Inicio ·BBC · Artículo

Cómo se defiende la CIA de las acusaciones de tortura

Redacción

bbc

|

Jueves 11 de Diciembre de 2014 - 13:00
compártelo

 

"Reconocemos que el programa de detención e interrogación tenía deficiencias y que la Agencia cometió errores".

Esa es parte de la respuesta de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos al informe de 6.700 páginas recién publicado por el comité de inteligencia del Senado.

El resumen del reporte, basado en seis millones de documentos internos y que tomó más de cinco años realizar, se hizo público el lunes y concluye que los métodos de investigación coercitivas aplicados por la CIA a algunos detenidos pueden considerarse tortura.

Además, explica cómo la Agencia engañó a los estadounidenses y a su gobierno sobre la efectividad del programa en cuestión durante el gobierno del republicano George W. Bush (2001-2009), quien en su momento lo defendió como legal y humano.

Sin embargo, en un comunicado publicado nada más conocerse el informe, el director de la CIA, John Brennan menciona solo "deficiencias" y "errores" y justifica su uso porque se obtuvo "información valiosa que ayudó a frustrar planes de ataque, capturar terroristas y salvar vidas".

Lea también: Los dos inexpertos psicólogos que idearon y pusieron en práctica las torturas de la CIA

Última vez en 2007

Brennan asegura que "los problemas más serios" ocurrieron al principio y debido a que la CIA "no estaba preparada y carecía de las competencias esenciales para llevar a cabo un programa sin precedentes".

Documento del Senado sobre las técnicas coercitivas de la CIA.

Los autores del documento aseguran que los interrogatorios a 39 de los detenidos no produjeron información valiosa.

Según éste, el entonces presidente Bush ordenó a la Agencia poner en marcha el programa seis días después de ataque a las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001.

En esa línea, la CIA subraya que la última vez que utilizó las técnicas en cuestión fue en diciembre de 2007, aunque fueron prohibidas por el presidente Barack Obama cuando asumió su mandato en enero de 2009 a través de una orden ejecutiva.

"Los oficiales de la Agencia se adhirieron escrupulosamente a estas directivas (del presidente Obama)", añade la CIA.

En otro punto, el de mayor peso, el documento revela que los métodos de interrogación no fueron efectivos para obtener datos precisos ni para lograr la cooperación de los detenidos.

Es más, los autores aseguran que los interrogatorios a 39 de los detenidos no produjeron información valiosa, mientras de otros la Agencia obtuvo datos que generaron "problemas en temas críticos", incluyendo amenazas terroristas que la CIA identificó como prioridad.

Método "eficaz"

Ante esto, la CIA dice exactamente lo contrario:

"Nuestra revisión indica que las interrogaciones de detenidos con quienes se usaron técnicas de interrogación avanzadas sí produjeron información que ayudó a frustrar planes de ataque, capturar terroristas y salvar vidas".

Osama Bin Laden

Según la Agencia, uno de los ejemplos de la eficiencia de estos prodecimientos es la muerte de Osama Bin Laden.

Dice la Agencia que "la mayoría" de los 20 casos de estudio citados por el estudio siguen siendo "ejemplos válidos de la eficacia del programa".

Y según ésta, uno de los ejemplos de la eficiencia de estos prodecimientos es la muerte de Osama Bin Laden, en Abbottabad, Pakistan, en mayo de 2011.

La CIA detalla que gracias a ciertos datos obtenidos de los detenidos en custodia se puso el foco sobre Abu Ahmad al Kuwaiti, correo de Bin Laden cuando éste salió de Afganistán.

Sobre si esa información se pudo conseguir con otros métodos, la CIA afirma que seguirá siendo una incógnita.

"La respuesta a esta pregunta es, y seguirá siendo, incognoscible".

Contradicciones

"No es sorprendente que la CIA quiera defender los métodos que utilizó", dice a la BBC Laura Pitter, abogada de Human Rights Watch, especializada en la seguridad nacional de Estados Unidos.

A pesar de lo esperable, la experta insiste en que la respuesta dada por la Agencia a las acusaciones de tortura, "las justificaciones de siempre", contradicen justamente lo que dice el informe del Senado.

"Es contradictorio". La CIA sigue argumentando que con las técnicas coercitivas se consiguió información valiosa, mientras el documento subraya que nada de eso se logró.

"Y aunque hubiera obtenido algo de información, el programa implicó tortura, algo ilegal de acuerdo al derecho internacional y que no se justifica bajo ningún concepto y ni en un contexto de guerra", dice Pitter, enérgica.

John Brennan.

El director de la CIA, John Brennan reconoce que hubo "deficiencias" y "errores".

 

 

"Si los detenidos dieron datos fue para que las torturas terminaran".

A ese respecto, Ben Emmerson, el relator especial de Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y Contraterrorismo, dijo a través de un comunicado que, "como se trata de una cuestión de derecho internacional, EE.UU. está obligado a llevar a los responsables (de las torturas) ante la justicia".

"El fiscal general de Estados Unidos tiene la obligación legal de presentar cargos penales contra los responsables".

 
BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *