los orificios nasales, la boca, los oídos, la zona genital o una herida abierta para contraer la enfermedad.

 

El contagio también puede ocurrir si se tocan sábanas, ropa o superficies contaminadas por la infección, pero solo si hay alguna cortada en la piel.

Vea también: ¿Por qué está costando tanto controlar la propagación del ébola?

 

Mito 2: Uno se puede contagiar de una persona que se ve saludable

Virus del ébola

El período de incubación tiene un máximo de 21 días.

 

 

Es muy poco probable que eso ocurra, incluso si alguien es portador del virus.

 

La razón es que para que los síntomas aparezcan pueden pasar hasta 21 días, es el período máximo de incubación de la enfermedad.

 

Y hasta que los síntomas no son visibles, no hay contagio.

 

Un individuo puede transmitir la condición siempre que el virus esté presente en su sangre y secreciones.

 

Mito 3: No se puede contraer a través del contacto sexual

Se recomienda el uso de preservativos si una persona que tuvo el virus va a tener relaciones sexuales.

 

 

Si un hombre tiene ébola, el virus puede estar presente en sus fluidos corporales, incluyendo a su semen.

 

La OMS considera que el virus puede seguir en los fluidos del individuo hasta siete semanas después de que el paciente se recuperó.

 

Pero otros expertos sugieren que la enfermedad podría estar presente por tres meses, incluso si los médicos confirman que no hay partículas virales en la sangre.

 

Quien haya tenido ébola tiene que abstenerse de tener relaciones sexuales, o utilizar preservativos durante ese período de tiempo.

 

Mito 4: Alguien que murió no puede propagar la condición

Aunque el individuo halla fallecido, el virus puede seguir estando presente. Por esta razón, a los especialistas en epidemiología les preocupa que la propagación tenga lugar cuando se realizan prácticas funerarias tradicionales en algunos países africanos que requieren estar en contacto directo con quien murió.

 

Entierro

Los entierros deben realizarlos personas entrenadas para evitar la propagación del virus.

 

 

En estos casos, la OMS recomienda el entierro inmediato y el uso de guantes y ropa que proteja al individuo que manipula el cadáver.

 

Se recomienda que quien esté a cargo del funeral haya sido entrenado en los procedimientos que deben seguirse para evitar que la infección se propague.

 

Mito 5: Un paciente puede transmitir la enfermedad, incluso si se recuperó.

Normalmente, sólo la gente que tiene los síntomas puede propagar el virus.

 

En el caso de una mujer embarazada, si fue dada de alta, se le recomienda evitar amamantar al bebé.

 

Mito 6: Antibióticos, agua salada, leche y cebolla cruda pueden prevenir el ébola

Cebolla cruda

La cebolla no protege contra la enfermedad que, por los momentos, no tiene cura.

 

 

Tener un régimen alimenticio balanceado es beneficioso para la salud, pero consumir los productos mencionados con anterioridad, no impide contraer la enfermedad.

 

Y en el caso del agua salada hay un elemento adicional: ingerirla en días calientes puede ser peligroso.

 

La OMS refiere el caso de dos personas en Nigeria que murieron por esta razón.

 

Por el momento no hay una cura para el ébola, pero hay vacunas que se encuentran en etapa experimental.

 

Si las pruebas son exitosas, el personal sanitario tendría prioridad para recibir las inyecciones.

 

Mito 7: Hay que usar productos antisépticos costosos para eliminar el virus

Si se está cerca de un paciente con ébola, es importante lavarse las manos con jabón.

 

 

Se recomienda lavarse las manos constantemente, en especial si se está cerca de un paciente que tiene ébola.

 

El gel que contiene alcohol puede ser útil, pero si las manos están visiblemente sucias, es importante lavarlas con agua limpia y jabón, aseguran funcionarios sanitarios.

 

Mito 8: Este es el primer gran brote de ébola

Este es el episodio que más muertes ha causado, pero no es el primero.

 

Según la OMS, el virus se diagnosticó por primera vez en humanos en 1976.

 

En esa oportunidad se detectó en Sudán y en la República Democrática del Congo.

 

El último ocurrió en una población cercana al río Ébola, y de ahí viene el nombre de la enfermedad.

 

República Democrática del Congo.

El primer brote de ébola ocurrió en Sudán y en la República Democrática del Congo en 1976.

 

 

Ese año infectó aproximadamente a 500 personas causando la muerte de 400.

 

Desde entonces, varias cepas del virus han aparecido en el continente africano.

 

Tras el inicio de este último brote, más de 4.500 personas han perdido la vida, la mayoría en Liberia, Guinea y Sierra Leona.

 

 

BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos