Inicio ·BBC · Artículo

Los musulmanes indignados con los extremistas de Estado Islámico

Redacción

tmenendez

|

Lunes 29 de Septiembre de 2014 - 13:10
compártelo

 

 

 

 

Cuando el propio al Qaeda cuestiona a un grupo yihadista por su indiscriminado uso de la violencia, es evidente que se está ante un verdadero caso de radicalismo extremo.

 

Eso es lo que ha sucedido con el autodeterminado grupo Estado Islámico, que está llevando adelante una sangrienta campaña militar y de conquista territorial en Siria e Irak.

 

Es claro, entonces, que si para el propio al Qaeda EI es cuestionable por la muerte de civiles y -fundamentalmente- el ataque sobre otros musulmanes (EI es un grupo sunita, que ve con sospecha a los musulmanes chiitas, contra quienes desata sus violentos métodos), para el resto de la comunidad musulmana del mundo, especialmente la gente de posición más moderada, el grupo extremista sea visto como una aberración.

 

Haciéndose eco de ese sentimiento, más de 100 eruditos musulmanes presentaron una carta abierta el miércoles en Washington en la que denuncian los puntos de vista de Estado Islámico.

 

El texto ofrece una refutación religiosa punto por punto de la ideología que propugna EI.

 

Decapitaciones, prohibidas

Muzammil Siddiqi

No es propio del islam matar a inocentes, dijo Muzammil Siddiqi, presidente del Consejo Fiqh de Norteamérica.

 

 

 

 

Uno de los catedráticos firmantes, el doctor Muzammil Siddiqi, presidente del Consejo Fiqh de Norteamérica, dijo que la decapitación de periodistas occidentales está prohibida, porque no es propio del Islam matar a inocentes.

 

Los líderes musulmanes que firmaron la carta también pidieron al público que deje de usar el término Estado Islámico, con el argumento de que le hace el juego a la lógica sin fundamento del grupo de que está resucitando el califato.

 

Están pidiendo a eruditos y líderes musulmanes de todo el mundo que agreguen sus nombres a la carta como firmantes.

 

No en el Corán

Antes del texto de Washington, líderes musulmanes de otros países, como Reino Unido y Francia, ya habían salido a rebatir al grupo.

 

Una carta publicada por organizaciones musulmanas e imanes británicos en el diario londinense The Independent decía que las acciones de Estado Islámico no pueden justificarse con ningún pasaje del Corán o tradición islámica y que los "fanáticos" no estaban actuando como musulmanes, sino perpetrando crímenes de lesa humanidad.

 

El texto citaba versículos del Corán que hablan contra el asesinato, como uno que dice: "Cualquiera que mate a un ser humano... será como si hubiera matado a toda la humanidad, y cualquiera que salve la vida de uno, será como si hubiera salvado la vida de toda la humanidad".

 

Disuadir a nuevos reclutas

 

Nihad Awad, director ejecutivo del Concejo para las Relaciones entre el Islam y EE.UU., organización que difundió la carta de Washington, dijo que su objetivo es disuadir a la gente de unirse a Estado Islámico.

 

"Si alguien tiene planeado unirse a EI, tienen que darse la oportunidad de leer esta carta, de reflexionar; son 24 puntos que básicamente desmienten las flasas afirmaciones religiosas que EI utiliza para darse legitimidad", dijo.

 

Es una reacción a la maquinaria propagandística de EI que -con videos, publicaciones y una constante actividad en redes sociales- ha logrado atraer la atención de jóvenes musulmanes alrededor del mundo.

 

Yihadistas europeos

 

Hace pocos meses el Soufan Group (centro de investigación en temas de seguridad e inteligencia) estimó que unos 12.000 combatientes (de un total de 31.000 estimado por la CIA), provenientes de al menos 81 países se unieron a las filas de Estado Islámico; 2.500 de occidente.

 

Y esa tendencia no se ha revertido, por el contrario: esta semana el jefe del área de lucha contra el extremismo de la Unión Europea, Gilles de Kerchove, le dijo a la BBC que el número de europeos combatiendo junto a yihadistas en Irak y Siria se ha incrementado a más de 3.000 (la cifra cubre también a quienes ya regresaron o perdieron la vida en combate).

 

Pero no se trata tan solo de hacer cambiar de opinión a las personas decididas a tomar un arma, volar a Turquía y conseguir entrar ilegalmente a Siria o Irak para luchar en el frente de batalla.

 

Aparente respaldo del público saudita

 

Una encuesta realizada en Arabia Saudita en redes sociales por el influyente perdiódico saudita al-Hayat, difundida en julio pasado, mostraba que un 92% de los consultados creían que la ideología de EI concordaba con las enseñanzas el islam (el grupo yihadista practica una versión de la religión con raíces en el wahhabismo, rama del islam que rige en el país del Golfo).

 

Aunque Arabia Saudita es uno de los miembros de la coalición que junto con EE.UU. están atacando a Estado Islámico en Siria, se sospecha que en algún momento (si no todavía) individuos de ese país donaron dinero al grupo yihadista.

 

El grupo también goza del apoyo de un creciente número de personas en Jordania -no de su gobierno-, algunas de las cuales han realizado manifestaciones en la sureña ciudad de Maan en junio.

 

Se cree que más de 2.000 jordanos han viajado a Siria para pelear en los últimos tres años.

 

"No en mi nombre"

La existencia no solo de EI, entonces, sino también de miembros de comunidades islámicas que no ven con desagrado al grupo, ha motivado a musulmanes conservadores y moderados a alzar su voz para criticar al grupo y marcar diferencias.

 

Lo han hecho líderes e imanes, formalmente, con las cartas abiertas y apariciones en ámbitos oficiales y medios de comunicación, pero también ha surgido un movimiento de base, cuya más visible expesión se ha dado en redes sociales.

 

#NotInMyName (no en mi nombre), por ejemplo, es una iniciativa de la Active Change Foundation (Fundación para el Cambio Activo), dedicada a prevenir la violencia y el extremismo.

 

Captura de pantalla de Twitter

El hashtag #NotInMyName (no en mi nombre) fue usado casi 50.000 veces en la última semana

 

 

 

 

Invita a jóvenes musulmanes a subir fotos y mensajes a redes sociales con el hashtag (etiqueta) #NotInMyName, como forma de denuncia en contra de grupos extremistas y sus acciones.

Un típico mensaje en Twitter dice: "Al Qaeda, el talibán, ISIS (el nombre que antes usaba EI) y el 9/11 (por los antentados de 2001 en EE.UU.)... no me representan porque mi religión no enseña a odiar y matar" (publicado por Yalda S, @Yaldi5).

El hashtag fue usado casi 50.000 veces en la última semana.

 

 

BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos