Inicio ·BBC · Artículo

Por qué Atlantic City, tercer centro de apuestas del mundo, está en quiebra

Redacción

bbc

|

Miércoles 17 de Septiembre de 2014 - 0:36
compártelo

 

Para Donald Trump, que hace 30 años concibió Atlantic City como rival de Las Vegas, ha sido frustrante observar el cambio.

Recientemente se distanció de los casinos que llevan su nombre. El magnate inmobiliario posee el 10% de Trump Entertainment Resorts y ha adoptado acciones legales para que se retire su nombre de las propiedades.

Trump se quejó de que estaba perjudicando su marca personal y corporativa.

"Mucho de esto tiene que ver con una mala gestión política y mucho de ello también tiene que ver, honestamente, con que hay demasiada competencia", me dijo en la sala de juntas de la Trump Tower, su sede en la Quinta Avenida de Nueva York.

"Se están abriendo casinos por toda la costa este, y al final simplemente se van a matar entre ellos.

 

"Es triste para Atlantic City. Todavía conozco a tanta gente allí; son personas maravillosas y ahora no tienen trabajo, es algo muy triste".

El martes, a través de su cuenta de la red social Twitter, Trump dijo que podia comprar de nuevo en Atlantic City a un precio mucho más barato para salvar el Trump Plaza y el Trump Taj Mahal.

"¿Alguien se da cuenta de que Atlantic City perdió su magia después de que mi marcha hace unos años?", añadió, en su característica fanfarronería.

Un paciente vivo

Pero decir que Atlantic City se está muriendo sería componer un obituario prematuro.

Los buenos tiempos seguirán rodando en casinos de lujo como el Borgota, que ha disfrutado de su agosto más activo desde 2009.

La clave es hacer que los casinos de Atlantic City sean vistos como destinos turísticos, al ofrecer restaurantes de alta calidad, servicio exquisito y espectáculos que atraigan multitudes.

Tom Balance, jefe de operaciones y presidente del hotel, casino y spa Borgata, dice que los casinos de alto rango necesitan diferenciarse de los casinos convencionales, que atraen a clientes que viven cerca y cuyo máximo

propósito es jugar a las máquinas tragamonedas.

 

"Incluso las previsiones más pesimistas cifran el mercado de Atlantic City en US$2.000 millones, lo que sería el tercer nicho de mercado más grande en EE.UU. de aquí a cinco años", dice Balance, mirando a su moderno hall de juegos.

"No se está muriendo, sólo está cambiando drásticamente".

Si bien no se enfrenta a la muerte, gran parte de Atlantic City está sin duda en fuerte declive.

"¿Cómo estás, AC?", pregunta una campaña de marketing de la ciudad.

"No muy bien" es la respuesta que no se puede negar.

 
BBCMundo.com

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos