Inicio ·BBC · Artículo

La experiencia de ser autista, paralítico o ciego por un día

Redacción

fsalcedo

|

Viernes 13 de Junio de 2014 - 17:15
compártelo
  • La experiencia de ser autista, paralítico o ciego por un día.
La experiencia de ser autista, paralítico o ciego por un día.

 

El autismo no es la única discapacidad que se ha intentado recrear de forma virtual.

Depression Quest (algo así como la cruzada de la depresión) le pide a los jugadores que negocien una vida virtual con discapacidades mentales y en la que las positivas opciones no están disponibles, dependiendo de qué tan bajo esté el estado de ánimo del personaje. Y en un juego de la BBC permite a las personas ponerse en los zapatos de los niños con dislexia.

Críticos a estos simuladores consideran que son contraproducentes. Les preocupa que el haber participado en un ejercicio de simulación, las personas sin discapacidad puedan creer que entienden completamente bien la incapacidad.

También aseguran que al menos que tengas alguna discapacidad y vivas las consecuencias de no conseguir trabajo, del dolor y el prejuicio, no tienes la idea completa de la situación.

Robyn Steward no está de acuerdo con esta visión. "Cuando vuelas en un simulador de avión, es parecido a lo que sería volar un avión, pero sabes que si lo estuvieras haciendo en serio, sería distinto. La gente sabe que lo que están viendo y escuchando es una recreación, que sólo está ahí para ofrecer información e ideas".

Las discapacidades físicas son más fáciles y económicas de reproducir que el autismo y otros trastornos de desarrollo, y son muchos los dispositivos caseros que pueden ayudar a entenderlas.

Cuestión de impacto

Dos personas jugando

 

Existen ejercicios como tomar pequeños objetos con guantes que dificultan el movimiento, como puede ocurrir a las personas con parálisis cerebral. También se atan las piernas para recrear problemas de movilidad.

Otra actividad puede ser hacer un sándwich con sólo una mano, o dibujar con el bolígrafo en el pie.

No obstante, desde los años 80, son varias las personas y grupos que han expresado su desacuerdo en utilizar las simulaciones de discapacidades como una herramienta para el aprendizaje o la investigación.

"Las personas discapacitadas no lo ven como una solución a los problemas que enfrentamos", explica Nicholas Watson, profesor de estudios de incapacidades de la Universidad de Glasgow.

Agrega que muchos discapacitados sienten que su experiencia de vida no es considerada tan importante si las personas piensan que obtendrán más si lo prueban en carne propia.

Watson dice que cuando las personas lo intentan por algunas horas, las dificultades que experimentan pueden crear lástima en vez de una respuesta constructiva. "La gente no culpa lo que tiene que culpar, el ambiente inaccesible y el pobre diseño, consideran que el problema es el hecho de que estás en una silla o que no puedes ver".

Cuando todavía podía caminar, Watson recuerda que participó en un ejercicio de aprendizaje con una silla de ruedas. Cuenta que se sintió frustrado y molesto, que no aprendió nada útil e incluso admite que hizo trampa. "No podía salir de un supermercado, así que me levanté y empujé la silla".

Pero no siempre escuchar de segunda mano problemas sobre discapacidad tiene suficiente impacto.

Síganos en Twitter @bbc_ciencia

 
BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *