Inicio ·BBC · Artículo

¿Recibirán los afroestadounidenses finalmente un trato justo?

Redacción

tmenendez

|

Sábado 06 de Diciembre de 2014 - 13:39
compártelo
  • Los casos de Michael Brown en Ferguson y Eric Garner en Staten Island han generado una profunda indignación hacia la actuación de la policía.
Los casos de Michael Brown en Ferguson y Eric Garner en Staten Island han generado una profunda indignación hacia la actuación de la policía.

 

 

Los conductores blancos por contraste fueron objeto del 13% de las paradas, pese a formar el 29% de la población.

 

Además, los conductores negros protagonizaron el 93% de los arrestos y los blancos el 7%.

 

Ahora, quizá estén pensando: "Bueno, la policía debe tener una buena razón para todo esto".

 

Pero cuando la policía de Ferguson registró el auto de los sospechosos encontró drogas y objetos sospechosos en más de un tercio de los sujetos blancos y solo en un quinto de los conductores negros.

 

Por tanto, una proporción más alta de blancos eran criminales y aun así pararon y arrestaron a más negros.

 

Según datos de la Oficina de Estadísticas Judiciales de EE.UU., casi el 3% de la población masculina negra de EE.UU. está en prisión, en comparación con el 0,5% de los blancos.

 

Lea también: 5 cifras para entender la desigualdad racial de EE.UU.

 

Problema de confianza

Si esta es la realidad, ¿cómo puede haber ninguna confianza de que un hombre negro recibirá un trato justo por parte de la policía?

 

Los disturbios se extendieron en Ferguson después de la muerte de Michael Brown el 9 de agosto, y también el pasado 24 de noviembre, cuando se anunció que no iban a procesar a Darren Wilson, el policía blanco que lo mató.

 

Hay juntas electorales en todo Estados Unidos que dicen que quieren terminar con el fraude electoral, por lo que adoptan normas que, de forma desproporcionada, afectan a negros e hispanos estadounidenses, dificultando que puedan votar.

 

En la mayoría de los datos socioeconómicos, los negros estadounidenses aparecen en lo más bajo de la pirámide, con altos niveles de desempleo, desahucios, tasas de mortalidad infantil, viviendas humildes, baja educación y pobreza.

 

Y lo más paradójico de esto es que hay un hombre negro en la Casa Blanca.

 

Un grito de ayuda

Los disturbios en Ferguson, creo, fueron una petición de ayuda de una comunidad que se siente oprimida.

 

Protestas

En los disturbios de Ferguson, el autor percibe una necesidad de expresar la angustia.

 

 

La quema, el saqueo y la violencia fueron un grito de angustia, no sólo hacia la sociedad blanca para que se despierte sino para el jefe de Estado, negro.

 

Conforme a los datos de la Oficina del Censo de EE.UU. y la Oficina de Estadísticas Judiciales de EE.UU.:

  • 13% de la población de EE.UU. es negra
  • 28% de los sospechosos arrestados en EE.UU. en 2010 eran negros.
  • 32% de las personas muertas en incidentes relacionados con arrestos entre 2003 y 2009 eran negras
  • 42% de los presos en el corredor de la muerte en 2012 eran negros.

 

“¿Qué estás haciendo para ayudar a los tuyos?”, era el mensaje que se le enviaba al presidente.

 

Bajo el mandato de Barack Obama, las perspectivas económicas de los negros estadounidenses no sólo no han mejorado sino que han ido a peor, en un contexto de una economía débil que intenta remontar tras la crisis.

 

Cambios en el sistema de justicia

Pero cuando se trata de la aplicación de la ley, el presidente estadounidense ha intentado nivelar la balanza para los negros.

 

Su fiscal general, Eric Holder, que es negro, asegura que los derechos civiles son una prioridad para el Departamento de Justicia y reconoce la injusticia del sistema de justicia penal en el trato hacia las minorías.

Especialmente en los casos de condenados por crímenes no violentos relacionados con las drogas, que según Holder afectan de forma dura y desproporcionada a los acusados negros.

 

Eric Holder

El fiscal general de EE.UU., que pronto dejará su cargo, ha propuesto cambios en las directrices federales para mejorar la situación de los derechos civiles.

 

 

Lanzó la iniciativa Smart on Crime (Inteligentes contra el crimen) por la que instruyó a los fiscales federales a dejar de imputar a muchos acusados por crímenes menores relacionados con las drogas con cargos que implican sentencias obligatorias de prisión.

 

Amplió los criterios para que los presos puedan optar a clemencia, con el objetivo de que más reos la pidan.

 

Y respaldó cambios en las directrices de las sentencias federales que pueden hacer que decenas de miles de presos por ofensas de drogas puedan salir antes en libertad.

 

Lea también: Obama pierde a Eric Holder, uno de sus más fieles escuderos

 

El 44% de los residentes de la ciudad de Nueva York son blancos pero la proporción media de agentes de policía blancos para las grandes ciudades estadounidenses es de 56% (Fuente: Oficina del Censo de EE.UU., Oficina de Estadísticas Judiciales de EE.UU).

 

Después del tiroteo de Ferguson, Holder se plantea emitir nuevas directrices para limitar el prejuicio racial.

 

Pero, y es un pero grande, todas estas iniciativas afectan a la ley federal.

 

Marcar un ejemplo

Las legislaciones local y estatal pueden seguir como hasta ahora.

 

Pero la esperanza, dice Holder, es que las directrices federales marquen un ejemplo.

 

Mientras tanto, es probable que haya más Michael Browns, Trayvon Martins, Darrien Hunts, o Kajieme Powells.

 

Todos ellos eran hombres negros que, a ojos de su comunidad, fueron disparados con resultado de muerte por el color de su piel.

 

Holder, que pronto dejará su cargo, ha hablado sobre las veces en que, siendo joven, fue parado y confrontado por la policía sin motivo.

 

Jesse Jackson

Jesse Jackson tenía grandes esperanzas cuando Obama llegó a la presidencia.

 

 

Recuerdo ser parado, no en Estados Unidos sino en París (Francia) por la policía y era obvio que la única razón fue que soy negro. No es una sensación agradable, créanme.

 

He entrevistado al reverendo Jesse Jackson muchas veces. La última ocasión fue en vísperas de la investidura de Barack Obama como presidente en 2009.

 

Me dijo que el significado de ese momento es que les demostró a personas de otras partes del mundo que el color no importa, que no debe definirnos, que en ese sentido, Estados Unidos lidera el camino.

 

En plena era Obama, oh, qué despertar más brusco han supuesto los incidentes de Ferguson.

 
BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos