Inicio ·BBC · Artículo

¿Por qué se suicidan tantos hombres a los 40?

Redacción

gpinasco

|

Viernes 17 de Abril de 2015 - 12:28
compártelo
  • El padre de Simon Jack se suicidó cuando tenía 44 años.
El padre de Simon Jack se suicidó cuando tenía 44 años.
El suicidio se lleva por delante una cifra preocupante de vidas y, en países como Reino Unido, los hombres sufren un riesgo mucho mayor que las mujeres. Simon Jack, cuyo padre se suicidó, intentó averiguar el porqué.
 
Los 44 son una edad poco destacable para la mayoría, pero para mí es una edad que siempre ha tenido un significado especial.
 
Es la edad en que mi padre se quitó la vida, hace 25 años, por razones que todavía no tengo claras.
 
Como resultado de esto, siempre he sido sensible a las historias sobre suicidio que aparecen en las noticias. Y me he dado cuenta de lo frecuente que es que los protagonistas sean hombres.
 
Lo que no sabía, hasta hace poco, es que el suicidio es la principal causa de muerte para los hombres de menos de 50 años.
 
Quise saber por qué. ¿Qué característica de ser hombre te hace más susceptible y qué se puede hacer al respecto?
 
Mi propio padre, en la década de los 40, estaba dentro del grupo de edad más vulnerable.
La incidencia del suicidio alcanza su cima entre los hombres en esa década.
 
Las razones se pueden intuir: tu mujer se va con los niños, pierdes el trabajo a una edad en la que es difícil encontrar otro. Esto puede aumentar el estrés entre los hombres que sienten la presión de ser los sustentadores de sus familias.
 
En realidad, nada de esto explicaría el caso de mi padre. Era un hombre popular, gregario y talentoso con una mujer que le quería y cuatro hijos, de los cuales yo era el mayor.
 
Enfermedad mental
También me ha sorprendido mucho que tantas familias tengan tantos problemas para explicar por qué alguno de estos factores puede llevar al suicidio.
 
El profesor Rory O'Connor dirige uno de los principales centros de investigación sobre el suicidio, en la Universidad de Glasgow, y lleva a cabo experimentos sobre la psicología del comportamiento suicida.
 
Simon
Simon quiso entender por qué se suicidó su padre.
 
La enfermedad mental forma parte con frecuencia del problema, pero no es suficiente como única explicación, dice O'Connor.
 
"Pensamos que la mayoría de la gente que muere a causa del suicidio tiene una enfermedad mental, pero menos del 5% de personas que tienen una enfermedad mental acaban suicidándose".
 
Yo necesitaba saber más sobre lo que estaba pasando en la vida de mi padre cuando decidió suicidarse, lo cual implicaba una larga conversación pendiente con mi madre.
 
Se trataba de una perspectiva abrumadora, porque casi nunca habíamos tratado el tema a lo largo de los años.
 
Esto, en sí mismo, es una parte clave del problema para muchas familias. A mis hermanos y a mí hablar del tema nos ponía muy tristes y nos llevaba al borde de un incómodo llanto o provocaba discusiones familiares.
 
A pesar de las reservas que tenía, y la profunda duda de mis tres hermanos, mi madre tuvo coraje y aceptó que grabase en video nuestra conversación.
 
"Amable, inteligente y con confianza en sí mismo"
En esa sesión, me enteré de las aventuras amorosas que tuvo mi padre, la mayoría de las cuales, al igual que los problemas financieros, solo salieron a la luz tras su muerte y nunca se hablaron antes.
 
Stephen Habgood
El hijo de Stephen Habgood se suicidó cuando tenía 25 años.
 
Este tipo de problemas pueden ayudar a explicar la elevada tasa de suicidios de los hombres cuarentones, pero el suicido también es la principal causa de muerte para aquellos entre los 20 y los 34, suponiendo casi un cuarto de todas las muertes.
 
Hablé con Stephen Habgood, cuyo hijo murió cuando tenía 25 años. Era también un hombre extrovertido y popular, por lo que su muerte supuso una total conmoción para su padre y su madrastra.
 
"Era tan amable, tenía buen aspecto, se veía inteligente, elocuente, parecía tener mucha confianza en sí mismo", dice Stephen.
 
Pero por muy elocuente que fuera, Chris nunca discutió su estado con su familia.
 
Hay un experimento mental útil que puede ilustrar esto, dice Joe Ferns, director ejecutivo de políticas de Samaritans.
 
"Imagina que llegas a trabajar el lunes por la mañana y te encuentras a alguien triste en la oficina, que está llorando por algo que le ha pasado el fin de semana. Te digo que si es una mujer, lo que pasaría es que alguien la ayudaría a ir al lavabo, tendrían una conversación y volverían luego a trabajar. Seguramente nadie pensaría demasiado en ello".
 
Profesor
Rory O'Connor dirige un centro de invesitgación
sobre el suicidio en la Universidad de Glasgow.
 
"Si pasa lo mismo con un hombre que llora en su mesa, sospecho que la reacción de la gente alrededor sería mucho más dramática. La gente asume que algo muy malo debe haber pasado".
 
Hay una diferencia en la forma en que reaccionamos a los hombres y a las mujeres cuando expresan cómo se sienten.
 
¿Puede el hablar, simplemente, salvar vidas? Matt fue una de las personas que conocí que pensó en quitarse la vida y no lo hizo.
 
Se sentía desesperado porque no encajaba con las ideas de lo que significaba ser un hombre en su comunidad.
 
"Siempre he sido una persona muy expresiva, siempre me ha gustado el arte y creo que he sido bastante afeminado, quizás".
 
"Esto no encajaba muy bien con mi grupo de amigos así que siempre me sentí como un extraño. Era difícil, porque cuando estás creciendo, nadie quiere ser el excluido, ¿no?".
 
Debilidad
Habiendo decidido que se iba a suicidar, Matt pasó por la sede de los Samaritanos en Oxford Road, en Manchester, pensó que no tenía nada que perder y entró.
 
Ahora se da cuenta de que esa decisión le salvo la vida. Siempre había postergado entrar.
 
"La razón principal que me llevaba a no hablar con nadie era esta idea de la debilidad. Si no podías solucionar los problemas por ti mismo, entonces eras una persona débil".
 
Suicide
Los hombres se enfrentan a una barrerar a la hora de expresar momentos de debilidad.
 
Esta percepción es clave para entender por qué los hombres se quitan la vida en cifras tan chocantes, dices Jane Powell, directora de la Campaña contra una Vida Miserable (CALM, por sus siglas en inglés).
 
Si buscas imágenes de el prototipo de macho, el rugby las tiene en abundancia.
 
Y aun así, en un un mundo en el que no me lo esperaba, vi muchos intentos de actuar contra estos estereotipos.
 
Ian Knott era un exitoso jugador profesional de los Warrington Wolves cuando sufrió una lesión en la espalda que le obligó a acabar su carrera y le provoca un constante dolor físico.
 
Su incapacidad para cumplir con muchos de los roles que él consideraba inherentes a ser jugador, padre y marido, le llevaron a intentar quitarse la vida.
 
"El dolor llegó hasta tal punto que pensé: ¿qué razón tiene estar aquí?. Mi mujer y mis hijos seguían a mi lado, pero yo ya no quería formar parte de ello".
 
"Estoy orgulloso de mi mismo porque ahora puedo hablar de mis experiencias, y quizás ayudar a otra gente, sobre todo a otros hombres".
 
"Es el principal problema con los hombres. No se abren. Y no tienen nada de qué avergonzarse", concluye.
BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos